Argentina
Information
  • Date submitted: 31 Oct 2011
  • Stakeholder type: Member State
  • Name: Argentina
  • Submission Document: Download
Keywords: Biodiversity (9 hits),

Full Submission

Translated from Spanish

Argentina

Inputs for the compilation document to serve as a basis for the preparation of the outcome document of the Conference on Sustainable Development (Rio+20)

The aim of the Conference on Sustainable Development that will take place in Rio de Janeiro in 2012 is to give renewed impetus to the political commitment to sustainable development by assessing the progress made and identifying the remaining gaps in implementing the outcomes of the main summit meetings on sustainable development. The Conference will focus on such topics as green economy in the context of sustainable development and poverty eradication and the institutional framework for sustainable development, which are to be reviewed and refined in the preparatory process.

In this connection, the Argentine Republic endorses the continued relevance of the Rio Declaration, Agenda 21 and the Johannesburg Plan of Implementation, and considers that any renewed political commitment must close the remaining implementation gaps in the processes for achieving sustainable development. The developed countries have a responsibility to substantially increase the allocation of additional, predictable and sufficient resources and new investments, including for infrastructure development, with the aim of supporting national policies of the developing countries. The Rio+20 Conference must adopt specific, clear and comprehensive measures for the eradication of poverty as part of a realistic environmental, social and economic programme, giving a new impetus to the still valid objectives agreed upon 20 years ago. The idea is not to adopt a new concept or to transform the familiar concept of ?sustainable development?, but rather to achieve sustainable development in a fair and balanced manner.

In preparing this written contribution, Argentina has taken into account the suggestions on structure contained in the Co-Chairs? guidance note dated 14 March 2011 and inputs from the different parts of the national government within their individual spheres of competence.

I. General aspects: concepts and principles

The principles which Argentina believes are central to the renewed political commitment which the Rio conference is seeking to bring about are the following:

1. All persons must enjoy the right to a healthy and balanced environment which is conducive to human development and in which productive activities satisfy current needs without compromising those of future generations.

2. The three pillars of sustainable development must be pursued together, combining aspects of economic growth, social development and environmental protection in a balanced, comprehensive, interdependent and supportive manner.

3. Economic development is a necessary but not sufficient condition. Growth must be inclusive, long term and sustainable.

4. It is essential in the context of sustainable development to reaffirm the validity of the principle of common but differentiated responsibilities, the sovereign rights of States over their natural resources, the absence of a one-size-fits-all model of development, since countries? specific needs, priorities and capacities and different levels of development must be taken into account if poverty is to be eradicated.

5. Income distribution and other factors such as education, technology transfer, health, employment and the role of the State have a crucial bearing on the achievement of sustainable and inclusive development. The social aspects of development must be emphasized and a balance must be struck between the three pillars in order to achieve coherent and harmonious results.

6. The conference should provide an opportunity to agree upon issues of common interest, avoiding the renegotiation or reopening of instruments, principles and outcomes previously agreed upon at previous summits on sustainable development.

7. Making productive processes sustainable must be coupled with the creation of decent and meaningful employment as part of a fair transition, forging linkages between economic development, social development and, in particular, poverty reduction. In this connection, investment in and spending on social services play a fundamental role in job creation and the achievement of an inclusive transformation of production.

8. This vision of economic development underscores the necessity of reforming the international institutions, including the financial institutions, in order to ensure equitable representation in their governance bodies.

9. Without equity, inclusion and social justice ? which are conditions sine qua non ? it will not be possible to build societies that are socially just and environmentally sustainable.

10. The strategies to be devised should take into account specific economic, social and environmental situations created by the special circumstances of the developing countries. It remains to be seen whether strategies such as those connected with ?green economy? are applicable to all countries, especially in view of scarcity of resources available for their implementation in the developing countries.

The measures to be promoted in connection with the Conference should be designed and implemented so that:

1. They are compatible with the commitments undertaken by the parties to environmental conventions and the standards of the World Trade Organization (WTO);

2. They do not constitute a means of arbitrary and unjustifiable discrimination or a disguised restriction on international trade;

3. They are consistent with the principle of common but differentiated responsibilities;

4. They are based on scientific evidence;

5. They are worked out in a transparent and inclusive way through a consultative process with the interested or affected parties;

6. They take into account the capacities and special requirements of the developing countries;

7. They include the necessary commitments with respect to the transfer of financial resources and technology, including dissemination and development, and related technical know-how. The transfer of technology must encompass technological cooperation, the necessary technical and commercial information to understand, use and develop cutting-edge (i.e. not obsolete) technology with a view to promoting endogenous capacity to use and further develop such technologies. Agreements should be promoted in the areas of research and development and capacity-building that foster a non-discriminatory process of technological transition.

National models of sustainable development must be based on viable projects which reconcile economic, social and environmental considerations in such a way as to meet the current generation?s needs without jeopardizing the capacity of future generations.

II. Progress to date and remaining gaps in implementation

The current environmental crisis has been brought about primarily by the irresponsible patterns of production and consumption that have prevailed historically in the developed countries. This crisis is not only environmental, involving environmental loss and degradation, but it is also a crisis of an economic, technological and cultural model that has plundered nature, denied alternative cultures and undervalued cultural diversity, while encouraging unsustainable forms of consumption.

One of the main concerns to be addressed at this new conference on sustainable development is the failure to live up to the commitments undertaken at past summit meetings.

The efforts made by the developing countries to achieve sustainable development must, however, be recognized, in some cases they have succeeded in combating extreme poverty, in spite of the economic and financial crises. Annexed to this paper is a description of the progress made in Argentina by various government agencies in the areas of agriculture, urban development and housing, environment, energy, and mining and industry.

In spite of the great efforts that have been made, gaps remain in terms of the measures and means deployed for implementation. Chief among these gaps are the slow pace of progress in the transfer of technology and the meagre allocation of financial resources and credits by the developed countries in pursuance of the commitments undertaken at previous conferences on sustainable development.

As regards financing, it generally costs more to invest in clean and renewable sources of energy than in conventional sources. For this reason, the need to improve the scientific base through the transfer of skills relating to such technology, to reduce costs and to provide incentives for local industry must be reaffirmed. In this context, the commitment on the part of developed countries to allocate 0.7 per cent of GDP as official development assistance, as reaffirmed in Agenda 21, adopted at the United Nations Conference on the Environment and Development in Rio de Janeiro, assumes even greater importance.

Future efforts aimed at reaching the targets set at previous conferences must pave the way for equity and the provision of financial resources, technology and skills to the developing countries by removing obstacles to the achievement of those targets.

It is therefore imperative that at the upcoming conference the full validity of the 1992 Rio Declaration, Agenda 21 and the Johannesburg Plan of Implementation, and the outcomes of the major summits on sustainable development must be politically reaffirmed. Towards that end, those commitments must be matched by the effective transfer of financial and technical resources, which improve conditions in the developing countries and assist in eradicating poverty.

III. Green economy in the context of sustainable development and poverty eradication

Sustainable development continues to be a work in progress inasmuch as in most countries basic needs of many people continue to go unmet. Given that situation, envisaging a transition to a ?green economy? is a high-cost challenge that many such countries cannot afford. Moreover, this concept might further exacerbate the food security situation; and at the present time more than 1 billion people are suffering from hunger and living in poverty conditions. The concepts might also have negative implications for the developing countries in terms of their competitiveness, access to markets and poverty reduction.

There is as yet no internationally agreed definition of the notion of a ?green economy?. This means that, bearing in mind the existing documents on the subject, the only thing that could be agreed upon would be a set of green economy measures embodying sufficient flexibility to satisfy the needs of all stakeholders.

?Green economy? should not in any way replace the fundamental concept of ?sustainable development?, agreed upon at the United Nations conference on environment and development and it could be considered only as one of the instruments or tools for sustainable development to the extent that it incorporates in a reliable and balanced manner the three pillars of sustainable development and is aimed at poverty eradication. As a tool it must preserve the necessary flexibility to be adapted to different levels of development and the priorities and requirements of national policy.

Consequently, it could become a tool that facilitates a way out of the different crises that humankind is facing today, by contributing to poverty eradication and distribution of wealth, promoting decent work, encouraging the rational use of water resources, defending food security, and advancing the use of renewable sources of energy and new methods of sustainable production and consumption.

In addition, this tool must be adapted to the requirements of each country. The developed countries have a great deal of expertise in the areas covered by the themes selected for Rio+20, as well as the means to successfully develop marketable solutions.

The measures to be adopted must be examined from a comprehensive perspective, taking into account their relationships with and impact on the environment, economic and social development, international trade, investment flows and development, and the transfer of technologies and financial resources from the developed to the developing countries. Accordingly, environmental measures to be adopted must be the result of a transparent multilateral process, must take duly into account the specific capacities and special needs of the developing countries, and must not veer off in the direction of policies that might be incompatible with the rules of the World Trade Organization (WTO).

Argentina is committed to making the Rio+20 Conference a success, which will require a comprehensive approach that takes into account the three pillars of sustainable development and remains inclusive and people-centred. On the basis of the informal discussions that have taken place so far in the preparatory process for the Conference, it has become clear that the objective of promoting sustainable development embodying a poverty eradication focus is at the centre of everyone?s efforts and that it is for each State to determine which instruments are best for achieving that objective in a flexible and dynamic vendor. The discussion has confirmed the concern that ?green economy? should not lead to conditions, parameters or rules that could give rise to disguised restrictions or arbitrary or unjustifiable discrimination in trade, financing, Official Development Assistance (ODA) and other forms of international assistance, ushering in a kind of ?green protectionism?. The loss of jobs must be avoided and the creation of decent work and new opportunities in the developing world must be safeguarded. Towards that end, access to clean and renewable technologies, capacity-building and the provision of financial resources by the developed countries are critical. The question remains how the developing countries can be sure that benefits will accrue and how they will finance their activities in the transition to the so-called ?green economy?.

Argentina believes that progress is needed first in addressing the ?implementation gap? in the developed countries, which is reflected in the lack of financial resources and cutting edge technologies required to develop a ?green economy? strategy. Promoting mechanisms that strengthen capacity-building, the allocation of adequate, predictable and additional financial resources and the transfer of cutting edge (non-obsolete) technologies on concessionary terms from the developed to the developing countries is a priority. Only in this way will developing countries be able to afford the adjustment costs associated with the adoption of a ?green economy?, in the event that a consensus on this can be reached, and with converting productive models to meet the demands of a ?green economy?.

Policies promoting a ?green protectionism?, which is reflected in disguised restrictions on international trade or arbitrary or unjustifiable discrimination that are incompatible with the multilateral trading system should not be encouraged. Such policies must not be allowed to unfairly shift the costs of implementing environmental obligations from the developed to the developing countries by introducing environmental measures applicable to trade in developing countries? exports.

The arbitrary use of the ?green economy? concept has, for example, allowed the developed countries to adopt trade policies that are tantamount to the enforcement of non-tariff trade barriers. While such initiatives as measuring the carbon footprint and establishing carbon emission taxes are defended by the developed countries on the ground that they are useful mechanisms for reducing greenhouse gas emissions, it must be stressed that, at the present time, each of these initiatives serves the economic interests of the country applying them and that there is no worldwide consensus on this issue.

In accordance with principle 12 of the Rio Declaration on Environment and Development, States must cooperate to promote a supportive and open international economic system that would lead to economic growth and sustainable development in all countries, to better address the problems of environmental degradation. Trade policy measures geared to environmental objectives should not constitute a means of arbitrary or unjustifiable discrimination or a disguised restriction on international trade. Unilateral actions to deal with environmental problems that occur outside the jurisdiction of the importing country must be avoided. Environmental measures addressing transboundary or global environmental problems should, as far as possible, be based on international consensus. In addition, uniform, undifferentiated, ?one-size-fits-all? policies must be avoided and measures should be adjusted to the specific circumstances of countries, in particular the special economic and social conditions of the developing countries. Consequently, the discussion should not stray into the enforcement of the developed countries? environmental standards ? which are already high ? on the developing countries. The developing countries would have great difficulty complying with such standards, given their weaker financial and technological capacities.

Protectionist practices that cause harm to the environment and hamper the achievement of development and poverty eradication in the developing countries must be eliminated. This presupposes the abandonment by the developed countries of subsidies that cause environmental damage, especially subsidies to agriculture and fisheries.

In this connection, consideration should be given to the role of intellectual property rights in the transfer of technology, inasmuch as they have become artificial obstacles to effective transfers. Argentina believes that a balanced approach must be achieved with regard to the protection of intellectual property rights and an effective transfer of technology must take place, which must promote the objective of economic, social and environmental well-being of our societies.

As to energy, under the concept of ?green economy?, expanding the use of clean sources of energy may entail the imposition of conditionality that can have an impact on countries? development and competitiveness. In the case of the developing countries, the concept should be implemented through voluntary national action. Migrating to a ?green economy? will entail an increase in investment costs for the delivery of energy services, owing to the need to develop, transfer and disseminate technologies associated with the utilization of clean sources of energy and more efficient energy use. This could result in the reduction of resources allocated for priority issues, prominent among which is an increase in access to reliable and accessible sources of energy for sustainable development in sufficient quantity and quality to facilitate reaching the Millennium Development Goals. Requiring a specific percentage of GDP to be allocated for the ?green economy? or public investments that give priority to reducing carbon dioxide emissions may entail the reallocation of increased resources for changes in regulations and the development of such new technologies. This transformation also presupposes the introduction of new content in educational curricula and the modification of relevant standards.

In specific areas of the energy sector, workers may find themselves forced to acquire new competencies and skills, which may entail the reconversion of some businesses and the disappearance of others owing to their inability to migrate or to the limited capacity to adapt to an environmentally cleaner economy. Consequently, the transformation of the economy must provide for a fair transition in the process of evolving towards more sustainable economies, which will require assessment of which sector or sectors will be impacted, what support should be provided for the most vulnerable workers and communities, what skills will be needed and what needs to be done to ensure that the new jobs are part of the formal economy.

As to the investments that a voluntary reconversion to a ?green? economy will require, there must be clarity as to the sources, mechanisms and institutional framework for the provision by the developed countries of promised contributions. It is fitting in this connection to repeat the call for the developed countries to meet the commitments they have undertaken to reach the target of 0.7 per cent of gross national product by 2015, which is an essential condition for progress in transitioning to a green economy.

Emphasis must be placed on the need to bolster sustainable development through collective effort at the national level and international cooperation in accordance with the principle of common but differentiated responsibilities and the principle of the sovereign rights of States over their natural resources. Implementation of the ?green economy? must not entail restrictions on universal access to modern basic energy services for the inhabitants of developing countries.

IV. Institutional framework for sustainable development

Argentina does not believe that new international machinery or ?megastructures? should be created since to do so would be more costly, especially at a time of economic uncertainty, and would not guarantee greater efficiency. The best course is to strengthen the existing instruments and bodies and to promote greater linkages and coordination between them. The different United Nations structures should be organized in such a way as to ensure that they interact efficiently and do not vie with one another over agendas or organizational resources.

Programmes or systems in any of the three areas of sustainable development (economic, social and environmental) may be strengthened if there is consensus on such a course of action. First, however, the agenda, functions and programmes should be reorganized along more rational lines.

V. Other issues

Specific issues have come to the fore in recent years, the relevance of which in the context of sustainable development depends on the naturally varying expectations and specific interests of the different stakeholders. These issues have emerged as a result of a natural unfolding of events and constitute a new dimension, although they might not necessarily be described as ?new issues?.

Whatever descriptive term is used for these issues, they pose challenges that the international community must tackle. Argentina believes that these issues, identified below, can be easily addressed if the necessary political will exists and that resolution of these issues would have a tangible positive impact on the lives of ordinary people by significantly improving the quality of life for broad sectors of the population.

1. Food security

Argentina is deeply committed to combating food insecurity and has taken various steps both at home and at the international level. It appears that hunger is more the result of poverty, an unfair distribution of income and an international trading system that is greatly distorted by protectionist measures, including subsidies in developed countries, than the result of the rise in prices. The artificially low prices created by the agricultural subsidies paid in the developed countries have been one of the major factors affecting large parts of the world such as Latin America and Africa, by inhibiting investment in agriculture and thereby limiting the development of its production and export capacity (food supply). Research indicates that prices will remain high, an international scenario that should be addressed by increasing investment and agricultural output. In the view of Argentina, it is essential to develop a structural response to the root causes of food insecurity that target poverty and the unequal distribution of income, which condemn a significant part of humanity to hunger, especially in the poorer countries.

The answer to this problem is ?more food for more people? and not an artificial reduction in prices, which will only further inhibit production and hence lead to more hunger. The transparency of markets must be increased.

The crises of 2007-2009, extreme weather and climate change, and a further rise in international food prices in 2010-2011 have put the issue of food security on the international agenda. In that connection, there is a need to revamp the regulation of world food markets and their links with the financial and energy markets. It is also necessary to reassess and strengthen the role of small-scale farming in food production and the strengthening of intraregional trade; the gender gap in agriculture must also be reduced, as noted in a recent FAO report (2011), in order to gain a lasting victory in the fight against hunger and extreme poverty.

The Rio+20 conference should promote adequate access to food for the entire population. A sustained and comprehensive process of agricultural development cooperation would help to meet this challenge, with emphasis on capacity-building as part of each country?s economic and social development. In the scientific and technological sphere, this presupposes the promotion not only of technologies for increased productivity but also of ?soft? technologies focusing on organizational skills, know-how and capacity-building, together with State policies in support of medium- and long-term sustainable agriculture, food security and rural development programmes to address the root causes of hunger and poverty. South-South and triangular cooperation is a very important tool, insofar as it promotes the cooperative exchange of knowledge and experience through peer-to-peer partnerships between stakeholders, in line with shared needs and perspectives, based on approaches, methods and techniques geared to local needs and conducive to the building of alliances grounded in these principles.

It is also essential to promote food security as a means of reducing the vulnerability of socio-economic and ecological systems associated with food production while ensuring biological and food diversity for the sustenance of the community as a whole.

The introduction of a development model that is inclusive and fair and therefore offers the entire population better access to food is possible in societies where there is an effective and constructive democracy, directed towards improving the quality of life.

2. Family farming

It is important to develop specific policies in support of the contribution of civil society organizations concerned with family farming to land-based sustainable development processes. The development of action-oriented food security policies requires a strengthening of the strategic role of family farming. Embedding it more firmly in the social and productive structure is a way of ensuring food availability and close-knit local social networks. A renewed emphasis on local markets is called for. In such markets, quality is associated with small-scale production and local identity. Food safety must be guaranteed through the development of new legal quality standards adapted to the characteristics of smallholder farming, generating collective confidence through networks. It is also necessary to shape new legal frameworks that take into account the scale and methods of smallholder production and make for the creation of added value, which keeps income within the local community.

3. Strengthening the role of farmers

One of the main weaknesses of family farming organizations is the lack of a suitable institutional framework for the needs of development and growth, both as a sector and at local level, in a particular area. The situation is marked by the existence of extremely scattered and fragile organizations, most of which are small, local enterprises, lacking the resources to operate and become firmly established. Because of these defects, it is difficult to link together and coordinate them, thus decisively restricting possibilities of representation at the provincial, local and national levels. To overcome this structural weakness in representative producers? organizations and give them the necessary capacity to interact with the State and other stakeholders on an equal footing, support needs to be provided for the development and consolidation of trade union organizations and associations belonging to the different production networks, cooperatives, farmers? organizations and indigenous communities that make up this diverse sector. Such institution-building meets the basic requirements for addressing organizational, corporate and productive concerns while ensuring food safety and security for the population within a socially and economically inclusive development strategy.

4. Agricultural insurance schemes

The feasibility of insurance schemes should be explored from a variety of angles as a basic component of development programmes. The Office of Agricultural Risk (ORA) in Argentina seeks to encourage the adoption of risk transfer instruments, especially in respect of regional productive activities for which the insurance market is not very developed. This priority issue fits in with the Millennium Development Goals (MDGs), given that risk transfer instruments for smallholder farmers and households provide a significant means of helping to eradicate extreme poverty and hunger, by allowing groups of the most vulnerable producers to reduce their exposure to agricultural risk and thereby to contribute to the sustainable use of natural resources and to sustainable development.

5. Decent work

The goal of ?decent work? is one of the essential dimensions of international action for sustainable development. ?Sustainable work? means at the very least that goods and services must be produced by enterprises and organizations that comply with the labour laws of the country of origin.

An effort must be made to avert or reduce as far as possible the negative impact of responses to technological retrofitting in the social and economic sectors by seeking to ensure fair labour force redeployment, the creation of decent work and quality employment in keeping with domestically determined priorities and strategies and to contribute to the development of new production capacities and job profiles in all sectors while promoting economic growth and sustainable development.

Children may, without being exploited, help their families, but in no case should this jeopardize their development and education or be to the detriment of age-appropriate rest and leisure activities.

6. Environmental education

?Environmental education? should now be one of the widespread responses to the emerging environmental crisis, which assumes a variety of forms and presents a wide range of challenges at the local, national and international levels. Democracy requires an informed citizenry, aware of the challenges and resolved to address them and to seek proactive responses and forms of social organization conducive to the raising of individual and collective standards of living. Environmental education is a valuable and necessary part of the shaping of a citizenry actively involved in the building of a democratic and caring society.

For environmental education to serve as a tool of social and political development, it must have the following characteristics:

(a) It should treat the environment as a total concept that takes constantly into account the maintenance of a balance between ecological, social and economic demands;

(b) It should form a lifelong, continuous process running through formal education and social life as a whole, contributing to individual and community training;

(c) It should shed light on the main environmental issues from the local, regional, national and international points of view, distinguishing the various levels of responsibility for problems and their solutions;

(d) It should seek in all its forms to link the study and understanding of problems to concrete measures for dealing with them.

7. Citizen participation

The inclusion in recent years of topics proposed by civil society in the political agenda demonstrates the importance of mechanisms for citizen participation in democracy. Institutionalized mechanisms provide transparent, horizontal and open channels for the development of synergies between stakeholders. They allow citizens to have a bigger part in decision-making and in the adoption of concrete measures in keeping with their own interests. The social dynamic as expressed by community stakeholders and supported by the media is a central factor in the development of the collective solutions required. Debate is of added importance for the enhancement of public policy coordinated at the municipal, provincial and national levels.

More specifically, environmental issues lend themselves to increased citizen participation. Rooted in the relationship between civil society and the State, such participation calls for a space in which citizens can feel at home, a space that enhances the sense of belonging that individuals need to have in order to assert themselves and exercise their rights.

8. Sustainable land management

Sustainable land management needs to be encouraged through the development and implementation of good practices, conservationist management of forest and land resources and sustainable public policy so as to prevent land degradation and thereby reduce social, productive and environmental vulnerability.

The development of appropriate legal frameworks is therefore recommended with the aim of encouraging the introduction into the agricultural sector of conservationist productive practices, with due regard for national priorities.

9. Climate change adaptation and efforts to combat desertification

Some 75 per cent of Argentine territory is made up of arid, semi-arid and dry sub-humid areas, making the country extremely vulnerable to desertification and climate change. Because of their biophysical fragility and the effects of anthropogenic factors, these areas are hard-hit by desertification processes and have low resilience levels. For this reason, climate change adaptation is one of the major challenges for agricultural systems in these areas.

It is recommended that, with due regard for national priorities, a framework should be developed for the exchange of experience at the national and international levels, and for the adoption of concrete measures, funded from domestic sources (grants, funds, programmes), and an increase in predictable and sufficient international financing for general climate change adaptation measures.

10. Environmental land use planning

Environmental land use planning means a systemic and comprehensive approach to the environment, oriented towards sustainable development and informed by participatory, multisectoral, multidisciplinary and multi-level concerns. It is a dynamic, cross-cutting and strategic type of land-based planning keyed to the various ecoregions and responsive to the current circumstances and to the needs of stakeholders and the sectors involved, and has a pivotal role in incorporating the environmental dimension into action.

Similarly, there is a need for an approach that guides the process of change, land use and the use of natural resources by seeking to ensure that the environment is harnessed in ways that are compatible with sustainable development, taking into account national policies, the needs and interests of the local population, regional differences, the potential and constraints of the various areas, available funds and applicable rules.

This entails a strategic environmental assessment (SEA), understood as a formal, systematic process of mainstreaming environmental considerations at the pre-project stage in the decision-making process. It incorporates the assessment of policies, plans and programmes to ensure that the environmental consequences of such measures are taken into account together with economic and social concerns.

A legal framework for environmental land use planning needs to be developed in order to ensure the sustainable use and management of natural resources in the various ecoregions of the national territory; promote citizen participation in basic decision-making for environmental land use planning; promote the identity of each geographical area; conserve, preserve and protect the Biodiversity of national ecoregions, maximizing their potential with a view to raising the quality of life of the population; and prioritize action to offset the negative impacts in ecoregions resulting from human settlements, economic, productive or other human activities and natural phenomena.

11. Universalization of energy services

So far as the energy sector is concerned, regulatory changes entail successive decisions by the sectoral political authority, awareness-raising and subsequent acceptance by the various stakeholders, which will realize that the rules of the game have been changed. The development of related pilot experiments may help to generate trust when new rules come to be developed.

Among the sector?s basic policies related to the goals set by the United Nations Conferences on Environment and Development, special mention should be made of the achievement of full coverage of modern energy services under conditions of equity and social inclusion, the promotion of sustainable development, the encouragement of research and technological development, environmental protection and the rational use of energy resources.

These concerns tie in with the Millennium Development Goals, which call for increased energy inputs and wider access to energy services for all those in the world who do not currently benefit from them through the integration of energy considerations into poverty reduction strategies, regional development and the promotion of education, health, decent work and gender equality.

Expanding the networks of energy services can make possible the provision of energy on an equal basis throughout the national territory, thereby affecting the inhabitants? quality of life and offering increased opportunities for putting in place productive projects in the least developed parts of the national territory.

Activities, plans and programmes would accordingly need to be developed at all levels with a view to improving access to reliable sources of energy services for the entire population, with special emphasis on the most disadvantaged sectors of society in keeping with a policy of greater social inclusion. In addition, voluntary national action should be taken to develop more sustainable types of energy, which may broadly fit in with more efficient energy use, from the perspective both of supply and of demand, diversification of primary and secondary energy supply sources and more efficient electricity generation.

12. Technology transfer and intellectual property

It is important in this connection to continue seeking a balance in the protection of intellectual property rights and promoting the transfer and dissemination of technology, for the mutual benefit of producers and users of knowledge and technology, so as to foster social and economic well-being, which is facing serious obstacles.

Currently, however, there is a need for effective commitments with regard not only to transfers of funds and technology, but also to the dissemination of related technological knowledge and technical, technological and commercial cooperation and information in order to understand, use and develop technology. Only in this way will it be possible to promote the use and subsequent development of technology by developing countries themselves. Furthermore, research, development and capacity-building agreements should be concluded that will facilitate the technological lift-off of developing countries. Developing countries should see themselves not only as a new market outlet for the sale of ?ecological? technology, as many industrialized countries would like, but also as ?partners? or peers in technological development and innovation.


* The designation ?areas beyond national jurisdiction? does not include the area within the scope of the Antarctic Treaty.

13. Marine Biodiversity in areas beyond national jurisdiction*

Marine Biodiversity in areas beyond national jurisdiction is of considerable significance for the environment and may be instrumental in advancing science, improving health, increasing food security and furthering sustainable development. The relevant legal framework is provided by the United Nations Convention on the Law of the Sea, particularly the principle of the common heritage of mankind enshrined in its Part XI, which forms part of international customary law.

However, the Convention does not establish a specific legal regime for marine Biodiversity in areas beyond national jurisdiction. The use of Biodiversity in such areas by only a few countries that have the necessary capacity is incompatible with the general principles of international law, in particular those relating to equity, as enshrined in the Convention, insofar as the Area and its resources must be explored and utilized for the benefit of humanity as a whole. The issue of benefit sharing should therefore form an integral part of the matter, including the intellectual property rights aspect. In accordance with its essential role in the field of ocean affairs and the law of the sea, the General Assembly, by its resolution 59/24, set up a Working Group on marine biological diversity beyond areas of national jurisdiction. On the basis of the Working Group?s recommendation, the General Assembly put in place a process to develop a legal framework for the conservation and sustainable use of marine Biodiversity in areas beyond national jurisdiction that effectively addresses these matters.

States undertake to make progress in the context of the ad hoc Working Group and to develop a specific legal framework for the conservation and sustainable use of marine Biodiversity in areas beyond national jurisdiction and, to that end, to begin negotiating, as early as possible, an agreement on implementation of the Convention that will cover the conservation and sustainable use of marine Biodiversity in areas beyond national jurisdiction in particular, and marine genetic resources in general, including access to and sharing of benefits, measures such as area-based management tools, including in protected marine areas, environmental impact assessments, marine scientific research, capacity-building and marine technology transfer.

14. Marine debris

Marine debris is a growing concern. Marine litter, which does not recognize borders, damages sea life and the ecosystems with which it comes into contact. Efforts must therefore be made to promote compliance with national rules and regulations already existing and, if possible, to consider adopting further legislation in this field. Capacity-building would also be crucial for States to develop safe waste management practices.

15. Sustainable production and consumption

Unsustainable production and consumption patterns, particularly in the industrialized countries, are the main cause of environmental degradation and call for a paradigm shift as a matter of priority. Developed countries should be the first to achieve patterns of sustainable consumption, while developing countries must seek to incorporate them into their development processes, with due attention to the principle of common but differentiated responsibilities.

In the context of each country?s needs and possibilities, sustainable production patterns should be promoted, together with cleaner production processes and more efficient practices. Efforts should be made to that end to ensure the transfer and dissemination of clean technologies to the developing and less advanced countries.

In the promotion of sustainable development, Governments, international organizations and enterprises must collaborate in the development, transfer and dissemination of ecologically sound technology, for example through the provision of the necessary financial support from developed countries and the establishment of new and innovative mechanisms to finance the transfer of such technology to developing countries. When adopting the instruments and tools that encourage clean production and sustainable consumption, closely related concerns, such as, in particular, the eradication of poverty and labour rights, should also be addressed.

VI. Argentina in the region

Union of South American Nations (UNASUR)

The Argentine Republic has repeatedly affirmed before international, national and regional forums its total commitment to continental unity with its South American neighbours. This reflects, in relation to previous Governments, a paradigm shift as regards Argentina?s place in the world and the role that it seeks to play in the region in the future. This unity process embodied in UNASUR and MERCOSUR must go hand in hand with a process of increased political, cultural, physical and economic integration. South America in general, and Argentina in particular, has large reserves of Biodiversity and many natural resources that will be crucial in the future. In order to protect and preserve them, new, integrated approaches are called for, to be developed and cultivated by all.

For this reason, 14 years after it was established, the Washington Consensus met with a rebuttal in what was named the ?Buenos Aires Consensus?.

The document at its origin, signed by the former Presidents of Argentina and Brazil, Néstor Kirchner and Lula da Silva, argued in favour of pro-production and job creation policies. The document also expressed differences regarding the Free Trade Area of the Americas (FTAA), a project for hemispheric trade integration launched around that time by the United States.

In the 20-point document, earlier statements concerning the scope and importance of MERCOSUR are reaffirmed: ?We reiterate our profound conviction that MERCOSUR is not only a trade bloc but also a catalyst of values, traditions and a shared future. Our Governments are working accordingly to strengthen it by increasing the commercial and political power of its institutions and incorporating new countries?.

Furthermore, the document sets out commitments to the safeguarding of the environment and the pursuit of development: ?We confirm our support for the principles enshrined in the Rio Declaration on Environment and Development and the programmes of action established by Agenda 21 adopted by the United Nations Conference on Environment and Development and the Plan of Implementation of the World Summit on Sustainable Development?.

The South American Energy Council established the broad lines of the South American Energy Strategy, the South American Energy Action Plan and the Energy Treaty of South America, calling in particular for the complementary use of all sources of available energy in the region, technological exchange for the identification of new energy resources and improved energy production and consumption patterns.

To that end and convinced of the significance of the new direction taken by the region and the importance of the subregional bloc (MERCOSUR) and of the opportunities that may be offered by Latin American integration, in 2008 the Heads of State and Government of the region signed the Constitutive Treaty of the Union of South American Nations (UNASUR). Its member States are: Argentina, Bolivia, Brazil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Peru, Suriname, Uruguay and Venezuela.

The objective of UNASUR is: ?to build, in a participatory and consensual manner, an integration and union among its peoples in the cultural, social, economic and political fields, prioritizing political dialogue, social policies, education, energy, infrastructure, financing and the environment, among others, with a view to eliminating socio-economic inequality, ensuring social inclusion and participation of civil society, to strengthen democracy and reduce asymmetries within the framework of strengthening the sovereignty and independence of the States?.

VII. Rio+20. The way forward

As was agreed in resolution 64/236, the outcome of the Conference will be a focused political document. That document should first shape the prime objective of the Conference, which is to secure renewed political commitment for the three inseparable social, environmental and economic pillars of sustainable development and poverty eradication. The Conference will accordingly and most importantly reaffirm the principles of the Rio Declaration on Environment and Development, Agenda 21, the Johannesburg Declaration on Sustainable Development and the Johannesburg Plan of Implementation,

This approach must, in addition, identify actions to remedy implementation gaps, providing in particular for the necessary mobilization of all possible resources to meet this challenge.

The way forward over the next 20 years in respect of these issues, and of any other issues that may be included, should ensure sufficient flexibility for countries themselves to be able determine, according to their own timetables, their public policies and the available means of implementation, how they will follow through in the future. Criteria to be taken into account include the need to develop scientific and technological innovation, promote partnerships and press ahead with the full implementation of the rights of access to information, public participation and access to justice.


ARGENTINA

APORTES PARA SER INCLUIDOS EN EL DOCUMENTO DE COMPILACION QUE SERVIRÁ DE BASE PARA LA PREPARACION DEL DOCUMENTO DE LA CONFERENCIA DE DESARROLLO SOSTENIBLE (RÍO + 20)

La Conferencia sobre el Desarrollo Sostenible que tendrá lugar en Río de Janeiro en 2012 tendrá por objeto renovar el compromiso político en favor del desarrollo sostenible, evaluando los avances logrados y las lagunas que aún persisten en la aplicación de los resultados de las principales cumbres en materia de desarrollo sostenible. La Conferencia se centrará, entre otros, en los siguientes temas, que serán examinados y perfeccionados en el proceso preparatorio: la economía ecológica en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza y el marco institucional para el desarrollo sostenible.

En ese contexto, la República Argentina ratifica la vigencia de la Declaración de Río, de la Agenda 21 y del Plan de Implementación de Johannesburgo, considerando que todo compromiso político renovado debe cerrar las brechas de implementación que aún persisten en los procesos hacia del desarrollo sostenible. Para ello, cabe a los países desarrollados la responsabilidad de incrementar sustancialmente la asignación de recursos y de inversiones nuevas, adicionales, predecibles y adecuadas, incluyendo el desarrollo de infraestructura, con el fin de apoyar las políticas nacionales de los países en desarrollo. La Conferencia de Río + 20, debe adoptar medidas concretas, claras y globales, dirigidas a la erradicación de la pobreza, en el marco de un programa ambiental, social y económico realista, dando un nuevo ímpetu a los objetivos vigentes acordados hace 20 años. No se trata de adoptar un nuevo concepto o transmutar el ya conocido de ?desarrollo sostenible?, sino de lograr la realización de éste, en forma equitativa y equilibrada.

La Argentina ha tomado como base para la elaboración de esta contribución escrita, las sugerencias sobre la estructura formuladas en la ?nota de orientación de los co-presidentes? del 14 de marzo 2011, y los aportes de las distintas áreas del gobierno nacional en el marco de sus competencias sectoriales específicas.

I. ASPECTOS GENERALES: CONCEPTOS Y PRINCIPIOS.

Los principios que la Argentina considera clave en la formulación del compromiso político renovado objeto de la Conferencia de Río, son los siguientes:

1. Todas las personas deben gozar del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras.

2. Los tres pilares del desarrollo sostenible, deben abordarse conjugando aspectos de crecimiento económico, desarrollo social y protección ambiental, de una forma equilibrada, global, interdependiente y solidaria.

3. El desarrollo económico es una condición necesaria, pero no suficiente. Es necesario que ese crecimiento sea inclusivo, sostenible y sustentable.

4. Es fundamental, en el contexto del desarrollo sostenible, ratificar la vigencia del principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas, los derechos soberanos de los Estados sobre sus recursos naturales, la no existencia de un modelo de desarrollo único aplicable a todos, ya que debe tenerse muy en cuenta las necesidades particulares, prioridades y  capacidades y los diferentes niveles de desarrollo de los países, de forma de contribuir a la erradicación de la pobreza.

5. La distribución del ingreso y otras variables como educación, transferencia de tecnología, salud, empleo y el rol del Estado, son cruciales para lograr un desarrollo sostenible e inclusivo. Se deben enfatizar los aspectos sociales del desarrollo y armonizar los tres pilares para obtener un resultado coherente y armónico.

6. La Conferencia debe proveer la oportunidad de consensuar aspectos de interés común, evitando renegociar o retrotraer instrumentos, principios y resultados previamente acordados en las pasadas Cumbres sobre desarrollo sostenible.

7. La transformación de procesos productivos hacia procesos sostenibles, debe ir acompañada de la creación de empleos decentes y de calidad en el marco de una transición justa, de manera de conectar el desarrollo económico, el desarrollo social y en especial, la reducción de la pobreza. En este sentido, la inversión y gastos en servicios sociales son fundamentales para la creación de tales empleos y para lograr una transformación productiva inclusiva.

8. Esta visión de desarrollo económico refuerza la necesidad de la reforma de las instituciones internacionales, incluidas las financieras, de modo de reflejar una representación equitativa en sus sistemas de gobernabilidad.

9. Sin equidad, inclusión y justicia social -condiciones sine qua non-, no será posible construir sociedades socialmente justas y ambientalmente sostenibles.

10. Las estrategias que se diseñen deben tener en cuenta situaciones económicas, sociales y ambientales particulares, que respondan a las condiciones particulares de los países en desarrollo. Aún resta clarificar si estrategias, tales como las vinculadas a ?economía verde?, podrían ser aplicables a todos los países, sobre todo considerando la falta de medios adecuados para su implementación en países en desarrollo.

Las medidas que se promuevan en el contexto de la Conferencia, deberían diseñarse e implementarse, de tal manera que:

1. resulten compatibles con los compromisos asumidos por las Partes en las Convenciones ambientales ratificadas y con las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC);

2. no constituyan un medio de discriminación arbitrario e injustificable ni una restricción encubierta del comercio internacional;

3. sean consistentes con el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas;

4. se basen en evidencias científicas;

5. se elaboren en forma transparente e inclusiva, mediante un proceso de consulta con las partes interesadas o afectadas;

6. tengan en cuenta las capacidades y necesidades particulares de los países en desarrollo;

7. incluyan los necesarios compromisos en materia de transferencia de fondos financieros y tecnologías, incluyendo asimismo su difusión y desarrollo, así como, de los conocimientos tecnológicos conexos. La transferencia de tecnología debe abarcar a la cooperación tecnológica, la información técnica y comercial necesaria para entender, usar y desarrollar tecnología de punta (no obsoleta), con vistas al fomento de la capacidad endógena de su uso y el desarrollo ulterior de esas tecnologías. Deben promoverse acuerdos de investigación y desarrollo de conocimientos y creación de capacidades que habiliten un proceso de transición tecnológica no discriminatorio.

Los modelos nacionales de desarrollo sostenible deberían basarse en proyectos viables, que reconcilien los aspectos económico, social y ambiental, de manera tal que satisfagan las necesidades de las generaciones actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras.

II. PROGRESOS Y BRECHAS QUE PERSISTEN EN LA IMPLEMENTACION.

La crisis ambiental actual se debe principalmente a la irresponsabilidad de los patrones dominantes históricos de producción y consumo en los países desarrollados. No se trata sólo de una crisis ecológica en términos de pérdida y degradación ambiental, sino de la crisis de un modelo económico, tecnológico y cultural que ha depredado la naturaleza, negado las culturas alternas y subvalorado la diversidad cultural, mientras que se han privilegiado modos de consumo no sustentables.

Una de las mayores preocupaciones que surgen al encarar esta nueva Conferencia de Desarrollo Sostenible es la falta de cumplimiento de los compromisos asumidos en las Cumbres pasadas.

Cabe reconocer, sin embargo, los esfuerzos realizados por los países en desarrollo en el logro del desarrollo sostenible, alcanzándose en algunos casos éxito en el combate de la extrema pobreza, no obstante las crisis económicas y financieras. En lo que respecta a la Argentina, se anexa un documento con los avances registrados en la implementación por parte de distintos organismos del Estado, respecto a las siguientes temáticas: agricultura, desarrollo urbano y vivienda, ambiente, energía, minería e industria.

A pesar de los grandes esfuerzos realizados, se observan lagunas y brechas en las medidas y los medios de implementación. Se destaca la lentitud de los progresos en relación con la transferencia de tecnología y la escasa disposición de recursos financieros y créditos puestos a disposición por los países desarrollados en función de los compromisos asumidos en las Conferencias sobre Desarrollo Sostenible precedentes.

En materia de financiamiento, en lo que respecta por ejemplo a las energías limpias y renovables, existen en términos generales mayores costos de inversión respecto a las fuentes convencionales. Por esta razón, se debe reafirmar la necesidad de mejorar la base científica a través de la transferencia de capacidades relativas a estas tecnologías y así, disminuir los costos adicionando el beneficio de incentivar la industria local. En este marco, cobra aún mayor relevancia la importancia del cumplimiento del compromiso de destinar el 0,7% del PBI de los países desarrollados a la asistencia oficial para el desarrollo, tal como fue reiterado en el Programa 21 resultante de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de Río de Janeiro.

El camino a seguir para contribuir al cumplimiento de los objetivos enunciados en las Conferencias anteriores, debe allanar el camino hacia la equidad, la disponibilidad de recursos financieros, tecnológicos y capacidades para los países en desarrollo, despejando barreras en la implementación de las metas a seguir.

Resulta en consecuencia imperioso, reafirmar políticamente en la próxima Conferencia la plena vigencia de la Declaración de Río de 1992, la Agenda 21 y el programa de acción de Johannesburgo, así como los resultados de las mayores cumbres sobre desarrollo sostenible. A tales efectos, es imprescindible convalidar esos compromisos mediante la efectiva transferencia de recursos financieros y tecnológicos, que mejoren las condiciones de los países en desarrollo y contribuyan a la definitiva erradicación de la pobreza.

III. ECONOMIA VERDE EN EL CONTEXTO DEL DESARROLLO SOSTENIBLE Y LA ERRADICACION DE LA POBREZA.

El desarrollo sostenible, continúa siendo una materia pendiente en tanto, en la mayoría de los países, gran parte de la población aún tiene necesidades básicas insatisfechas. Frente a ello, pensar en la transición hacia una ?economía verde? resulta un desafío con elevados costos que en muchos casos, esos países no estarán en condiciones de afrontar. Por otra parte, este concepto puede agravar aún más la situación en materia de seguridad alimentaria; actualmente se estima que más de 1.000 millones de personas padecen hambre en el mundo y se encuentran viviendo bajo condiciones de pobreza. El concepto, podría asimismo tener implicancias negativas para los países en desarrollo en términos de competitividad, acceso a mercados y reducción de la pobreza.

El concepto ?economía verde? no posee aún una definición consensuada a nivel internacional. Esto implica que, teniendo en cuenta los documentos existentes sobre el tema, únicamente podría llegar a acordarse un conjunto de medidas de economía verde con la flexibilidad suficiente para que satisfagan las necesidades de todas las partes.

La ?economía verde? no debe sustituir de ninguna manera al concepto fundacional de ?desarrollo sustentable?, acordado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo (CNUMAD). Solo podría considerársela como uno de los instrumentos o herramientas del desarrollo sostenible, en tanto integre de forma fehaciente y equilibrada a los tres pilares del mismo y esté dirigido a la erradicación de la pobreza. Como herramienta, debería conservar la necesaria flexibilidad como para poder ser adaptada a los distintos niveles de desarrollo y a las prioridades y necesidades de política nacional.

Por lo tanto, puede convertirse en una herramienta que facilite la salida de las diferentes crisis con las que actualmente se enfrenta la humanidad, para lo cual deberá contribuir a la erradicación de la pobreza y a la distribución de la riqueza, estimular el empleo decente, promover el uso racional de los recursos hídricos, defender la seguridad alimentaria, avanzar en la utilización de energías renovables y en nuevos mecanismos de producción y consumo sustentable.

Además, es necesario adaptar esta herramienta a las necesidades de cada país. Los temas seleccionados para Río+20 son aquellos en los que los países desarrollados desempeñan un gran expertise y solvencia para volcarlos al mercado con éxito.

Las medidas a adoptar, deben ser evaluadas en un contexto global, teniendo en cuenta sus relaciones y efectos sobre el ambiente, el desarrollo económico y social, el comercio internacional, los flujos de inversiones y el desarrollo y la transferencia de tecnologías y de recursos financieros por parte de países desarrollados hacia los países en desarrollo. Por lo tanto, las medidas ambientales a promover deberán ser resultado de un proceso multilateral transparente, tener debidamente en cuenta las capacidades y necesidades especiales de los países en desarrollo y no derivar en medidas y/o políticas que sean inconsistentes con las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Argentina está comprometida con el éxito de la Conferencia Río +20 y cree que un enfoque integrado, que tenga en cuenta los tres pilares del desarrollo sostenible y se mantenga inclusivo y centrado en las personas, asegurará su éxito. A partir de las discusiones informales que se han dado hasta ahora en el proceso preparatorio de la Conferencia, surge claramente que el objetivo de fomentar el desarrollo sostenible con un enfoque en la erradicación de la pobreza, está en el centro de los esfuerzos de todos y que corresponde a cada Estado decidir cuáles son los mejores instrumentos para alcanzar ese objetivo de manera flexible y dinámica. Esos debates han ratificado la preocupación en el sentido que la ?economía verde?, no debe conducir a condiciones, parámetros o normas que puedan generar restricciones encubiertas o discriminaciones arbitrarias o injustificables al comercio, la financiación, la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) y otras formas de asistencia internacional, llevando a un "proteccionismo verde". La pérdida de empleo que podría ocasionar, debe asimismo evitarse, protegiéndose la generación de trabajo decente y nuevas oportunidades en el mundo en desarrollo. A tal fin, el acceso a tecnologías limpias y renovables, el desarrollo de capacidades y los recursos financieros de los países desarrollados, son la clave en la cuestión. La pregunta que subsiste es cómo los países en desarrollo pueden asegurarse que habrá beneficios y cómo se financiarán en la transición hacia la denominada ?economía verde?.

Argentina considera esencial avanzar primero en la "brecha de implementación" en los países en desarrollo, evidenciada en la falta de recursos financieros y tecnologías de última generación necesarios para desarrollar una estrategia de "economía verde". Estima prioritario promover mecanismos que fortalezcan la creación de capacidades, la provisión de recursos financieros -adecuados, predecibles y adicionales- y transferencia de tecnologías de punta (no obsoletas), en términos concesionales desde los países desarrollados hacia los países en desarrollo. Sólo de ese modo estos países podrían hacer frente a los costos de ajuste que se derivarían de la adopción de una ?economía verde?, si se llegara un consenso al respecto, y reconvertir los modelos productivos en concordancia. No deben propiciarse políticas orientadas a un ?proteccionismo verde?, que constituyan restricciones encubiertas al comercio internacional o discriminaciones arbitrarias o injustificables, de manera inconsistente con el sistema multilateral de comercio. Es necesario evitar que esas políticas transfieran injustamente los costos de implementación de las obligaciones ambientales de los países desarrollados a los países en desarrollo a través de la imposición de medidas ambientales relacionadas con el comercio de los productos de exportación de los países en desarrollo.

La utilización arbitraria del concepto de ?economía verde? ha permitido, por ejemplo, que los países desarrollados adoptaran políticas comerciales que equivalen a la aplicación de barreras no arancelarias al comercio. Si bien, entre otras, las iniciativas relativas al cálculo de la huella de carbono y al establecimiento de impuestos a las emisiones de dióxido de carbono (CO2), son defendidas por los países desarrollados con el argumento de que son útiles como mecanismos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), cabe destacar que actualmente, cada una de estas iniciativas es funcional a los intereses económicos del país que las aplica, no existiendo un consenso mundial sobre el tema.

Asimismo, de acuerdo con el principio 12 de la Declaración de Río sobre medio ambiente y desarrollo, los Estados deberían cooperar para promover un sistema económico internacional favorable y abierto que llevara al crecimiento económico y al desarrollo sostenible de todos los países, a fin de abordar de mejor manera los problemas de la degradación ambiental. Las medidas de política comercial para fines ambientales no deberían constituir un medio de discriminación arbitraria e injustificable ni una restricción velada del comercio internacional. Se debería evitar tomar medidas unilaterales para solucionar los problemas ambientales que se producen fuera de la jurisdicción del país importador. Las medidas destinadas a tratar los problemas ambientales transfronterizos o mundiales deberían, en la medida de lo posible, basarse en un consenso internacional. Asimismo, deberían evitarse políticas uniformes y no diferenciadas, del tipo ?one size fits all?, sino que, las medidas deberían adecuarse a los contextos particulares de los países, en especial a las condiciones económicas y sociales especiales de los países en desarrollo. Por ende, la discusión no debería derivar en la aplicación de los estándares ambientales de los países desarrollados -de por sí elevados- a los países en desarrollo. Dichos estándares serian de difícil cumplimiento para los países en desarrollo dadas sus menores capacidades financieras y tecnológicas relativas.

Se deberían revertir prácticas proteccionistas del comercio, perjudiciales para el ambiente y que atentan contra el logro del desarrollo y la erradicación de la pobreza en los países en desarrollo. Ello implicaría la remoción de las subvenciones ambientalmente perjudiciales por parte de los países desarrollados, en especial, las agrícolas y las pesqueras.

Merece una consideración en este apartado el rol de los derechos de propiedad intelectual en la transferencia de tecnología, en tanto se han convertido en muchos casos en obstáculos fácticos para lograr una transferencia efectiva. Argentina entiende que debería alcanzarse un enfoque equilibrado en materia de protección entre los derechos de propiedad intelectual y lograrse la efectiva transferencia de tecnología, la cual debe promocionar el objetivo del bienestar económico, social y ambiental de nuestras sociedades.

En materia energética, bajo el concepto de ?economía verde?, la expansión de las energías limpias como las principales fuentes a fomentar, podría suponer un condicionamiento a la evolución del desarrollo del país y su competitividad. En el caso de países en desarrollo, su implementación debería llevarse a cabo en el marco de acciones nacionales voluntarias. Migrar hacia una ?economía verde? implicará el incremento en los costos de inversión para la provisión de servicios energéticos, en virtud de la necesidad de desarrollo, transferencia y difusión de las tecnologías asociadas al aprovechamiento de fuentes limpias y al uso más eficiente de la energía. Ello podría incidir en la reducción de recursos destinados a aspectos prioritarios, entre los que se destacan el incremento en el acceso a fuentes confiables y accesibles de energía para el desarrollo sostenible, en cantidad y calidad suficiente para facilitar el logro de las metas del Milenio. El hecho de destinar un porcentaje del PBI para dicha ?economía? o que las inversiones del Estado prioricen la reducción de las emisiones de dióxido de carbono, puede suponer la potencial reasignación de mayores recursos para los cambios en las regulaciones y en el desarrollo de estas nuevas tecnologías. Esta transformación, supone adicionalmente la inclusión de nuevos contenidos en la currícula educativa y una modificación en la normativa.

En determinadas áreas del sector energético los trabajadores podrían verse forzados a adquirir nuevas capacidades y habilidades que conllevaría a la reconversión de algunos y a la pérdida de otros actores por la incapacidad de migración o por el margen limitado de adaptación hacia una economía más limpia desde el punto de vista ambiental. Es por ello que esta transformación de la economía debería contemplar una transición justa en el proceso de evolución hacia economías más sustentables, para lo cual, será necesario evaluar qué sector o sectores se verán afectados, qué apoyo se prestará a los trabajadores y las comunidades más vulnerables, qué competencias se necesitarán y cómo va a garantizarse que los nuevos empleos se encuadren en la economía formal.

Respecto a las inversiones necesarias para la eventual reconversión voluntaria de una economía a una ?verde?, debería estar claro cuál será el origen, el mecanismo y el marco institucional a través del cual los países desarrollados realizarán los aportes comprometidos. Para ello, es propicio reiterar el llamado al cumplimiento de los compromisos de asistencia oficial para el desarrollo asumidos por los países desarrollados para lograr el objetivo del 0,7 % del producto bruto nacional para 2015, lo que constituye el pilar para avanzar hacia la transición a una economía verde.

Es necesario hacer hincapié en la necesidad de reforzar el desarrollo sostenible mediante el esfuerzo colectivo nacional y en el marco de la cooperación internacional, de conformidad con los principios de responsabilidades comunes pero diferenciadas y el principio de los derechos soberanos de los estados sobre sus recursos naturales. La eventual implementación de la ?economía verde? no debería suponer un incremento de restricciones a mayores porciones de población de los países en desarrollo al acceso universal de la provisión de servicios energéticos modernos y básicos.

IV. MARCO INSTITUCIONAL PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE.

Argentina estima que no es conveniente crear nuevas estructuras internacionales o ?megaestructuras?, en tanto ello resultará en mayores costos, más aún en un tiempo de incertidumbre económica, además que ello no garantizaría una mayor eficiencia. Lo más adecuado sería fortalecer los instrumentos y organismos ya establecidos, promoviendo una mayor vinculación y coordinación entre los mismos. Se deberían ordenar las distintas estructuras de las Naciones Unidas de forma tal que se interrelacionen eficientemente, no compitan por agendas similares o por cuotas de poder burocrático.

En el caso en que se debieran reforzar programas o sistemas en cualquiera de los tres ámbitos del desarrollo sostenible (económico, social o ambiental), se podría proceder en ese sentido, en caso de haber consenso. No obstante ello, primero se debería racionalizar la agenda, las funciones y los programas.

V. OTROS TEMAS

En el transcurso de los últimos años han tomando notoriedad, determinados temas, cuya relevancia en el contexto del desarrollo sostenible, depende de las naturales y variadas expectativas y de los intereses específicos de diversos actores. Estos temas que han emergido como resultado de una evolución natural de los hechos, han cobrado una nueva dimensión, sin que por ello necesariamente deban ser calificados como ?temas nuevos?.

Más allá de los calificativos con los cuales estos temas puedan ser rotulados, plantean desafíos que la comunidad internacional debería abordar. La Argentina estima que se trata, en los casos identificados a continuación, de ámbitos cuya dimensión es fácilmente abordable si existiera la necesaria voluntad política y que su resolución favorecería de una forma tangible la vida de los ciudadanos, mejorando significativamente de forma directa la calidad de vida de amplios sectores de la población:

1. SEGURIDAD ALIMENTARIA:

Argentina está profundamente comprometida en la lucha contra la inseguridad alimentaria, para lo cual ha implementado varias acciones tanto a nivel interno como internacional. El hambre parece ser más bien una consecuencia de la pobreza, la injusta distribución de la riqueza y un sistema de comercio internacional fuertemente distorsionado por las medidas proteccionistas, incluidas las subvenciones de los países desarrollados, más que una consecuencia de la suba de los precios. Los precios artificialmente bajos generados por las subvenciones agrícolas aplicadas por los países desarrollados, han sido una de las principales causas que afectan a vastas regiones del mundo como América Latina o África, desalentando la inversión en agricultura y por ende, limitando el desarrollo de todo su potencial productivo y exportador (oferta alimentaria). Estudios indican que los precios se mantendrán a niveles elevados, por lo que se debería hacer frente a este escenario internacional con mayor inversión y producción agrícola. Para Argentina resulta indispensable generar una respuesta estructural a las causas profundas que afectan a la seguridad alimentaria, vinculadas con la pobreza y la desigualdad en la distribución del ingreso, que condena al hambre a una porción significativa de la humanidad, especialmente en los países de menores recursos.

En tal sentido, la solución pasa por ?más alimentos para más personas?, en lugar de reducir artificialmente los precios, lo que solo generará mayor desaliento para la producción y por ende, más hambre

Con respecto a los mercados, es importante fortalecer su transparencia.

Las crisis de 2007-2009, la variabilidad y el cambio climático y la nueva alza en los precios internacionales de los alimentos en 2010-2011, han vuelto a poner sobre la agenda internacional el tema de la seguridad alimentaria. En esta línea, aparece la necesidad de reformar la gobernanza de los mercados mundiales de alimentos y sus vínculos con el mercado financiero y energético. También surge la necesidad de revalorizar y fortalecer el rol de la pequeña agricultura en la producción de los alimentos, el fortalecimiento del comercio intrarregional y, tal como lo señala un informe reciente de la FAO (2011), se debe cerrar la brecha de género en la agricultura, a fin de ganar de manera sostenible la lucha contra el hambre y la pobreza extrema.

La Conferencia de Río + 20 debería servir para promover adecuadas condiciones de acceso a los alimentos para el conjunto de la población, desafío que podría fortalecerse con un proceso sostenido e integral de cooperación a favor del desarrollo agrícola, con énfasis en la consolidación de las propias capacidades, como parte del desarrollo económico y social de cada país. Ello implica, desde el ámbito científico- tecnológico, fomentar no sólo tecnologías vinculadas al incremento de la productividad, sino también tecnologías ?blandas? orientadas a la organización, el know how y el incremento de las propias habilidades, junto a políticas de Estado que favorezcan programas sostenibles a mediano y largo plazo sobre agricultura, seguridad alimentaria, desarrollo rural, a fin de modificar las causas profundas del hambre y la pobreza. La Cooperación Sur - Sur y Triangular, en la medida que promuevan un intercambio cooperativo de conocimientos y experiencias, mediante una asociación horizontal y solidaria entre actores, adecuada a las necesidades y perspectivas comunes, con enfoques, métodos y técnicas que busquen adaptarse a las necesidades locales y propicien la construcción de alianzas cimentadas en esos principios, resultan una herramienta muy importante.

Resulta asimismo fundamental promover la soberanía alimentaria como vehículo para la reducción de la vulnerabilidad de los sistemas socioeconómicos y ecológicos relacionados a la producción de alimentos, garantizando la diversidad alimenticia, biológica, base de sustento de la comunidad en su conjunto. El abordaje de un modelo de desarrollo que sea inclusivo y equitativo y, por ende, con mejores condiciones de acceso a los alimentos de toda la población, es posible en sociedades con una vida democrática efectiva, constructiva y orientada a una mejor calidad de vida.

2. AGRICULTURA FAMILIAR.

Es importante el desarrollo de políticas específicas para el fortalecimiento de las organizaciones de la sociedad civil de agricultura familiar en procesos de desarrollo sostenible y territoriales. El desarrollo de políticas activas en seguridad alimentaria requiere consolidar el rol estratégico de la agricultura familiar. Su fortalecimiento socio- productivo es garantía de disponibilidad de alimentos y de entramados sociales locales densos. Los mercados locales requieren ser revalorizados. En estos mercados la calidad está asociada a la producción artesanal y a la identidad local. Se debe garantizar la inocuidad construyendo normas de calidad asociadas a las características de la pequeña producción, generando confianza colectiva a través de redes. También es necesario generar nuevos marcos jurídicos que contemplen la escala y prácticas de la producción artesanal y permitan la generación de valor agregado, que retiene renta localmente.

3. FORTALECIMIENTO DEL PAPEL DE LOS AGRICULTORES.

Una de las principales debilidades de las organizaciones de la ?agricultura familiar? es la falta de institucionalidad adecuada a las necesidades de desarrollo y crecimiento, tanto como sector como a nivel local, en un determinado territorio. Esta situación está caracterizada por la extrema dispersión y fragilidad de las organizaciones, las cuales en su mayoría son pequeñas, locales y carentes de recursos para su consolidación y funcionamiento. Estas carencias dificultan la posibilidad de articulación, de coordinación entre las mismas y, en consecuencia, restringen decisivamente las posibilidades de representación en ámbitos provinciales, regionales o a nivel nacional. Para superar esta debilidad estructural de las organizaciones representativas de los productores y dotarlas de la capacidad necesaria para interactuar con el Estado y demás actores en condiciones de equidad, es necesario el apoyo para el desarrollo y la consolidación de las entidades gremiales, de asociaciones que integran distintas cadenas de producción, cooperativas, organizaciones campesinas y comunidades de pueblos originarios que forman parte de este variado sector. El fortalecimiento institucional que se promueve tiene los componentes fundamentales relacionados con los aspectos organizacionales, asociativos, productivos y aquellos vinculados a la inocuidad y seguridad alimentaria de la población en una estrategia de desarrollo con inclusión social y económica.  

4. PROGRAMAS DE SEGUROS AGRICOLAS.

Se debería explorar la factibilidad de la implementación de programas de seguros de distintas modalidades, como un elemento fundamental de los programas de desarrollo. La Oficina de Riesgo Agropecuario (ORA) en Argentina trabaja para promover la adopción de instrumentos de transferencia de riesgos, especialmente en las actividades productivas regionales en las que el mercado del seguro está poco desarrollado. Este tema, prioritario, se encuadra dentro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, ya que a través de instrumentos de transferencia de riesgo a favor de los pequeños productores del sector agropecuario y las economías familiares, se realiza un importante aporte para erradicar la pobreza extrema y el hambre, permitiendo a estos grupos de productores, más vulnerables, disminuir su exposición al riesgo proveniente de la actividad agropecuaria y, en consecuencia, contribuir al uso sostenible de los recursos naturales y al desarrollo sostenible.

5. TRABAJO DECENTE.

El ?trabajo decente? es una de las características que debe incorporarse ineludiblemente a las acciones internacionales a favor del desarrollo sostenible. El "trabajo sustentable" incluye como mínimo, que los bienes y servicios sean producidos por empresas u organizaciones que cumplan las leyes laborales del país de origen. Se deberá evitar o reducir al mínimo el impacto negativo de las medidas de respuesta ante la reconversión tecnológica en los sectores sociales y económicos, promoviendo una transición justa de la fuerza laboral, la creación de trabajo decente y empleos de calidad en conformidad con las prioridades y las estrategias de desarrollo definidas a nivel nacional y contribuir a la construcción de nuevas capacidades en la producción y servicios relacionadas a los puestos de trabajo en todos los sectores, promoviendo el crecimiento económico y el desarrollo sustentable.

En cuanto a la no explotación de niños y niñas, éstos pueden ayudar a sus familias, pero en ningún caso, se debe poner en riesgo su desarrollo y educación, descanso y ocio, propios de su edad.

6. EDUCACION AMBIENTAL.

La ?educación ambiental? debería ser hoy una de las respuestas generalizadas a la emergente crisis ambiental, que se manifiesta en una gran diversidad de problemáticas y plantea desafíos, que van desde la escala local a la nacional e internacional. La vida democrática requiere la formación y ejercicio de una ciudadanía informada, conciente y comprometida en la aceptación de desafíos, la búsqueda de propuestas superadoras y la organización social para la defensa de mejores niveles de vida individual y colectiva. La educación ambiental es un valioso y necesario proceso de formación de ciudadanos activos en la construcción de una sociedad democrática y solidaria.

Para hacer de la educación ambiental un instrumento de desarrollo social y político, deberá tener algunas características que a continuación se detallan:

a. Trabajar con un concepto de ambiente como totalidad que tenga permanentemente en cuenta el resguardo del equilibrio entre lo ecológico, lo social y lo económico.

b. Conformar un proceso permanente y continuo que atraviese toda la experiencia escolar y la vida social en su conjunto, aportando a la formación de individuos o colectividades.

c. Ayudar a examinar los principales asuntos ambientales desde puntos de vista local, regional, nacional e internacional, distinguiendo los diferentes niveles de responsabilidad en los problemas y sus soluciones

d. Buscar en todas sus manifestaciones relacionar el estudio y la comprensión de los problemas con acciones concretas para afrontarlos.

7. PARTICIPACION CIUDADANA.

La inclusión de temas propuestos por la sociedad civil en la agenda política en los últimos años revela la importancia de los mecanismos de participación ciudadana en democracia. La institucionalización de mecanismos de participación ciudadana son canales que conducen de manera transparente, horizontal y abierta, las sinergias de los actores implicados. Por medio de este proceso se mejora la intervención de la ciudadanía en aspectos relativos a la toma de decisiones y a la realización de acciones concretas que tienen que ver con sus propios intereses. La dinámica social expresada por los actores comunitarios es un elemento central, que acompañado por los medios de información, permite explicar los procesos de construcción de las soluciones colectivas demandadas. El debate adquiere relevancia para la mejora de las políticas públicas coordinadas en lo niveles municipal, provincial y nacional.

Específicamente, las problemáticas ambientales son las materias con mayor participación ciudadana. Si esa participación resulta de la relación sociedad civil- Estado, requiere un espacio en el cual el ciudadano se sienta familiarizado. Un espacio para todos, que afiance el sentido de pertenencia que debe sentir el individuo para manifestarse y ejercer sus derechos.

8. MANEJO SUSTENTABLE DE TIERRAS

Es necesario fomentar el manejo sustentable de la tierra a través del desarrollo e implementación de buenas prácticas, manejando de forma conservacionista el recurso forestal y de los suelos, así como políticas públicas sustentables, con el fin de evitar la degradación de las tierras y disminuir de esa manera la vulnerabilidad socio- productiva y ambiental.

En ese sentido, se recomienda generar marcos jurídicos adecuados para incentivar la incorporación de prácticas productivas conservacionistas dentro del sector agropecuario, teniendo en cuenta las prioridades nacionales.

9. ADAPTACION AL CAMBIO CLIMATICO Y LUCHA CONTRA LA DESERTIFICACION

Argentina cuenta con un 75% de su territorio cubierto por zonas áridas, semiáridas y sub-húmedas secas, encontrándose en condiciones de extrema vulnerabilidad a procesos desertificación y cambio climático, ya que, por su fragilidad biofísica y por la intervención de factores antropogénicos, son tierras que muestran severos procesos de desertificación y cuentan con bajos niveles de resiliencia. Es por ello, que uno de los mayores desafíos es la adaptación al cambio climático en los sistemas agropecuarios de estas regiones.

Se recomienda generar, teniendo en cuenta las prioridades nacionales, un marco de intercambio de experiencias a nivel nacional e internacional e implementar medidas concretas financiadas a través de instrumentos nacionales (subsidios, fondos, programas) así como procurar el aumento de financiamiento internacional previsible y suficiente para implementar medidas de adaptación al cambio climático en general.

10. ORDENAMIENTO AMBIENTAL DEL TERRITORIO

El ordenamiento ambiental del territorio remite a la idea de ambiente con un abordaje sistémico e integral orientado al desarrollo sostenible, considerando las dimensiones participativa, multisectorial, multidisciplinaria y multinivel. Se trata de una planificación territorializada siguiendo las ecoregiones, dinámica, transversal, estratégica, atendiendo a las coyunturas de contexto, así como las necesidades de actores y sectores comprometidos, como el eje conductor para la integración de la dimensión ambiental en las acciones.

Asimismo, aboga por una intervención que orienta la transformación, la ocupación de los espacios geográficos y la utilización de sus recursos, buscando la armonización de la oferta ambiental con el desarrollo sustentable, teniendo en cuenta las políticas nacionales, las necesidades e intereses de la población local, las diferencias regionales, las potencialidades y restricciones territoriales y los recursos y normativa aplicables.

En este marco, se pone en juego la Evaluación Ambiental Estratégica (EAE) entendida como el proceso formal y sistemático de incorporar consideraciones ambientales en el nivel pre-proyecto del proceso de la toma de decisiones. Incorpora la evaluación de políticas, planes y programas, para asegurar que las consecuencias ambientales de dichos instrumentos sean consideradas en conjunto con las consideraciones de orden económico y social.

Es necesario avanzar en la construcción de un marco jurídico para el ordenamiento ambiental del territorio que permita: asegurar el uso y manejo sustentable de los bienes naturales en las diferentes ecoregiones del territorio nacional, promover la participación social en las decisiones fundamentales del ordenamiento ambiental del territorio, promover la identidad de cada zona del territorio. Conservar, preservar y proteger la biodiversidad de las ecoregiones nacionales, maximizando su potencial a fin de elevar la calidad de vida de la población y priorizar las acciones de recomposición de las alteraciones negativas existentes en las ecoregiones por efecto de los asentamientos humanos, las actividades económicas, productivas u otras actividades humanas o por fenómenos naturales

11. UNIVERSALIZACION DE LOS SERVICIOS ENERGETICOS.

Desde el punto de vista del sector energético, los cambios regulatorios implican decisiones progresivas de la autoridad política sectorial y un proceso de concientización y posterior aceptación de los diferentes actores involucrados, que percibirán cambios en las reglas de juego. El desarrollo de experiencias piloto sobre el tema puede permitir la toma de confianza cuando se trata de desarrollar nuevas normas.

Entre las políticas básicas del sector en relación a los objetivos planteados en las Conferencias de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, se destacan la universalización de los servicios energéticos modernos en condiciones de equidad e inclusión social, el favorecimiento de un desarrollo sostenible, el impulso a la investigación y el desarrollo tecnológico, la atención a la preservación del ambiente y la procuración de un consumo racional de los recursos energéticos.

Estos puntos coinciden con el cumplimiento de los Objetivos de desarrollo del Milenio, los que implican disponer de mayores insumos energéticos y extender el acceso a servicios energéticos a la población mundial que actualmente no cuenta con estas prestaciones, de manera de integrar la consideración de la energía en estrategias de reducción de la pobreza, en el desarrollo regional, la promoción de la educación, la salud, el trabajo decente y la igualdad de género.

La extensión de las redes de servicios energéticos permite igualar la provisión de servicios energéticos en el territorio nacional, lo que incide en la calidad de vida de la población y ampliando las posibilidades de instalación de proyectos productivos en regiones del territorio nacional relativamente menos desarrolladas. En consecuencia, se deberían desarrollar acciones, planes y programas en todos los niveles con vistas a mejorar el acceso a fuentes confiables de servicios de energía para el conjunto de la población, con especial énfasis en los sectores sociales menos favorecidos en el marco de una política de mayor inclusión social.

Asimismo, se deberían implementar acciones nacionales voluntarias tendientes a un desarrollo energético más sostenible que a grandes rasgos puedan incluirse en el uso más eficiente de la energía, tanto desde la oferta como de la demanda, la diversificación de la matriz de oferta primaria y secundaria de energía y la generación eléctrica más eficiente.

12. TRANSFERENCIA DE TECNOLOGIA Y PROPIEDAD INTELECTUAL.

Con relación a este tema, es importante continuar avanzando en la búsqueda de un equilibrio en la protección de los derechos de propiedad intelectual y en el fomento de la transferencia y difusión de la tecnología, en beneficio recíproco de los productores y de los usuarios de conocimientos y tecnologías, de modo de favorecer el bienestar social y económico, lo cual ha encontrado serios obstáculos para su efectiva implementación.

Actualmente, sin embargo, son necesarios no solo compromisos efectivos en materia de transferencia de fondos y tecnología, sino además en materia de difusión de conocimientos tecnológicos conexos, cooperación e información técnica, tecnológica y comercial que permita entender, usar y desarrollar las tecnologías. Solo de esa manera se podría fomentar el empleo y el posterior desarrollo de tecnologías en los propios países en desarrollo. Se debería asimismo, concretar acuerdos de investigación, de desarrollo y de creación de capacidades que habiliten un proceso de transición tecnológica en los países en desarrollo. Los países en desarrollo no deben solo verse como una nueva oportunidad de mercado para la venta de tecnologías ?ecológicas?, como es intención de muchos países industrializados, sino como ?socios? o pares en el desarrollo y la innovación tecnológica.

13. BIODIVERSIDAD MARINA DE ÁREAS FUERA DE LA JURISDICCIÓN NACIONAL

La biodiversidad marina de las zonas situadas fuera de la jurisdicción nacional tiene una notable importancia ambiental y puede contribuir al progreso de la ciencia, a mejorar la salud, a aumentar la seguridad alimentaria y a expandir el desarrollo sustentable. El marco jurídico aplicable es proporcionado por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, en particular el principio del Patrimonio Común de la Humanidad contenido en su Parte XI que forma parte del derecho internacional consuetudinario.

Sin embargo, la Convención no establece un régimen jurídico específico para la biodiversidad marina de las áreas fuera de la jurisdicción nacional. El uso de la biodiversidad de las áreas fuera de la jurisdicción nacional por sólo unos pocos países que tienen la capacidad de hacerlo resulta incompatible con los principios generales del derecho internacional, en particular, con los relativos a la equidad, principios que también están consagrados en la Convención, en tanto la Zona y sus recursos deben ser explorados y explotados para el beneficio de la humanidad en su conjunto. Por lo tanto, la cuestión de la distribución de los beneficios debería constituir una parte integral del asunto, incluido el aspecto de los derechos de propiedad intelectual. De acuerdo a su rol esencial en materia de Océanos y de Derecho del Mar, la Asamblea General estableció a través de su Resolución N° 59/24, un Grupo de Trabajo sobre biodiversidad marina de las áreas fuera de la jurisdicción nacional. La Asamblea General, siguiendo la recomendación del Grupo de Trabajo, ha establecido un proceso para elaborar un marco jurídico para la conservación y uso sustentable de la biodiversidad marina de las áreas fuera de la jurisdicción nacional que efectivamente aborde estos asuntos.

Los Estados se comprometen a realizar progresos en el contexto del Grupo de Trabajo Ad Hoc, y al desarrollo de un régimen jurídico específico para la conservación y uso sustentable de la biodiversidad marina de las áreas fuera de la jurisdicción nacional, y para ese fin, iniciar, lo antes posible, la negociación de un acuerdo de aplicación de la Convención, que se ocupe de la conservación y uso sostenible de la biodiversidad marina de áreas fuera de la jurisdicción nacional, en particular, y en "paquete" , los recursos genéticos marinos, incluido el acceso y distribución de beneficios, medidas tales como herramientas de gestión basadas en áreas, incluidas las áreas marinas protegidas y las evaluaciones de impacto ambiental, la investigación científica marina, la creación de capacidad y la transferencia de tecnología marina.

14.DESECHOS MARINOS.

Los desechos marinos son una preocupación creciente. La basura marina, que no reconoce fronteras, daña la vida marina y los ecosistemas, allí donde se desplaza. Por ello, debe alentarse el cumplimiento de las normas y reglamentaciones nacionales ya existentes y considerar, de ser posible, la adopción de nueva legislación nacional en esta materia. Además, sería fundamental la creación de capacidades para que los Estados desarrollen la gestión de sus residuos de forma segura.

15. PRODUCCION Y CONSUMO SOSTENIBLES.

Las modalidades de producción y consumo no sustentables, particularmente en los países industrializados, son la causa principal de la degradación del ambiente, siendo una prioridad un cambio de paradigma. Los países desarrollados deben ser los primeros en lograr modalidades de consumo sustentable, mientras que los países en desarrollo deben procurar lograrlas en su proceso de desarrollo, prestando la debida atención al principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas.

En el contexto, de las necesidades y posibilidades de cada uno de los países, deberían promoverse aquellas modalidades de producción no sustentables, fomentando procesos de producción más limpios y prácticas más eficientes. Para ello debe garantizarse la transferencia y la difusión de tecnologías limpias hacia los países en desarrollo y menos adelantados.

En la promoción del desarrollo sostenible, los gobiernos, los organismos internacionales y las empresas deben colaborar en el desarrollo, la transferencia y la difusión de una tecnología ecológicamente racional, por ejemplo, logrando que los países desarrollados presten el apoyo financiero necesario para ese fin y se establezcan mecanismos nuevos e innovadores para financiar la transferencia de esa tecnología a los países en desarrollo. En la implementación de instrumentos y herramientas que alienten la producción limpia y el consumo sustentable debería asumirse el tratamiento de temas vinculados estrechamente, como la erradicación de la pobreza y los derechos laborales, entre otros.

VI. ARGENTINA EN LA REGION.

UNASUR

La República Argentina, ha manifestado en reiteradas oportunidades ante los foros internacionales, regionales y nacionales su total compromiso con el proceso de unidad continental con sus vecinos de América del Sur. Esto, respecto a anteriores gobiernos, da cuenta de un cambio de paradigma respecto de cómo se inserta Argentina en el mundo y de qué papel quiere jugar junto con la región en el futuro. Este proceso de unidad que encarnan UNASUR y MERCOSUR implica llevar adelante un proceso de integración política, cultural, física y económica.

América del Sur, al igual que la Argentina, cuenta con grandes reservas de biodiversidad y numerosos recursos naturales que serán centrales en el futuro. Su defensa y su cuidado son temas que requieren enfoques nuevos e integrados, pensados entre todos y cuidados entre todos.

Es por ello que 14 años después del Consenso de Washington, éste tuvo su réplica en el denominado ?Consenso de Buenos Aires?.

El documento que le dio origen, firmado por los ex presidentes de Argentina, Néstor Kirchner, y de Brasil, Lula da Silva, abogaba por políticas que favorecieran la producción y la generación de empleo. A su vez, el documento expresaba también diferencias con respecto al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), proyecto de integración comercial hemisférica impulsado en ese entonces por Estados Unidos.

En el documento de 20 puntos se reafirma lo dicho con anterioridad respecto al alcance e importancia del MERCOSUR: ?Ratificamos nuestra profunda convicción de que el Mercosur no es sólo un bloque comercial sino que constituye un espacio catalizador de valores, tradiciones y futuro compartido. De tal modo, nuestros gobiernos se encuentran trabajando para fortalecerlo a través del perfeccionamiento de sus instituciones en los aspectos comerciales y políticos y de la incorporación de nuevos países?.

Asimismo, se asumen los compromisos ambientales y del desarrollo: ?Reiteramos nuestra adhesión a los principios consagrados en la Declaración de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo y a los programas de acción establecidos por la Agenda 21 adoptada por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo y en el Plan de Implementación adoptado por la Cumbre sobre Desarrollo Sostenible?.

El Consejo Energético Suramericano desarrolló los lineamientos de la Estrategia Energética Suramericana, del Plan de Acción y del Tratado Energético de Suramérica que implica la complementariedad de todas las fuentes de energía disponibles en la Región, el intercambio tecnológico para la búsqueda de nuevos recursos energéticos, entre otros, mejorar los patrones de producción y consumo de energía.

En tal sentido, convencidos los mandatarios de la región de la importancia del nuevo rumbo que estaba tomando la región, de la importancia del bloque subregional (MERCOSUR) y de la oportunidades que puede brindar la integración entre países de América Latina, en el año 2008 firman el Tratado constitutivo de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR): los países miembros son Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

El objetivo de la UNASUR es: ?construir, de manera participativa y consensuada, un espacio de integración y unión en lo cultural, social, económico y político entre sus pueblos, otorgando prioridad al diálogo político, las políticas sociales, la educación, la energía, la infraestructura, el financiamiento y el medio ambiente, entre otros, con miras a eliminar la desigualdad socioeconómica, lograr la inclusión social y la participación ciudadana, fortalecer la democracia y reducir las asimetrías en el marco del fortalecimiento de la soberanía e independencia de los Estados?.

VII. RIO + 20. EL CAMINO A SEGUIR.

Como se acordara en la Resolución 64/236, el resultado de la Conferencia será un documento político específico. Ese documento, debería en primer lugar plasmar el objetivo primordial de la Conferencia que es la renovación del compromiso político respecto al desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza, en sus tres pilares inseparables, social, ambiental y económico. Ello significa que primordialmente, la Conferencia reafirmará los principios de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, el Programa 21, la Declaración de Johannesburgo sobre el Desarrollo Sostenible y el Plan de Aplicación de las Decisiones de Johannesburgo.

Tal enfoque necesariamente deberá además plasmar acciones destinadas a solucionar las lagunas en materia de implementación, previendo particularmente la necesaria movilización de recursos provenientes de todas las fuentes para superar ese desafío.

El camino a seguir en los próximos veinte años respecto a estos aspectos, como asimismo a las restantes temáticas que eventualmente se incluyan, deberá prever la suficiente flexibilidad para permitir que sean los propios países quienes fijen - en el contexto de sus propios tiempos-, de sus políticas públicas y de los medios de implementación disponibles, el desarrollo del proceso de ejecución a futuro. Entre las pautas a tener en cuenta, se hace necesario considerar el desarrollo de la innovación científica y tecnológica, la facilitación de partenariados, así como, avanzar en la plena aplicación de los derechos de acceso a la información, la participación pública y el acceso a la justicia.

INFORME SOBRE LOS PROGRESOS CONCRETOS REALIZADOS POR LA REPUBLICA ARGENTINA EN MATERIA DE IMPLEMENTACION POR PARTE DE LOS SIGUIENTES ORGANISMOS DEL ESTADO:

Página
ANEXO I. Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca 21
ANEXO II. Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios. Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda 28
ANEXO III. Jefatura de Gabinete de Ministros. Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación 35
ANEXO IV. Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios. Secretaria de Energía de la Nación 68
ANEXO V. Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios. Secretaria de Minería de la Nación 73
ANEXO VI. Ministerio de Industria. Secretaría de Industria y Comercio 81

NOTA: La República Argentina se ve impedida de proporcionar información relacionada con las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes debido a que esa parte del territorio argentino se encuentra sometida a la ocupación ilegal del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

ANEXO 1

MINISTERIO DE AGRICULTURA, GANADERIA Y PESCA.

Con el objeto de avanzar en los compromisos establecidos en el marco del desarrollo sostenible el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la República Argentina ha implementado acciones que, de acuerdo a los Objetivos del Milenio, contribuyen a erradicar la pobreza extrema y el hambre desde un enfoque integrador de los 3 pilares fundamentales del desarrollo sostenible.

No obstante, es importante mencionar que pese a los esfuerzos realizados y los logros alcanzados las brechas aún persisten originadas en las asimetrías existentes que tienen como base la falta de cumplimiento de procesos acordados en materia de medios de implementación y financiamiento por parte de los países desarrollados.

ACCIONES IMPLEMENTADAS EN EL MARCO DE DESARROLLO SUSTENTABLE.

1. Introducción

Se considera importante que como resultado de la Cumbre Rio+20 queden establecidos los principios y criterios sobre los cuales se trabajará en los próximos años, en vistas al cumplimiento del mentado desarrollo sostenible, de modo de alcanzar el desarrollo integral de los países, con especial hincapié en las necesidades de los países en desarrollo.

Argentina a través del Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial Participativo y Federal 2010-2020 (PEA2), que fuera recientemente presentado, se propone contribuir con el logro de los Objetivos del Milenio, en particular el ODM-1 (erradicar la pobreza extrema y el hambre), aplicando como objetivos locales la reducción de la pobreza a menos de 20% y erradicar la indigencia y el hambre, así como el ODM-7 a fin de que se busque que las políticas y programas del país utilicen un enfoque integrador de los pilares de desarrollo sostenible.

El PEA2 señala que entre 2010 y 2002 hubo un incremento en la producción (tn) de distintos productos que se detallan a continuación, y que contribuyen a la seguridad alimentaria:

- 139 % en carne aviar - 64% en carne porcina - 63% en carne ovina - 22 % en lácteos bovinos - 9 % cultivos industriales

Argentina prevé la aplicación de un modelo de desarrollo económico-productivo (Modelo de Valor Agregado con Desarrollo) que genere valor agregado a la producción con una fuerte inserción de la Argentina en las cadenas globales de valor, fortaleciendo al mismo tiempo la generación de valor en origen, a fin de impulsar procesos de desarrollo con equidad en un marco de sustentabilidad ambiental y territorial.

2. Evaluación del progreso actual y las brechas que persisten en la implementación de los compromisos de los resultados de las conferencias de Naciones Unidas relativas al desarrollo sostenible

El MAGyP ha llevado adelante acciones concretas que contribuyen al logro del desarrollo sostenible en general, buscando lograr un balance entre los tres pilares del mismo, incluidos aquellos objetivos de la Agenda 21 relacionados de modo directo o indirecto con las actividades del sector. En este sentido, se han desarrollado diversos programas y proyectos a diferentes escalas de trabajo, algunos de los cuales se detallan a continuación.

- Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP)

El PROSAP es el instrumento de promoción de las economías de las provincias y regiones del país. Implementa, a nivel provincial y nacional, proyectos de inversión pública que sean social y ambientalmente sustentables, incrementando la cobertura y la calidad de la infraestructura rural y de los servicios agroalimentarios.

Este Programa es la principal herramienta de inversión pública del MAGyP, iniciado en 1996 y actualmente en ejecución, que financia el mejoramiento de los servicios a los productores agropecuarios, realizados por las provincias y la Nación.

El objetivo del PROSAP es desarrollar las economías regionales con foco en el sector agroindustrial y con especial atención a los medianos y pequeños productores, emprendedores y empresarios rurales, mediante el aumento de la productividad, de los volúmenes de venta y de la competencia en el comercio nacional e internacional, teniendo especialmente en cuenta, las Convenciones de Rio (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, Convenio sobre Diversidad Biológica y Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación).

Para el logro de sus objetivos, el Programa se focaliza en la ejecución de proyectos en las áreas de intervención que se detallan a continuación: a) administración de recursos hídricos; b) infraestructura rural (caminos rurales, electrificación rural, gasoductos productivos); c) desarrollo tecnológico; d) sanidad animal, e) sanidad vegetal; f) desarrollo comercial; g) calidad de alimentos, h) fortalecimiento de los organismos provinciales.

Financiación: Para su operatoria se cuenta con recursos del Estado Nacional, de las Provincias y de préstamos concedidos por el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En el ámbito de la inversión privada, el PROSAP también financia iniciativas que impulsan la competitividad de los pequeños y medianos productores agropecuarios y de las pequeñas y medianas empresas agroindustriales y de servicios de todo el país.

Cuenta con una cartera de 148 proyectos (47 ejecutados, 55 en ejecución y los restantes en etapas de formulación avanzada). Una parte mayoritaria de los proyectos PROSAP se encuentran en las llamadas economías regionales, para cuya reconstrucción y desarrollo el Programa ha realizado una inversión pública de U$S 693 millones y una inversión privada de U$S 475 millones.

Resultados alcanzados en la implementación de la Agenda 21: Se entiende que la operación del PROSAP contribuyó al desarrollo sustentable y sostenible de las áreas rurales del país, favoreciendo la recuperación de un nivel de infraestructura necesario para mejorar la competitividad del sector agropecuario argentino y la calidad de vida de la población rural.

El Programa ha generado externalidades positivas que no sólo han impactado en los destinatarios directos, sino también a beneficiarios no contemplados originalmente. Entre otros, se pueden destacar los siguientes logros a partir de operaciones del PROSAP:

o Incremento de entre el 46,3 % y el 430,5% en los ingresos netos anuales de los productores para inversiones en sistemas de irrigación.

o Incremento de el 66% del área sembrada y diversificación de cultivos en ciertas zonas alcanzado mediante seis proyectos de irrigación y dos proyectos de caminos rurales.

o Incremento del 109% de la producción agrícola en zonas afectadas a proyectos de irrigación en Mendoza y Tucumán, y aumentos de productividad del 80% en uva, 188% en frutales y 198% en hortalizas.

o Incremento del 88% de eficiencia de los sistemas de riego en las áreas bajo riego tecnificado, incremento del 75% en la eficiencia de conducción e incrementos del 35-85% de ganancias en la eficiencia de aplicación intrafinca. Asimismo, aumentó aproximadamente un 100% la disponibilidad de agua por turno de riego.

o Mejoramiento de las condiciones sanitarias vegetales y animales: 47% de incremento de las exportaciones frutícolas de las zonas de proyecto debido a las acciones de control contra la mosca de los frutos. Argentina confirmó su status de país libre de las Encefalopatías Espongiformes Transmisibles de los Animales (TSE). Se alcanzó el status de país libre de aftosa con vacunación. La incidencia de la Carpocapsa y Grafolita se redujo.

o Expansión y mantenimiento de los mercados: se incrementaron los volúmenes exportados de seis productos provenientes de las zonas de proyecto, entre ellos manzanas (25%) y frutillas (1.173%).

o Familias con acceso a la energía eléctrica en zonas rurales e incorporación de la misma a los procesos productivos: más de 4.100 familias cuentan con energía eléctrica, mejorando su calidad de vida y aspectos productivos.

o Incremento en la transitabilidad promedio anual de vehículos y en los días anuales transitables de los caminos rurales mejorados por el proyecto: 25% y 98% de incremento, respectivamente. El área sembrada en las zonas intervenidas se incrementó un 84%. Se han observado otros impactos positivos: disminución en los tiempos de entrega, mejora en el precio de los productos (leche) y disminución de los costos de operación vehicular.

o Mejoramiento del manejo de los recursos naturales: se mejoró el drenaje en 20.100 has, logrando el abatimiento de la napa freática; se redujo el bombeo de agua subterránea; se mejoró la eficiencia de aplicación del agua gracias al uso de riego tecnificado. Los ahorros en agua para riego alcanzaron los 17.338 m3/año.

o Promoción de la inversión del sector privado: se encontró fuerte evidencia de la propensión a la inversión por parte de los productores y agroindustrias. Las inversiones realizadas han mejorado aspectos productivos (equipamiento de riego, pulverizadoras, herramientas, etc.) y comerciales (plantas de empaque para exportación, inversiones para sostener la cadena de frío).

Sostenibilidad de los proyectos: La sostenibilidad de los proyectos financiados por el PROSAP a nivel nacional es desigual. Por un lado, los proyectos relacionados con la sanidad animal, especialmente el control y vacunación contra la Fiebre Aftosa, ejecutados mediante el SENASA, presentan una sostenibilidad institucional razonable y, en buena medida, financiera y participativa importante, dada la organización de los productores en este campo. Igualmente, en varias ocasiones se ha constatado la alta vulnerabilidad existente y la relativa escasez de recursos financieros para hacer frente a las medidas sanitarias necesarias (ej. emergencia financiada por PROSAP).

La sostenibilidad de los proyectos financiados por el PROSAP a nivel provincial presenta perspectivas diferentes, según la provincia o el tipo de proyecto. En términos generales, puede decirse que, en las provincias con larga tradición de riego organizado, la propensión a la organización de los usuarios y al pago (total o parcial) de los costos del agua, es significativamente mayor que en las provincias que no tienen sistemas de riego públicos y colectivos, organizados por administraciones locales y con alto involucramiento y participación de los usuarios.

En los proyectos o componentes de proyectos de transferencia tecnológica, la sostenibilidad ha sido deficitaria: la propensión al pago de los servicios de asesoría ha sido casi nula. En los proyectos donde el mantenimiento de las obras es primordial para el logro de los beneficios (p.ej. caminos rurales), la propensión a organizarse, participar y hacerse cargo de costos, ha sido mayor que en el promedio.

- Unidad para el Cambio Rural (UCAR)

En el año 2009 el MAGyP creó la Unidad para el Cambio Rural (UCAR) que administra y coordina un conjunto de programas y proyectos para el desarrollo rural sostenible de los pequeños agricultores de todo el país.

Los objetivos de estos Programas y Proyectos cubren amplios perfiles de la explotación agropecuaria, con inversiones destinadas a que la calidad de vida de los productores rurales y sus familias supere condiciones de vulnerabilidad, mediante el aumento de la calidad y la capacidad competitiva de los productos agropecuarios. Entre las temáticas transversales abordadas por los proyectos se destacan las relacionadas con los pueblos indígenas y cuestión de género.

Los programas coordinados y ejecutados por la UCAR tienen una serie de mecanismos que aseguran la participación de los beneficiarios en todos los pasos del proceso de los sub-proyectos (diseño, planificación, programación, ejecución, seguimiento y evaluación). Estas modalidades participativas, sumadas a la intervención activa de los gobiernos provinciales, generan empoderamiento y construyen capacidades en la sociedad civil y las instituciones gubernamentales locales vinculadas a los programas.

En virtud de la estrategia transversal, se desarrollan capacitaciones en todos los niveles de la estructura de ejecución: para técnicos de terreno, miembros de las unidades provinciales y nacionales, y funcionarios. La capacitación de decisores es la línea de acción más reciente, en actual proceso de planificación con los coordinadores provinciales. Las mismas se desarrollarán en el marco del Programa Regional de fortalecimiento institucional de políticas de igualdad de género en la agricultura familiar del MERCOSUR.

Financiación: La UCAR tiene por misión la coordinación de los programas y proyectos cofinanciados total o parcialmente con recursos externos provenientes de Convenios de Préstamo, en la jurisdicción del MAGyP.

La creación de la UCAR permite la centralización de las funciones relacionadas a: planeamiento, negociación, formulación, administración, finanzas, control de gestión, monitoreo y evaluación del conjunto de los Programas y Proyectos sujetos a los Convenios de Préstamo oportunamente asumidos.

Todos los programas y sub-proyectos de la UCAR que involucren o afecten potencialmente a comunidades y/o grupos de pueblos indígenas son sometidos a procesos participativos de consulta previa, libre e informada. Además, existen componentes y/o fondos específicos en varios programas, como el Fondo de Apoyo a las Comunidades Aborígenes de los programas FIDA o el componente de pueblos originarios del futuro Proyecto de Inclusión Socio-Económica en Áreas Rurales.

Resultados alcanzados en la implementación de la Agenda 21: La UCAR creó en su ámbito el Área de Inclusión y Equidad Rural (AIER), que nuclea las temáticas vinculadas con la diversidad social en el medio rural. En su marco se incluye el trabajo con pueblos originarios, juventud rural y género.

En referencia a los jóvenes rurales, desde la UCAR se realizó un proceso participativo a nivel nacional para la definición de una estrategia del Ministerio de Agricultura para la juventud rural, que incluye como problemática importante el desarrollo de actividades productivas ecológicamente sustentables. Esta acción implicó la capacitación y formación de jóvenes y técnicos de todo el país.

Actualmente los programas cuya operatoria se integra en la UCAR están logrando un avance importante en sus resultados mediante acciones conjuntas y coordinadas, que cumpliendo con las políticas fijadas por el MAGyP, intensifican la calidad de los resultados buscados principalmente en el desarrollo sustentable de los productores agropecuarios y forestales más vulnerables a la degradación del medio ambiente y al cambio climático. Los proyectos están orientados hacia la agricultura familiar pobre, siendo objeto de focalización específica jóvenes, mujeres, pueblos indígenas y trabajadores rurales.

- Programas de Cooperación Técnica

Hay una cartera importante de proyectos nacionales en operación, principalmente de cooperación técnica. Los mismos se encuentran orientados hacia a la promoción de mejoras tecnológicas y al fortalecimiento de la seguridad alimentaria de los grupos sociales más vulnerables, así como a la adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático sobre el sector agropecuario. Las fuentes de financiación de los mismos son diversas.

En particular, los proyectos en operación versan sobre las siguientes temáticas:

- Fomento de la acuicultura rural

- Buenas prácticas agrícolas y organización comunitaria para la generación de ingresos, el mejoramiento de la calidad e inocuidad y acceso a mercados de la agricultura familiar

- Plan Estratégico Agroalimentario

- Biomasa energética

- Adaptación al Cambio Climático

- Ordenamiento Territorial Rural

- Investigación pesquera

- Desarrollo Institucional para la Inversión

Asimismo, Argentina participa en diversos proyectos regionales cuyas actividades y objetivos se encuentran relacionados con las metas de la Agenda 21. Las temáticas de los mismos se listan a continuación:

- Manejo forestal sostenible mediante el desarrollo, uso e implementación de los criterios e indicadores

- Manejo sostenible y transferencia tecnológica en acuicultura y pesca continental

- Evaluación de la Degradación de tierras en Zonas Áridas (LADA)

- Apoyo al seguimiento a la Conferencia Internacional sobre Reforma Agraria y Desarrollo Rural

- Calidad e inocuidad de alimentos

- Gestión participativa para el desarrollo sostenible

- Programas específicos de promoción de la agricultura familiar 26

En lo que hace a políticas destinadas al sector agropecuario se destaca la creación de la Secretaría de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar dentro del también recientemente creado Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, a fin de reposicionar a este sector de la producción rural como actor económico clave para el desarrollo sostenible. Merece destacarse también la creación del Programa Nacional de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Pequeña Agricultura Familiar y del Foro Nacional de Agricultura Familiar (FONAF) que persigue el fortalecimiento de las organizaciones de los agricultores nucleados en éste para una mejor implementación de las políticas públicas de desarrollo rural. Asimismo, la institucionalidad del fomento a la producción familiar cuenta con distintos antecedentes, tales como el Programa Social Agropecuario; Minifundio, Cambio Rural, y el Programa ProHuerta.

Resultados alcanzados en la implementación de la Agenda 21: Los programas antes mencionados han facilitado procesos organizativos y cuentan con una vasta experiencia en posicionar la seguridad alimentaria en la agenda pública. Particularmente el Programa ProHuerta, iniciativa conjunta del INTA y del Ministerio de Desarrollo Social, se orienta específicamente a contribuir a la seguridad alimentaria, y en sus 20 años de experiencia ha probado su eficaz inserción en los sectores vulnerables, rurales y urbanos, dando lugar a la novedosa categoría de agricultura urbana.

ANEXO II MINISTERIO DE PLANIFICACIÓN FEDERAL, INVERSIÓN PÚBLICA Y SERVICIOS.

SUBSECRETARIA DE DESARROLLO URBANO Y VIVIENDA.

En materia de desarrollo urbano y vivienda el gobierno de la República Argentina ha desarrollado una política integral de vivienda orientada a lograr que paulatinamente y en forma creciente, tenga vigencia el derecho consagrado en nuestra Constitución Nacional, de que todas las familias argentinas puedan disponer de un lugar que les permita vivir dignamente.

En ese sentido, en correspondencia con los Objetivos del Milenio, se verifica una evolución favorable en relación al régimen de tenencia de las viviendas. En efecto, entre el 2003 y el 2010 han aumentado las condiciones de tenencia regular (propietario de la vivienda y el terreno, inquilino y ocupante en relación de dependencia) y han disminuido las situaciones irregulares (Propietario solo de la vivienda, ocupante gratuito o de hecho).

No obstante, puede afirmarse que pese a los esfuerzos nacionales realizados aún persisten situaciones deficitarias y que la brecha con los países desarrollados respecto a la vivienda y a la pobreza no se ha cerrado, por lo cual se requiere el cumplimiento de los compromisos acordados en cuanto a los medios de implementación, capacitación, transferencia de tecnología y financiamiento. (Acciones implementadas ver Anexo 2)

Introducción.

El modelo de desarrollo sostenible tiene como objetivo definir proyectos viables, reconciliando los aspectos económico, social, ambiental e institucional de las actividades humanas, de manera tal que satisfaga las necesidades de las generaciones actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras, creando como consecuencia la capacidad de mantenimiento de la tendencia al desarrollo.

En relación a la aplicación de este modelo surge la Agenda 21, que da cuenta de un ??proceso (que) marca el comienzo de una nueva asociación mundial para un desarrollo sostenible??. Argentina se encuentra participando activamente en su implementación. En este contexto se está trabajando en la promoción de estrategias que fortalezcan la capacidad de gestión local y promuevan el compromiso y la corresponsabilidad de todos los actores de la sociedad para resolver, no sólo los problemas locales del deterioro ambiental, sino también para identificar nuevas oportunidades de desarrollo desde una perspectiva integral.

Con la intención de perfeccionar las cuestiones planteadas en la Cumbre de Río de 1992 y poder dar una respuesta más realista, los Estados miembros de las Naciones Unidas reafirmaron en la Cumbre del Milenio su compromiso de luchar por un mundo en el que el desarrollo sostenible y la eliminación de la pobreza tuvieran máxima prioridad. Este compromiso se encuentra plasmado en los Objetivos del Milenio de la Declaración del Milenio.

Los Objetivos del Milenio constituyen las metas finales que 189 países, entre ellos Argentina, acordaron alcanzar en el año 2015. El compromiso asumido deberá ser cuantificado, mediante el seguimiento de la evolución y el mejoramiento relativo de los indicadores seleccionados para hacer esta cuantificación, tomando el año 1990 como base de medición.

Los ODM fijados en nuestro país son nueve y tienen metas e indicadores para su seguimiento. En lo que a vivienda y hábitat se refiere, el ODM 8 busca ?Asegurar un medio ambiente sostenible?. Dentro de este Objetivo, los compromisos asumidos se especifican en las siguientes metas específicas:

- Reducir en dos tercios la proporción de la población sin acceso a agua potable.

- Reducir en dos terceras partes la proporción de la población sin acceso a desagües cloacales.

- Haber reducido a la mitad la proporción de hogares residentes en viviendas irrecuperables y en condiciones de tenencia irregular.

En Argentina, la Constitución Nacional, la legislación vigente y los Objetivos del Milenio, constituyen el marco adecuado para afrontar eficientemente la responsabilidad gubernamental dirigida a los ciudadanos y su ambiente, y orientar la definición de políticas públicas desde los distintos Organismos del Estado que promuevan el desarrollo sostenible. Así, se busca recomponer la calidad de vida de los argentinos fuertemente dañadas por las políticas neoliberales de los años ?90, que generaron un fuerte aumento de la desocupación, la caída del ingreso, el incremento de la pobreza y el aumento significativo de la exclusión de diversos sectores de la sociedad; agravando las condiciones sanitarias y produciendo degradación sobre el medio ambiente.

Líneas de acción implementadas.

En concordancia con las metas del milenio precedentemente enunciadas, el Gobierno Nacional Argentino ha impulsado el desarrollo de una política integral de vivienda orientada a lograr que paulatinamente y en forma creciente, tenga vigencia el derecho consagrado en la Constitución Nacional, de que todas las familias argentinas tengan el acceso a una vivienda digna.

El objetivo general de esta política es mejorar el acceso a la vivienda, generando en forma masiva una diversa gama de operatorias que permitan cubrir el amplio espectro de la demanda habitacional, atendiendo con la respuesta adecuada las distintas necesidades habitacionales de los hogares argentinos, desde una perspectiva de mejoramiento del hábitat y de reactivación productiva.

Para alcanzar estos objetivos, se han implementado las siguientes acciones:

- Propiciar el fortalecimiento del Organismo Nacional de Vivienda concentrando en su estructura todos los programas cuyas acciones están referidas al mejoramiento del hábitat a través de la construcción y mejoramiento de la vivienda, la infraestructura y el equipamiento social comunitario, dotándola de los recursos necesarios para desarrollar su gestión.

- Desarrollar el trabajo en horizontal y en forma mancomunada con las diferentes áreas gubernamentales y no gubernamentales, del ámbito nacional, provincial y municipal, que tienen relación directa con el mejoramiento del hábitat, la generación de empleo y la reactivación productiva.

- Buscar el fortalecimiento del Sistema Federal de Vivienda canalizando a través de los Organismos Provinciales de Vivienda, todos los programas implementados e incorporando recursos a través de la integración de recursos nacionales a los del Fondo Nacional de la Vivienda.

Estas líneas de acción fueron diseñadas partiendo de una visión integral de la realidad socio habitacional, a los fines de generar distintas modalidades de intervención: acciones facilitadoras de las acciones del mercado en la producción de viviendas; acciones promotoras que complementen las acciones del mercado; acciones directas en la producción de viviendas.

A continuación se detallan las distintas modalidades de intervención:

1. Acceso a vivienda básica: Programas para la producción de vivienda.

Orientados a dar respuesta al déficit cuantitativo de vivienda, estos Programas buscan atender a los hogares de bajos recursos que necesitan una vivienda, a través de su financiación con recursos presupuestarios nacionales en todas las jurisdicciones del país. En este sentido, están dirigidos a fortalecer el proceso de reactivación económica de la industria de la construcción. En cuanto a los aspectos constructivos de las viviendas, se establece que deberán tener una superficie mínima que variará desde los 55 m2. a los 60m2, según la zona geográfica donde se emplace; y cumplir con los estándares mínimos de calidad en cuanto a materiales constructivos, instalaciones internas y terminación.

Asimismo, los Programas buscan urbanizar las zonas en donde se emplazan las viviendas construidas, de manera que contemplan obras complementarias (pavimento, cordón cuneta, veredas municipales, alumbrado público, tendido de redes de agua, potable, cloaca y electricidad) y obras de nexo, en caso de requerir conexión con redes existentes en zonas próximas. La Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda es el organismo encargado de financiar los Programas, planteándose distintas modalidades de ejecución, a saber: mediante licitación privada, organismos provinciales, y cooperativas.

2. Programas de Mejoramiento habitacional.

Orientados a contribuir a la resolución del déficit habitacional originado en el parque de viviendas que presenta características inadecuadas (déficit cualitativo), tanto en los aspectos constructivos de la vivienda, como en la superficie cubierta en relación con el grupo familiar que la habita y en deficiencias en unidades funcionales y partes comunes de consorcios en general, así como de edificios que hubieran sido construidos con fondos del FONDO NACIONAL DE LA VIVIENDA (FO.NA.VI.).

Estos Programas están destinado, por un lado, a la terminación, ampliación/ refacción de la vivienda de todo grupo familiar que necesita que su actual vivienda sea completada y/o mejorada, que no tengan acceso a las formas convencionales de crédito. Por otro lado, a generar redes de infraestructura en zonas que carecen de las mismas o mejorar las existentes.

3. Programas destinados a Asentamientos irregulares.

Con el objetivo de reducir la cantidad de asentamientos irregulares conforme lo expresado en las metas del milenio, estos programas tienden a mejorar la calidad de vida y contribuir a la inclusión urbana y social de los hogares de los segmentos más pobres de la población residentes en villas y asentamientos irregulares.

A través de la formulación y ejecución de proyectos barriales integrales, se proponen mejorar de manera sustentable el hábitat de esta población.

Estos proyectos integrales barriales tienen como objeto consolidar a la población beneficiaria en el lugar que habitan, brindando acceso a la propiedad de la tierra, contribuyendo en la provisión de obras de infraestructura urbana, equipamiento comunitario y saneamiento ambiental, y promoviendo el fortalecimiento de su capital humano y social.

Las acciones de estos programas forman parte de la estrategia pública nacional de la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, que busca disminuir los niveles de pobreza, reducir el nivel de hacinamiento y de riesgo ambiental y mejorar las condiciones sanitarias generales de la población.

Evaluación del Progreso Actual. Impacto en la situación habitacional de los hogares.

El impacto de las acciones que el Gobierno Nacional ha desarrollada a través de todos los Programas hasta ahora implementados es posible visualizarlo en el siguiente cuadro, en el cual se consigna el total de viviendas que fueron construidas o mejoradas o están actualmente en ejecución.

Viviendas Mejoramientos
En ejecución 117.979 118.424
Terminadas 310.865 254.996
Total 428.844 373.420

De acuerdo con esta información unas 802.264 familias han mejorado o están en vías de mejorar su situación habitacional a través del acceso a una nueva vivienda o el mejoramiento de la que actualmente habitan.

Recientemente, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) ha publicado algunos datos de vivienda relevados por el Censo 2010. A continuación se presenta un análisis comparativo de la información publicada de los censos 2001-2010, que da cuenta de la evolución de la situación habitacional de las familias.

Si se analiza la calidad de los materiales con las que están construidas las viviendas se constata que ha aumentado la proporción de viviendas que tienen una calidad satisfactoria o recuperable (categorías I, II y III) y ha disminuido la correspondiente a las viviendas irrecuperables (categoría IV).

Hogares según Calidad material de la Vivienda. Años 2003-2010

Calidad material de la vivienda (1)
Año
2001 2010
Categoría I (1) Absoluto 6.034.101 7.493.755
% 59,9 61,6
Categoría II Absoluto 2.014.725 2.697.945
% 20,0 22,2
Categoría III Absoluto 1.430.455 1.465.274
% 14,2 12,0
Categoría IV Absoluto 594.344 514.701
% 5,9 4,2
Total Absoluto 10.073.625 12.171.675
% 100 100

Fuente: elaboración de la Dirección de Políticas Habitacionales sobre Censo 2001 y 2010, INDEC, www.indec.gov.ar

(1) Categorías:

I: Viviendas de calidad satisfactoria

II y III: Viviendas recuperables

IV: Viviendas irrecuperables

Esta mejora también se constata si se considera las condiciones sanitarias de las viviendas: instalación y procedencia de agua, tipo de desagüe y tenencia de instalación de baño.

Hogares según condición de acceso al agua. Año 2001-2010

Condición de acceso al agua (1)
Año
2001 2010
Con instalación de agua Absoluto 9.741.195 11.903.492
% 96,7 97,8
Sin instalación de agua Absoluto 332.430 268.183
% 3,3 2,1
Total Absoluto 10.073.625 12.171.675
% 100 100

Fuente: elaboración de la Dirección de Políticas Habitacionales sobre Censo 2001 y 2010, INDEC, www.indec.gov.ar

(1) Categorías:

Con instalación de agua: provisión de agua por cañería dentro de la vivienda o dentro del terreno

Sin instalación de agua: provisión de agua fuera del terreno

Hogares según procedencia del agua. Año 2001-2010

Procedencia del agua
Año
2001 2010
Red pública (aqua corriente) Absoluto 8.089.121 10.215.583
% 80,3 83,9
Preforación con bomba a motor Absoluto 1.148.393 1.417.959
% 11,4 11,7
Preforación con bomba a manual Absoluto 120.884 85.665
% 1,2 0,7
Otras fuentes Absoluto 715.227 452.465
% 7,1 3,7
Total Absoluto 10.073.625 12.171.675
% 100 100

Fuente: elaboración de la Dirección de Políticas Habitacionales sobre sobre Censo 2001 y 2010, INDEC, www.indec.gov.ar

Hogares según Servicio sanitario: tipo de desagüe. Año 2001-2010

Tipo de desagüe
Año
2001 2010
Desagüe a cloaca Absoluto 4.754.438 6.473.3354
% 47,2 53,2
Desagüe a pozo ciego con cámara séptica Absoluto 2.447.126 2.992.460
% 24,3 24,6
Sin Servicio Sanitario Absoluto 2.872.061 2.705.861
% 28,5 22,
Total Absoluto 10.073.625 12.171.675
% 100 100

Fuente: elaboración de la Dirección de Políticas Habitacionales sobre Censo 2001 y 2010, INDEC, www.indec.gov.ar

Hogares según descarga de agua de instalación de baño. Año 2001-2010

Instalación de baño
Año
2001 2010
Inodoro con botón, cadena o mochila Absoluto 8.374.827 10.627.064
% 83,1 87,3
Inodoro sin botón, cadena o mochila/no tiene baño Absoluto 1.698.798 1.544.611
% 16,9 12,7
Total Absoluto 10.073.625 12.171.675
% 100 100

Fuente: elaboración de la Dirección de Políticas Habitacionales sobre Censo 2001 y 2010, INDEC, www.indec.gov.ar

Se ha utilizado la información proporcionada por la Encuesta Permanente de Hogares, comparando las bases de datos de las ondas correspondientes a los años 2003 y 2010.

En este sentido, se verifica una evolución favorable en relación al régimen de tenencia de las viviendas. En efecto, entre el 2003 y el 2010 han aumentado las condiciones de tenencia regular (propietario de la vivienda y el terreno, inquilino y ocupante en relación de dependencia) y han disminuido las situaciones irregulares (Propietario solo de la vivienda, ocupante gratuito o de hecho).

Hogares según situación y régimen de tenencia. Año 2003-2010

Situación de tenencia Régimen de tenencia
Año 2003
% Tipo régimen tenencia % Tipo situación de tenencia
Año 2010
% Tipo régimen tenencia % Tipo situación de tenencia
Tenencia Regular Propietario de la vivienda y el terreno 68,3 86,8 65,1 87,9
Inquilino o arrendatario de la vivienda 18,1 22,3
Ocupante con relación de dependencia 1,0 0,9
Tenencia Irregular Propietario de la vivienda solamente 4,2 12,5 4,1 11,7
Ocupante gratuito 6,6 6,3
Otra situación 1,7 1,3
No corresponde 0,8 0,4
Total situación de tenen 100 100 100 100
Total hogares 6.876.109 7.766.802

Fuente: elaboración de la Dirección de Políticas Habitacionales sobre base de microdatos de la EPH 2003-2010, INDEC, www.indec.gov.ar

En síntesis, puede afirmarse que si bien persisten aún situaciones deficitarias el gobierno de la República Argentina ha desarrollado una política integral de vivienda orientada a lograr que paulatinamente y en forma creciente, tenga vigencia el derecho consagrado en nuestra Constitución Nacional, de que todas las familias argentinas puedan disponer de un lugar que les permita vivir dignamente

ANEXO III

JEFATURA DE GABINETE DE MINISTROS.

SECRETARIA DE AMBIENTE Y DESARROLLO SUSTENTABLE DE LA NACION.

1. Avances desde Río 92 en la región. MERCOSUR.

La Argentina integra el MERCOSUR, como Estado Parte, desde su conformación en el año 1991 hasta nuestros días.

Al año de constituirse el bloque, fue creada la Reunión Especializada de Medio Ambiente, dependiente del Grupo Mercado Común (GMC). Uno de sus principales resultados fue la aprobación de las ?Directrices Básicas de Política Ambiental?. LA Republica Argentina las incorporo a su ordenamiento jurídico nacional.

En 1995 las autoridades ambientales de los Estados Partes, solicitaron al Grupo de Mercado Común (GMC) que se elevara el rango institucional de la Reunión de Especialista en Medio Ambiente a Subgrupo de Trabajo (SGT), creándose por Res. GMC N° 20/95, el Subgrupo de Trabajo N°6, Medio Ambiente. Actualmente este foro técnico es quien centraliza el tratamiento de los aspectos ambientales dentro del MERCOSUR. La Republica Argentina integra dicho Subgrupo a través de la Coordinación Nacional del SGT N°6, dependiente de la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Jefatura de Gabinete de Ministros.

En el año 2003, se creó la Reunión de Ministros de Medio Ambiente del MERCOSUR, como foro político, dependiente del Consejo de Mercado Común (CMC). La Republica Argentina se encuentra representada en dicho foro político por la máxima autoridad ambiental nacional.

En el año 2002 se aprueba el primer instrumento jurídico ambiental, el ?Acuerdo Marco sobre Medio Ambiente?, el cual entro en vigor en el MERCOSUR, en el año 2004, una vez que se depositaron los cuatro instrumentos de ratificación de los Estados Parte. Este fue incorporado al ordenamiento jurídico de la Republica Argentina mediante Ley N° 25841, Publicada en el Boletín Oficial el 15/01/2004. El objetivo principal de dicho instrumento es avanzar en la construcción del desarrollo sustentable, mediante la articulación de las dimensiones económicas, sociales y ambientales, contribuyendo a una mejor calidad de vida de la población de los Estados Parte.

Posteriormente, la Agenda de Trabajo del SGT N° 6 y de la Reunión de Ministros de Medio Ambiente, fue desarrollada tomando en consideración los lineamientos del Plan de Implementación del Acuerdo Marco sobre Medio Ambiente del MERCOSUR, acordado en el ámbito del SGT N°6.

En ese contexto citado, los Estados Parte del MERCOSUR aprobaron un conjunto de normas ambientales. A continuación se enuncian las normas que la Republica Argentina incorporo a su ordenamiento jurídico nacional:

a)?Protocolo Adicional al Acuerdo Marco sobre Medio Ambiente del MERCOSUR en Materia de Cooperación y Asistencia ante Emergencias Ambientales?, aprobado por el Consejo Mercado Común, mediante DEC. N° 14/04. Este fue incorporado al ordenamiento jurídico de la Republica Argentina mediante el depósito del instrumento de ratificación en la ciudad de Asunción del Paraguay el 18 de diciembre de 2007.

Los principales objetivos de este instrumento son: Los Estados Partes, se prestarán cooperación recíproca y asistencia cuando se produzca una emergencia que tenga consecuencias efectivas o potenciales en el medio ambiente o en la población de su propio territorio o de otro Estado Parte, conforme con las disposiciones generales y particulares del presente Protocolo.

b) Posteriormente, tomando también como base el Acuerdo Marco de Medio Ambiente, el SGT N°6, acordó el Proyecto de ?Política de Promoción y Cooperación en Producción y Consumo Sustentable en el MERCOSUR?. Este fue aprobado por el Consejo Mercado Común (CMC) mediante DEC. N°.26/07. El instrumento fue internalizado por la República Argentina mediante Decreto N° 1289/2010 del Poder Ejecutivo Nacional. La SAyDS es la Autoridad de Aplicación de dicha norma y tiene la responsabilidad de coordinar su implementación con los restantes organismos competentes del Estado Nacional.

Este instrumento tiene como principal objetivo promover en forma coordinada entre los Estados Parte iniciativas para la mejora del desempeño ambiental y la eficiencia en los procesos productivos, y cooperarán en la adopción de prácticas de producción y consumo sustentables buscando aumentar la competitividad y reducir los riesgos para la salud humana y el ambiente.

c) ?Estrategia de Biodiversidad del MERCOSUR?. Aprobado por Acuerdo de Ministros de Medio Ambiente del MERCOSUR en el año 2006. Cabe resaltar que se trata de un instrumento en donde los órganos decisorios (CMC), solo tomaron nota del mismo y por tanto no integra la normativa MERCOSUR. Aún así la Republica Argentina, tomando en cuenta este instrumento ha dado inicio a la identificación y elaboración de lineamientos comunes para su adecuación al proceso de revisión de la Estrategia Nacional.

d) ?Estrategia MERCOSUR de Lucha contra la Desertificación, la Degradación de la Tierra y los efectos de la Sequía?. Aprobado por Acuerdo de los Ministros de Medio Ambiente del MERCOSUR en el año 2007. Cabe para este Acuerdo las mismas consideraciones que el anterior. En el marco de dicha Estrategia, la Republica Argentina viene implementándola y complementándola con dos proyectos de Cooperacion Técnica Internacional (Programa Econormas MERCOSUR/UE, Componente B- Ambiental - área de trabajo 1 y Programa de Acción Subregional del Gran Chaco Americano elaborado, presentado y aprobado por las autoridades del GEF, un Proyecto GEF de Gran Tamaño: ?Manejo Sostenible de Bosques en el ecosistema transfronterizo del Gran Chaco Americano?).

En el marco de la cooperación prevista para el MERCOSUR, se han desarrollado los siguientes proyectos:

Desde el año 2000 hasta el 2007 se desarrolló el primer proyecto de cooperación: Proyecto Competitividad y Medio Ambiente (CyMA), ?Fomento de Gestión Ambiental y Producción más Limpia en Pequeñas y Medianas Empresas". Fue la primera experiencia en el MERCOSUR, en materia de cooperación ambiental.

Realizado con financiamiento del gobierno alemán, a través de la agencia de cooperación GTZ. El objetivo fue la promoción de estrategias comunes entre los países del MERCOSUR, para impulsar la Gestión Ambiental y Producción más Limpia orientada a las pequeñas y medianas empresas, quienes motorizan las economías. Mediante este proyecto la Republica Argentina, a través de su Coordinación Nacional del SGT 6, fortaleció la articulación institucional con actores clave como la Secretaria de Industria y la SEPyME, acordándose el desarrollarlo de actividades conjuntas que facilitaron la complementación de los aspectos ambientales y de ecoeficiencia con los productivos. (?Complementación Programas de Foros de Competitividad del MERCOSUR con Directrices de Gestión Ambiental y Producción más Limpia?, incorporación de criterios de ecoeficiencia en el ?Concurso MERCOSUR de Diseño e Integración Productiva en Muebles?, etc. donde la SAyDS, a través de la Coordinación Nacional del SGT 6 participo en dichos concursos.

El Acuerdo Marco de Medio Ambiente del MERCOSUR (AMMAM), prevé dentro del área temática Calidad de Vida y Planeamiento Ambiental sub áreas, entre ellas se encuentra Gestión Ambiental de Sustancias y Productos Químicos Peligrosos. Los Estados Parte acordaron desarrollar pautas de trabajo para su implementación. En el año 2004, el Grupo ad hoc de Gestión Ambiental de Sustancias y Productos Químicos Peligrosos inició la elaboración de un Plan Estratégico de Gestión Ambiental de Sustancias y Productos Químicos en el MERCOSUR; el SGT N° 6 lo aprobó en el año 2006. El Plan fue readecuado por el SGT N° 6 en el 2008.

Respecto de la temática de Sustancias y Productos Peligrosos la SAyDS, a través de la Coordinación Nacional del SGT 6, esta avanzando en la implementación del Sistema Globalmente Armonizado de Clasificación y Etiquetado de Productos Químicos (SGA/ GHS), en el marco de la cooperación MERCOSUR/ Unión Europea (UE), mediante el Programa de Econormas Mercosur que contempla, en su componente ambiental, cuya área de trabajo 3 prevé prestar asistencia para tal fin. 

En la actualidad este Grupo ad hoc, en conjunto con el SGT N° 11- Salud y la Comisión Intergubernamental de Salud Ambiental del Trabajador (CISAT), dependiente de la Reunión de Ministros de Salud del MERCOSUR, se encuentra en la fase final de ejecución del proyecto de cooperación financiado por la OPS/OMS en el tema de la elaboración de perfiles nacionales referido a mercurio.

Al año 2011, las Coordinaciones Nacionales de los Estados Parte, acordaron la elaboración de informes nacionales sobre ?Estado del Arte en Materia de Calidad del Aire? y un ?Inventario de Sitios Contaminados?. La Republica Argentina, a través de la SAyDS presento dichos informes.

En el marco del ?Programa ECONORMAS - MERCOSUR - Apoyo a la profundización del proceso de integración económica y desarrollo sustentable del MERCOSUR? - (Cooperación MERCOSUR - UNIÓN EUROPEA) (2009-2014) se ha incorporado un capítulo ambiental, cuya ejecución le corresponde al SGT N° 6, Medio Ambiente , MERCOSUR. Consta de tres líneas de acción:

1. La promoción de la producción y consumo sustentables (PCS).

2. La lucha contra la desertificación y los efectos de la sequía (DyS).

3. Avances para la implementación del Sistema Globalmente Armonizado de Clasificación y Etiquetado de Productos Químicos (SGA) y creación de capacidades analíticas regionales.

En la actualidad, la Republica Argentina, a través de la Coordinación Nacional del SGT 6, dependiente de la SAyDS, participa en la elaboración y adecuación de los Términos de Referencia (TdR) para los contratos que corresponden a la etapa 2011-2012 del proyecto, en base a los requerimientos nacionales. Para una información más amplia puede consultarse su página web.:

http://www.ambiente.gob.ar/

El segundo proyecto de Cooperación Técnica que se acaba de iniciar en septiembre de 2011, es el ?Proyecto de Sistema de Información Ambiental del Mercosur?. Este es parte del Acuerdo de Cooperación entre el MERCOSUR y la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo. El proyecto tendrá una duración de 2 años. La ejecución técnica del mismo esta a cargo de la Republica Argentina, a través de la Coordinación Nacional del SGT 6, de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la JGM. La ejecución administrativa-financiera esta a cargo de la Corporación Nacional del Desarrollo de Uruguay, y el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente del Uruguay. A través de distintos tipos de aplicaciones, el sistema permitirá el acceso a la información: recopilar y asociar la normativa ambiental correspondiente a los Estados Partes, según áreas y temáticas; gestor de eventos, biblioteca, infoteca, un sitio para los proyectos en ejecución y los finalizados, información georeferenciada, videoconferencia, etc.

Para una mayor información, de todas las actividades que se desarrollan en el ámbito del SGT N° 6, Medio Ambiente, MERCOSUR y de la Reunión de Ministros de Medio Ambiente, visitar la pagana: http://www.ambiente.gob.ar/?idseccion=31

1.1 Avances a nivel nacional.

1.1.1 Marco Constitucional

La primera década desde Río 92 a Río +10 se caracteriza por una serie de cambios en la institucionalidad del tema ambiental en la República Argentina, uno de esos cambios por demás trascendentes es la incorporación del tema en la reforma constitucional del año 1994. El Art. 41 de dicha Constitución establece:

?(?) Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley.

Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales.

Corresponde a la Nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquéllas alteren las jurisdicciones locales. Se prohíbe el ingreso al territorio nacional de residuos actual o potencialmente peligrosos, y de los radiactivos (?)?.

En el Art. 42 se incluye además otros aspectos relacionados con la temática: ?(?) Los consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho, en la relación de consumo, a la protección de su salud, seguridad e intereses económicos; a una información adecuada y veraz; a la libertad de elección, y a condiciones de trato equitativo y digno (?)?.

Por su parte en el Art. 43 de la misma se consagra el amparo:

?(?) Toda persona puede interponer acción expedita y rápida de amparo, siempre que no exista otro medio judicial más idóneo, contra todo acto u omisión de autoridades públicas o de particulares, que en forma actual o inminente lesione, restrinja, altere o amenace, con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, derechos y garantías reconocidos por esta Constitución, un tratado o una ley. En el caso, el juez podrá declarar la inconstitucionalidad de la norma en que se funde el acto u omisión lesiva. Podrán interponer esta acción contra cualquier forma de discriminación y en lo relativo a los derechos que protegen al ambiente, a la competencia, al usuario y al consumidor, así como a los derechos de incidencia colectiva en general, el afectado, el defensor del pueblo y las asociaciones que propendan a esos fines, registradas conforme a la ley, la que determinará los requisitos y formas de su organización (?)?.

En el marco constitucional es imprescindible tener en cuenta el Art. 124, en cuanto establece:

?Las provincias podrán crear regiones para el desarrollo económico y social y establecer órganos con facultades para el cumplimiento de sus fines, y podrán también celebrar convenios internacionales en tanto no sean incompatibles con la política exterior de la Nación y no afecten las facultades delegadas al Gobierno federal o el crédito público de la Nación; con conocimiento del Congreso Nacional. La ciudad de Buenos Aires tendrá el régimen que se establezca a tal efecto. Corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio?.

La reforma de 1994 también ha sido trascendente en el reconocimiento de la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas (Art. 75 inc. 17) y en tal sentido encomienda al Congreso de la Nación asegurar la participación de los pueblos originarios en la gestión referida a sus recursos naturales y a los demás intereses que los afecten.

Asimismo, la República Argentina ha ratificado los siguientes tratados:

- Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (aprobada por Ley 24.295)

- Protocolo de Kyoto (aprobado por Ley 25.438)

- Convención de las Naciones Unidas sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural (aprobada por Ley 21.836)

- Protocolo de Montreal relativo a las Sustancias que Agotan la Capa de Ozono (aprobado por Ley 25.389)

- Acuerdo Marco sobre Medio Ambiente del MERCOSUR (aprobado por Ley 25.841)

- Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación y la Sequía (aprobada por Ley 24.701)

- Convención de Basilea (aprobado por Ley 23.922)

- Convención de las Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica (aprobada por Ley 24.375)

- Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente (aprobado por Ley 24.216)

- Convención sobre Humedales de Importancia Internacional (aprobada por Ley 23.919)

- Convenio de Viena para protección de la Capa de Ozono (aprobado por Ley 23.724)

1.1.2 Normas de presupuestos mínimos de protección ambiental

Asimismo, el Congreso Nacional elaboró diversas normativas referidas al ambiente de las cuales se ha seleccionado las de presupuestos mínimos por su importancia desde el orden jurídico:

- Ley Nº 25.675. Ley General del Ambiente. Sancionada 6 de noviembre de 2002. BO 28/11/2002: Ley marco que regula los alcances de presupuestos mínimos. Provee un marco de referencia para la interpretación y aplicación de las leyes de presupuestos mínimos sectoriales. Establece los objetivos, principios e instrumentos de la política y la gestión ambiental, que deberán ser integrados en las previsiones de carácter ambiental por los distintos niveles de gobierno a través de todas sus decisiones y actividades, asegurando y afianzando su cumplimiento.

- Por otra parte, regula el daño ambiental de incidencia colectiva en consonancia con lo previsto por la Carta Magna. Establece la obligatoriedad de contratar garantías financieras para aquellas actividades riesgosas para el ambiente, crea el Fondo de Compensación Ambiental destinado a garantizar la prevención y mitigación del daño ambiental. " Establece en su primera parte (Artículos 1 a 7) las políticas, objetivos y principios ambientales que son plenamente operativos y no necesitan reglamentación.

- A su vez, la Ley dispone cuáles deben ser los instrumentos o herramientas de gestión fundamentales para desarrollar la política ambiental nacional. Ellos son (Artículo 8): el Ordenamiento Ambiental del Territorio (Artículos 9 y 10); la Evaluación del Impacto Ambiental (Artículos 11, 12, 13 y 21); el Sistema de control sobre el desarrollo de las actividades antrópicas; la Educación Ambiental (Artículos 14 y 15); la Información Ambiental (Artículos 16, 17 y 18) y el Régimen Económico de Promoción del Desarrollo Sustentable.

- Ley Nº 25.612 B.O. 29/07/2002. Gestión Integral de Residuos Industriales y de Actividades de Servicios.

- Ley Nº 25.670 B.O. 19/11/ 2002. Gestión y Eliminación de PCBs.

- Ley Nº 25.688 B.O. 03/01/2003 Régimen de Gestión Ambiental de Aguas.

- Ley Nº 25.831 B.O. 07/01/2004 Régimen de Libre Acceso a la Información Pública Ambiental.

Se entiende por presupuesto mínimo al umbral básico de protección ambiental que corresponde dictar a la Nación y que rige en forma uniforme en todo el territorio nacional como piso inderogable que garantiza a todo habitante una protección ambiental mínima más allá del sitio en que se encuentre.

- Ley Nº 25.916 B.O. 07/09/2004 Gestión Integral de Residuos Domiciliarios.

- Ley Nº 26.331 B.O. 26/12/2007 Protección Ambiental de los Bosques Nativos.

- Ley Nº 26.562 B.O. 16/12/2009. Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para control de actividades de quema en todo el territorio nacional.

- Ley Nº 26.639. B.O. 28/10/2010. Régimen de Presupuestos Mínimos para la Preservación de los Glaciares y del Ambiente Periglacial.

1.1.3 Otra Normativa Nacional

Dado que el dominio originario de los recursos naturales corresponde a cada provincia en el ámbito de su territorio, de acuerdo a lo establecido en la Constitución Nacional, la totalidad de las provincias argentinas cuentan con leyes referidas al ambiente y han incorporado a sus constituciones provinciales la temática.

1.1.4 Creación del Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA)

El 31 de agosto de 1990, en la ciudad de la Rioja se crea el COFEMA, un organismo con personería jurídica de derecho público que coordine la elaboración de la política ambiental entre los Estados Miembros.

No es un dato menor que la iniciativa la hayan tomado los estados provinciales, a partir de la visión de posicionar a los asuntos ambientales en la agenda política del país y que apreciaban que la desigual evolución de la políticas ambientales locales o regionales, las asimetrías legales y la propia exigencia de los tiempos instalaban al ambiente como un tema trascendente.

El Federalismo Ambiental debe ser entendido como un sistema en el que se articulan conjuntamente las provincias y el Gobierno Nacional. El Consejo Federal de Medio Ambiente es el ámbito institucional de encuentro federal, a los fines de abordar los problemas y las soluciones del ambiente en la totalidad del territorio nacional teniendo en consideración las escalas locales, provinciales, regionales, nacionales e internacionales.

La consolidación del COFEMA surge del nuevo significado de la relación nación/provincias, colocándolo no sólo como centro de coordinación y concertación, como lo estipula la Ley General del Ambiente, sino además definiendo las prioridades comunes de acción en materia ambiental en base a acuerdos mínimos, el consenso de políticas, metas y resultados esperados, tanto en lo preventivo como lo correctivo, así como también la asignación de los recursos correspondientes.

La participación Publico-Privada para el logro de los objetivos de la Sustentabilidad

En la década del ´90 comienzan a producirse interesantes cambios en las dinámicas normativas en la mayor parte de los países, y ello sin duda se debió al proceso iniciado a efectos de la Cumbre de Rio del año 1992. Por ejemplo, en 1991 USA aprueba la Ley de Aire Limpio (Clean Air Act) resistida por años por el Senado, pero justamente las expectativas, y presión política, de Rio 92 fueron más fuerte que ello.

El sector empresarial, tomo la decisión de estar presente en esta nueva mesa de discusión/negociación, puesto que el costo de no estar podría ser demasiado alto. Luego de algunas discusiones que giraban en torno a la ?permanencia o no de este tema en las agendas?, Stephan Schmidheiny y sus seguidores, deciden crear en 1991 el Consejo Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD, por sus siglas en inglés) y asistir a la Cumbre de Rio 92. Esta organización empresaria se concibe con un objetivo específico de sustentabilidad como respuesta a la necesidad de producir de un modo diferente, que contemple no solo los aspectos económicos sino también los sociales y ambientales.

La Cumbre de Rio 1992 recibe del sector privado un claro mensaje ?ser parte de la solución?. La influencia del sector empresarial en aquel momento permitió que hoy haya quedado conceptualmente acuñada la necesidad y ?posibilidad? de compatibilizar la producción de bienes y servicios con el cuidado ambiental. La publicación Changing Course (Cambiando el Rumbo) presentada como la primera publicación del WBCSD en la mencionada Cumbre, fue una clara recomendación respecto de esta nueva forma de gestionar los negocios.

Específicamente en Rio 92 se suscriben una serie de documentos que darían andamiaje a todo el desarrollo de la sustentabilidad. En primer término es firmada la Declaración de Río en la cual se plasman los 27 principios (Principios de Rio) que -junto con los de Estocolmo- son base de la normativa internacional. Entre ellos, el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas (sustento del Convenio de Cambio Climático) y el principio precautorio.

Transcurrida la cumbre, el WBCSD desarrolla el concepto de ECOEFICIENCIA, que se refiere a producir más con menos: dar un mayor valor usando menos recursos, minimizando el impacto ambiental de las actividades productivas al tiempo que reducen sus costos; ello como estrategia administrativa que combina el desempeño económico y el ambiental.

En el ámbito de la SAyDS se crea el Consejo Consultivo Honorario de la Ley 24.051 formado por diferentes representantes del sector académico gubernamental y empresario.

La agenda empresarial siguió avanzando en el desarrollo de herramientas de gestión de gran utilidad para el mundo empresarial, tales como Ecoeficiencia y Producción Limpia. Además en este período se fomenta la implementación de Sistemas de Gestión en materia ambiental.

De hecho, fue el mismo WBCSD y sus capítulos quienes proponen a ISO la estandarización de lo que hasta ese momento se conocía de manera dispersa sobre sistemas de gestión ambiental, a través del proceso de desarrollo de la hoy ya famosa ISO 14.001. La primera certificación local de la norma fue promovida por el CEADS a una de sus empresas miembro (Arcor).

La implementación de los sistemas de gestión ambiental en una empresa redunda en numerosos beneficios para la misma y para la sociedad en su conjunto. En nuestro país el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) efectúa un minucioso relevamiento de las certificaciones ISO 14001 que se realizan. El citado Instituto informaba que al 28/02/2009 se habían otorgado 776 certificaciones.

1.2 Desde Río + 10 hasta la fecha

1.2.1 Biodiversidad

Marco normativo para la implementación del objetivo del CDB sobre Acceso a los Recursos Genéticos (Artículos 15, 16,17, 18 y 19)

Establecimiento del Régimen sobre Acceso a los Recursos Genéticos y distribución justa y equitativa de los beneficios: La Resolución Nº 226/2010, regula el acceso a los recursos genéticos proveniente de la biodiversidad.

Además se crea un Registro de Acceso a los Recursos Genéticos en el que se incorporarán las solicitudes tramitadas sobre acceso, exportación o importación de material genético.

Se ha planteado en el marco del SGT6 del MERCOSUR la posibilidad de trabajar de manera regional en la implementación de éste objetivo del Convenio.

Identificación y seguimiento sobre los componentes de la Biodiversidad (Articulo 7 del Convenio sobre Diversidad Biológica)

Actualización de los Índices de Clasificación de las Especies de Aves Autóctonas (Resolución SAyDS Nº 348/2010)

Programa Nacional de Gestión de la Flora

- Lista Roja Preliminar de las Plantas endémicas de la República Argentina (Resolución SAyDS Nº 084/2010)

- Regulación de la exportación e importación de ejemplares, productos, subproductos y derivados de la Flora Silvestre (Resolución SAyDS Nº 1766/2007).

- Control y fiscalización de las importaciones, exportaciones y reexportaciones de la flora silvestre.

- Registro de viveros.

- Realización de análisis técnico y elaboración de modificaciones a los Ante proyectos de ley relativos a la flora autóctona.

Biodiversidad acuática continental - Los humedales de la República Argentina

La gran extensión de nuestro país y su variación latitudinal y altitudinal determinan la existencia de una gran diversidad y abundancia de humedales. Argentina posee actualmente 20 sitios Ramsar de los cuales 10 se han designado entre 2002 y 2011:

En el 2002 las Lagunas y Esteros del Iberá en la provincia de Corrientes y Bañados del Río Dulce y Laguna de Mar Chiquita en la provincia de Córdoba, en el 2003 el Refugio Provincial Laguna Brava en la provincia de La Rioja, en el 2004 Humedales Chaco en la provincia del Chaco, en el 2005 la Reserva Costanera Sur en la Ciudad de Buenos Aires y en el 2006 el Parque Provincial El Tromen en la Provincia de Neuquén. En el año 2007 se amplió el sitio Lagunas de Guanacache pasando a denominarse Lagunas de Guanacache, Desaguadero y Del Bebedero, incluyendo 962.370 ha. de las provincias de Mendoza, San Juan, San Luis y del PN Sierra de Las Quijadas -dependiente de la Administración de Parques Nacionales. En el 2008 se agregó el sitio Ramsar Reserva Natural Otamendi de la provincia de Buenos Aires con 3.000 hectáreas, área también dependiente de la Administración de Parques Nacionales y el Humedal Laguna Melincué de la Provincia de Santa Fe. En el año 2009 se incluyó en la Lista el sitio Lagunas Puneñas y Altoandinas de Catamarca, el día 2 de febrero, y el sitio Glaciar Vinciguerra y Turberas asociadas de Tierra del Fuego, el 16 de septiembre y por último el Palmar Yatay, de la provincia de Entre Ríos, el 5 de junio de 2011.

Inventario y diagnóstico de humedales

Se han promovido acciones y se continúa avanzando en la elaboración del inventario de humedales en colaboración con diversas instituciones académicas a través del Proyecto PNUD/ARG/10/003 Ordenamiento Pesquero y Conservación de la Biodiversidad en los Humedales Fluviales en los Ríos Paraná y Paraguay, República Argentina.

Proyectos sobre conservación y uso racional de humedales

La Argentina ha recibido financiación por parte de la iniciativa Humedales para el Futuro (que se canaliza a través de la Convención de Ramsar) para llevar adelante unos sesenta proyectos presentados desde el año 1997 hasta el 2009 por distintas organizaciones gubernamentales y no gubernamentales totalizando más de 600.000 dólares estadounidenses.

Cooperación regional

Argentina, Brasil y Paraguay están desarrollando el proyecto ?Establecimiento de un programa de cooperación para el manejo sostenible de las pesquerías fluviales en los tramos limítrofes de los ríos Paraná y Paraguay? PROYECTO PIRAGUAZÚ. El Proyecto Piraguazú se funda en el mejoramiento de los regímenes de intercambio. de datos y de generación de información biológica, económica y social de las pesquerías artesanales, deportivas y de subsistencia que se desarrollan en el área de aplicación del Proyecto.

El proyecto tendrá como efecto contribuir a la seguridad alimentaria y a la superación de la pobreza de las poblaciones ribereñas de los Ríos Paraná y Paraguay, mediante el mejoramiento en el manejo de las pesquerías de los tramos fronterizos de esos ríos, asegurando la sostenibilidad de esas pesquerías, y la optimización de su utilización artesanal, deportiva y de subsistencia. Su resultado se traduce en la generación de información suficiente y validada para sostener un programa de cooperación pesquera entre los países ribereños de los ríos Paraguay y Paraná, referida a la gestión de los tramos fronterizos de dichos ríos.

Argentina participa en dos iniciativas regionales aprobadas por la Convención de Ramsar

- Estrategia Regional de Conservación y Uso Sostenible de los Humedales Altoandinos

- Estrategia de Conservación y Uso Sustentable de los Humedales Fluviales de la Cuenca del Plata

Proyecto Arg 10/003. Ordenamiento Pesquero y Conservación de la Biodiversidad de los Humedales Fluviales, ríos Paraná y Paraguay, Argentina.

Su objetivo es el desarrollo de un marco fortalecido de gestión y ordenamiento pesquero a lo largo de las provincias, que permita una protección efectiva de las pesquerías continentales y la biodiversidad de los humedales fluviales de los ríos Paraná y Paraguay en Argentina. Fecha de inicio: julio 2010. Duración prevista: 4 años.

Biodiversidad acuática - el ecosistema costero marino

A fin de asegurar la conservación y manejo sustentable de especies marinas que son predadores tope se elaboraron los planes: Plan Nacional para reducir la interacción de aves con pesquerías y el Plan de Acción Nacional para la conservación y el manejo de condrictios (tiburones, rayas y quimeras) en la República Argentina. Estos planes fueron elaborados en forma conjunta entre la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable y la Subsecretaria de Pesca y Acuicultura y aprobados por el Consejo Federal Pesquero.

1.2.2 Áreas protegidas

Proyecto ?Corredores Rurales y Conservación de la Biodiversidad?

El objetivo es asegurar las condiciones para una gestión integrada y sustentable del Sistema, que exprese la acción mancomunada y continua de las diversas unidades regionales, contemplando el fortalecimiento de las capacidades provinciales de manera que redunde en un manejo más efectivo de las áreas protegidas.

El 23 de marzo de 2003, en la Ciudad de Buenos Aires, se establece un Convenio de Cooperación, entre la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, la Administración de Parques Nacionales y el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA), con el objeto de crear el Sistema Federal de Áreas Protegidas - SIFAP, tendiente a integrar a las zonas de ecosistemas continentales (terrestres o acuáticos) o costeros/marinos, con límites definidos y bajo algún tipo de protección legal, nacional o provincial, respecto de la conservación del ecosistema, que las autoridades competentes de las diferentes jurisdicciones inscriban voluntariamente en el mismo, sin que ello, de modo alguno, signifique una afectación al poder jurisdiccional.

El objetivo del SIFAP es ser un instrumento para la coordinación de la conservación y manejo de la biodiversidad, el uso sostenible de sus componentes y de los recursos culturales asociados, contribuyendo así a alcanzar los objetivos del Convenio sobre la Diversidad Biológica y de otros acuerdos e instrumentos pertinentes.

Entre las misiones fundamentales del SIFAP, se destacan: proponer estrategias y políticas conservación de la biodiversidad in situ, y de los recursos culturales; promover la planificación de los sistemas zonales o regionales de áreas protegidas a escala biorregional; promover la acción cooperativa entre las partes; promover instancias de discusión e intercambio de información; promover la elaboración de planes de manejo marco para su utilización en el diseño de los planes de las distintas áreas del Sistema y homogeneizar las categorías de manejo de las áreas naturales protegidas, en base a objetivos y regímenes.

1.2.3 Fauna

En relación con las acciones desarrolladas, las propuestas generadas tanto desde el ámbito gubernamental como no gubernamental están orientadas a la conservación de las especies.

Dentro de la conservación se puede distinguir:

- Una estrategia de protección para aquellas especies que están dentro de alguna de las categorías de amenaza.

- Una estrategia de aprovechamiento sustentable para especies no amenazadas que cuentan con poblaciones numerosas.

Programa Nacional de Manejo y Uso Sustentable de Especies Silvestres

Se elaboran y acuerdan políticas nacionales para la conservación y utilización sustentable de la fauna silvestre. Para la implementación de cada proyecto se establecen consultas y mecanismos de concertación con los gobiernos provinciales y entidades representativas de cada sector involucrado.

1.2.4 Bosques

A. Bosques nativos

Proyecto de Bosques Nativos

Se encuentra finalizado. Contó con el financiamiento del Banco Mundial. Destinado al mejoramiento y conservación del bosque nativo y la realización del primer inventario forestal de bosques nativos como base para un sistema de monitoreo continuo, mejoramiento de las estadísticas forestales e investigación; la elaboración de un Anteproyecto de Ley de Promoción para el Desarrollo Sustentable de los Recursos Forestales Nativos y la implementación de proyectos de investigación aplicada a los recursos forestales nativos (PIARFON).

Proyecto Manejo Sostenible de los Recursos Naturales -BIRF 7520-AR

Componente Bosques Nativos y su Biodiversidad (PNUD 08/008)

Objetivo del Componente Bosques Nativos y su Biodiversidad

El Componente Bosques Nativos y su Biodiversidad, del Proyecto Manejo

Sostenible de los Recursos Naturales (BIRF 7520-AR), tiene entre sus objetivos la formulación participativa de un Proyecto de Inversión para la protección y el manejo sostenible de los bosques nativos y su biodiversidad a implementarse por el Estado argentino con financiamiento del Banco Mundial.

Este objetivo está acompañado de experiencias focales prioritarias de campo, con predominio de acciones en el Parque Chaqueño y con el fortalecimiento institucional de los gobiernos provinciales, a fin de apoyar la implementación de la Ley de Presupuestos Mínimos para la Protección Ambiental de los Bosques Nativos Nro. 26.331 y sus normas complementarias.

Síntesis de los logros alcanzados

1. En cuanto a las experiencias focales de aplicación en territorio: Se trata de una serie de actividades que se realizaron con preferencia en el Parque Chaqueño, con el objetivo principal llevar a la práctica, a través de trabajos de campo, la adecuación e implementación de los estudios de gabinete desarrollados en el punto anterior. Las actividades realizadas:

- Estrategia Regional para el Desarrollo Sostenible para el Parque Chaqueño.

- Estudio del potencial de mitigación de Carbono de los bosques nativos del Parque Chaqueño como herramienta de mitigación de la deforestación; posibles fuentes de financiamiento.

- Estudio de tenencia de los bosques nativos, como información de base para la definición de estrategias para la regularización de la propiedad. Algunas actividades se encuentran en proceso de ejecución contratación, las cuales tienen fecha de finalización previa a diciembre de 2011.

- Determinación de áreas críticas forestales de dos provincias del Parque Chaqueño.

- Modelos de Producción Sostenible y Manual de Buenas Prácticas para todas las eco-regiones forestales del país.

- Diseño de un sistema de trazabilidad de productos forestales del Parque Chaqueño.

2. Instalación de los Nodos Regionales del Inventarios Nacional de Bosques Nativos

Esta actividad prevé lograr hacia fines de 2011 la implementación de 4 nodos del Inventario Nacional de Bosques Nativos para las regiones de Selva Misionera, Selva Tucumano Boliviana, Bosque Andino Patagónico, y Monte y Espinal, que fortalezcan, junto con el nodo ya existente (Parque Chaqueño) y la UMSEF de la Dirección de Bosques la red de evaluación forestal nacional.

3. En cuanto a las Iniciativas Provinciales de fortalecimiento institucional:

El Componente BNB co-financió el dictado de ?Cursos de formulación, evaluación, gestión, y seguimiento de proyectos sobre bosques nativos? (fortalecimiento de capacidades), formulados, gestionados y ejecutados por los organismos provinciales con competencia en los bosques nativos, dando respuesta a un reclamo histórico de las provincias relativo a su falta de capacidad para implementar las nomas relativas a bosques nativos.

Ley Nacional Nº 26.331

Con la promulgación de la Ley Nacional Nº 26.331 de ?Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos" se impulsan políticas y programas nacionales de protección, conservación, recuperación y utilización sustentable de los bosques nativos dentro de un mecanismo de consulta y concertación con los gobiernos provinciales y entidades representativas del sector forestal, con una alta participación de las organizaciones de la sociedad civil, especialmente de las comunidades que habitan los ecosistemas forestales.

Desde el año 2009 se han generado 3 tipos de aportes a las provincias con el objetivo de protección de los bosques y su manejo sustentable: Fondo Nacional para el Enriquecimiento y Conservación de los Bosques Nativos (Cap. 11 de la Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos), Programa Experimental de Manejo y Conservación de los Bosques Nativos (Resolución SAyDS Nº 256/09), Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos (Art. 6 de la Ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos 26.331).

De esta manera el Gobierno Nacional ha encarado la implementación de actividades en todo el territorio nacional que implican el uso de los bosques para el desarrollo económico de la población y su conservación para las generaciones futuras.

B. Programa Social de Bosques (ProSoBo)

El Programa está dirigido a favorecer a comunidades rurales concentradas y dispersas, contribuyendo a evitar su desarraigo, y asegurando la sustentabilidad de las actividades que promueve, mediante la autogestión, la organización y la participación comunitaria.

C. Sistema de Evaluación Forestal

Realiza el seguimiento y monitoreo de la superficie de los bosques nativos, la actualización del contenido de la base de datos del Primer Inventario Nacional de Bosques Nativos, y su integración en el Sistema de Evaluación Forestal.

D. Programa Nacional de Bosques Modelo

Tiene por objeto fomentar el manejo sustentable de los ecosistemas forestales en la República Argentina, atendiendo a la equidad social y el progreso económico de las comunidades involucradas, desde la perspectiva de las necesidades locales y las preocupaciones globales.

El Programa se está implementando en seis Bosques modelo: Formoseño, Jujuy, Futaleufú (Patagonia argentina), Norte del Neuquén, San Pedro y Tucumán.

E. Programa de Productos Forestales No Madereros (PFNM)

Recopila y sistematiza la información existente sobre PFNM de los bosques nativos, con el fin de llevar estadísticas de su producción, efectuar su adecuada valoración e incentivar la investigación.

- Base de Datos sobre Productos Forestales No Madereros de Especies Nativas, la cual se encuentra en permanente ampliación y actualización. La Base de Datos cuenta con 594 fichas, que permiten consultas por criterios múltiples de búsqueda.

- Base de Datos: Normativa sobre Protección de Especies Vegetales Nativas, la cual se encuentra en permanente ampliación y actualización.

1.2.5 Lucha contra la Desertificación, degradación de tierras y sequía

Implementación de la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación - Programa de Acción Nacional de Lucha Contra la Desertificación (PAN)

Es la herramienta principal para la implementación de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD) en nuestro País. El PAN persigue el desarrollo local productivo sustentable, la erradicación de la pobreza rural y la creación de tecnología para el control del avance o el retroceso de la desertificación en las tierras secas (regiones áridas, semiáridas y subhúmendas secas). La protección del recurso natural suelo es estratégico dada la fragilidad de estos ecosistemas y la vulnerabilidad de los mismos a cuestiones climáticas y a la acción del hombre.

Contexto Institucional

Ratificada la Convención por Ley Nacional 24.701, se procedió a la elaboración y aprobación del Docuemnto Base del PAN por Resolución SAyDS Nº 250/02. El proceso de institucionalización del PAN se complementa con la conformación de la Comisión Asesora Nacional del PAN (CAN), creada por Resolución SAyDS Nº 302/03, presidida por la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable, con la participación de Organismos Públicos y Privados, Nacionales y Provinciales, entre ellos el INTA, la Comunidad Científica, Productores, ONG´s, Organismos de Cooperación y en especial la integración del Consejo Federal de Medio Ambiente

- COFEMA a la misma; la misma proporciona un marco de consenso interinstitucional en las políticas de lucha contra la desertificación.

- Construcción de Alianzas Estratégicas Financieras para la consolidación del PAN Argentina. Proyecto PNUD ARG 06-008.

El Proyecto profundiza la implementación de la UNCCD en Argentina, a través de una actualización permanente de la agenda de intervención del Programa de Acción Nacional de Lucha contra la Desertificación (PAN). Además promueve el fortalecimiento de la política ambiental y de movilización de recursos, locales e internacionales, orientados a su financiamiento. Entre sus líneas de intervención se encuentran el permanente apoyo al Punto Focal de la UNCCD y la CAN, Herramientas normativas para el sustento de políticas de financiamiento, Comunicación y Sensibilización, Microcréditos y Fondos Rotatorios para la LCD, diseño e implementación de un Observatorio de Inversión en Manejo Sostenible de Tierras.

- Área Género y Desertificación

Se han realizado diversas reuniones, entre ellas la realizada en la comunidad Huarpe Cuyum, la cual se desarrollo con las mujeres locales para analizar el documento publicado por GTZ ?La mujer en el Chaco Sudamericano (Experiencias para una mejor calidad de vida)?. Dicha publicación fue elaborada de forma participativa en la región chaqueña y enfoca experiencias productivas realizadas por mujeres en las zonas rurales del Chaco argentino, boliviano y paraguayo, teniendo en cuenta su impacto positivo para el manejo sustentable de los recursos naturales.

Desarrollo científico y tecnológico para el monitoreo de la degradación de tierras secas.

- Evaluación de la Degradación de Tierras en Zonas Áridas (LADA).

El LADA tiene por objetivo principal desarrollar métodos y herramientas que permitan evaluar la magnitud de la degradación de las tierras a escalas global, nacional y local. Dada la importancia de la evaluación participativa se seleccionaron 5 áreas pilotos representativos de las distintas zonas áridas del país, un grupo de monitoreo y una coordinación nacional. A través de las cuales se trabajó en forma articulada para desarrollar estrategias y construir capacidades vinculadas a atenuar la degradación de las tierras en nuestro país.

Es una herramienta que permite determinar y cuantificar la naturaleza, grado, severidad e impacto de la degradación de la tierra en zonas secas; como así también construir capacidades de evaluación a nivel nacional, regional y global para contribuir al diseño y al planeamiento de políticas de intervención para revertir dichos procesos.

Como resultados, se identificaron las prácticas de manejo sustentable que se implementan en dichas zonas, con el objeto de replicar las mismas en otras áreas con diferentes situaciones ambientales, sociales, económicas e institucionales, y se realizaron diversos mapas, como ser el de sistemas de uso de tierras, grado, tendencia e intensidad de la degradación, entre otros. El proyecto LADA, propuso un marco de trabajo para evaluar la degradación de las tierras a diferentes escalas, proporcionando una línea de base que permite conocer el actual estado de gravedad con el cual se encuentran los recursos de forma tal de facilitar así la toma de decisiones políticas para propulsar las actividades que sean necesarias para generar un desarrollo sustentable en las regiones afectadas.

Producción sustentable, manejo sostenible de tierras secas

- Proyecto GEF ARG/07/G35 Manejo Sustentable de Ecosistemas

Áridos y Semiáridos para el Control de la Desertificación en la Patagonia

El principal objetivo del Proyecto es controlar la desertificación en la Patagonia extra-andina, a través de la implementación de prácticas para un manejo sustentable de las tierras (MST), buscando recuperar los ecosistemas en toda su integridad, estabilidad y funciones dentro del contexto de un desarrollo regional sustentable.

- Programa de Acción Subregional del Gran Chaco Americano

Es la plataforma de implementación de la UNCCD a nivel Subregional con los Países de Bolivia y Paraguay para el desarrollo sostenible de la Región del Gran Chaco Americano como ecosistema de notable importancia respecto a la lucha contra la desertificación. Se encuentra en ejecución el proyecto ?Manejo Sustentable de bosques en el ecosistema transfronterizo del Gran Chaco Americano? con el objeto de revertir la pobreza, preservar el ecosistema chaqueño y detener la grave degradación de sus recursos naturales. Es implementado a través de cinco componentes: (1) Fortalecimiento Institucional, (2) Aplicación en el campo de los protocolos de manejo forestal sostenible (MFS) y manejo sostenible de tierras (MST), (3) Estrategia de salida del proyecto (extensión y divulgación una vez finalizado el proyecto), (4) Gestión del Proyecto y (5) Monitoreo y Evaluación.

- Programa de Intervención de Lucha contra la Desertificación y Sequía en las Zonas Afectadas del SO de la Provincia de Buenos Aires

Desarrollo de las capacidades institucionales, recuperación de tierras degradadas, manejo sostenible de tierras, preparación de un sistema de alerta temprana, proyectos de intervención sinérgica de lucha contra la desertificación, cambio climático y biodiversidad, con el apoyo del Fondo de Adaptación al Cambio Climático. El ámbito de aplicación se centra en un contexto gravemente afectado por la sequía y la desertificación.

1.2.6 Comité para el Desarrollo Sustentable de las Regiones de Montaña

El Comité para el Desarrollo Sustentable de las Regiones de Montaña de la Republica Argentina está trabajando sobre programas de trabajo vinculados a capacitación permanente entre 23 aéreas de gobierno; concurso de fotografía para difusión de la temática en las provincias andinas y serranas; creación de comité provinciales de montaña Catamarca.

Existen dos proyectos específicos: Proyecto de fortalecimiento de gestión participativa para el desarrollo sostenible de los Andes y el Taller internacional de los países sur de los Andes y representantes de esquemas de montaña en Europa- diálogo de políticas con la comunidad europea. 1.2.7 Oficina del Agua

Programa Agua, Pueblos y Comunidades

Es una herramienta que promueve el derecho humano al acceso al agua segura, el uso equitativo del agua y la conservación de los ecosistemas acuáticos y terrestres asociados.

Mediante el Programa se brinda asistencia técnica y financiera a las comunidades campesinas y pueblos originarios para la conservación, recuperación y uso sustentable de cuerpos de agua. Se apoyan actividades, definidas en Proyectos, tendientes a la capacitación técnica y de gestión del agua dentro de un marco de entendimiento de las diferentes cosmovisiones sobre la relación con la naturaleza. La modalidad de trabajo en todos los casos es de carácter participativo e intercultural, adecuándose en forma permanente en cada caso a las realidades específicas a fin de responder equitativamente a los modos, usos y costumbres de las comunidades y pueblos.

Las áreas temáticas de los proyectos deberán estar comprendidas dentro de:

a) El diseño y construcción de pequeñas obras de captación, acopio, conducción y distribución de aguas.

b) El estudio de las fuentes de agua disponibles y/o recuperables, así como de tecnologías tradicionales o innovaciones para el uso y conservación de aquellas.

c) El aprovechamiento del agua para generación de energía en pequeña escala (microturbinas, molinos, etc.).

d) El estudio de la calidad de las aguas que utilizan las comunidades campesinas y pueblos originarios.

e) El desarrollo de actividades y/o emprendimientos sustentables relacionados con el uso de los cuerpos de agua.

f) La implementación de prácticas conservacionistas de los cuerpos de agua g) El diseño implementación de técnicas de recolección de agua. h) La corrección de torrentes, ordenación sistematización de microcuencas mediante pequeñas obras de vegetalización y de ingeniería civil.

i) La potabilización del agua.

j) El tratamiento de efluentes con humedales naturales y/o artificiales. k) El reuso del agua.

l) La capacitación en los diferentes aspectos que hacen a la organización social para la administración de cuencas con una visión integradora y en técnicas de medición, monitoreo, planificación y aprovechamiento del agua.

m) El fortalecimiento de las organizaciones y las articulaciones que actúan a favor de los derechos al acceso al agua.

n) La gestión participativa de cuencas.

Sistema WebGIS de Calidad de Agua de la República Argentina

Herramienta informática web adecuada para normalizar, resguardar, compartir y publicar información georreferenciada de calidad de agua de las cuencas hidrográficas argentinas.

Conocer el estado y las modificaciones en la calidad de agua mediante los trabajos de monitoreo es esencial para la conservación y adecuado aprovechamiento de los distintos cuerpos de agua (ríos, lagos, embalses, acuíferos, humedales, mares) existentes en la República Argentina. Estos datos brindan sustento a la gestión integral de cuencas y prestan apoyo a proyectos de captación, provisión y saneamiento, control de vertidos, campañas de monitoreo, tareas de concientización, restauración ambiental de cursos de agua, reforestaciones, etc.

Cuenca del Río Salí Dulce

La Cuenca del Río Salí Dulce se extiende sobre el territorio de cinco provincias: Salta, Tucumán. Catamarca, Córdoba y Santiago del Estero. El Río Salí desagua la mayor parte del territorio de la Provincia de Tucumán recibiendo además afluentes de las Provincias de Salta y Catamarca. Al ingresar a la Provincia de Santiago del Estero el Río toma el nombre de Río Dulce, y luego de atravesar esta provincia en forma diagonal desemboca en la laguna Mar Chiquita en la Provincia de Córdoba.

En el año 1962 se construyó un dique en la zona en que el río ingresa a la Provincia de Santiago del Estero, que se conoce con el nombre de Dique Frontal y forma el Embalse de Río Hondo.

La creación del Comité de Cuenca.

El 21 de marzo de 2007, los entonces gobernadores de las provincias en las que se extiende la cuenca, junto al Jefe de Gabinete del Poder Ejecutivo Nacional y a los señores Ministros de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, y el Ministro de Interior, firmaron el Acta Acuerdo para la creación del Comité Interjurisdiccional de la Cuenca del Río Salí Dulce.

El Acuerdo fue ratificado por Decreto 435/2010 de la Presidente de la Nación. El COMITÉ como instancia de cooperación, colaboración y de coordinación entre las provincias integrantes de la cuenca y de las autoridades nacionales involucradas en la materia, para la gestión sostenible de la Cuenca del Río Salí Dulce.

Tiene como objetivo acordar y avalar propuestas de acciones conjuntas o coordinadas encaradas por las partes firmantes, dirigidas a:

a) Promover y facilitar una gestión eficiente, equitativa y sustentable de las aguas de la Cuenca del río Salí-Dulce.

b) Mantener y mejorar los recursos hídricos de la Cuenca del río Salí Dulce

c) Prevenir y minimizar la contaminación de las aguas en la Cuenca del río Salí Dulce y la degradación de los ambientes relacionados con sus aguas; debiéndose contribuir a la progresiva reducción y eliminación de los vertidos de sustancias contaminantes en el agua.

d) Prevenir y mitigar los daños causados por excedentes o faltantes hídricos y por procesos de erosión en la cuenca del río Salí-Dulce.

e) Promover en sus respectivas jurisdicciones todas las medidas tendientes a garantizar la plena aplicación y el cumplimiento de la legislación relativa a la protección de las aguas; como asimismo promover la armonización de las respectivas normativas de aguas provinciales mediante sanciones apropiadas, efectivas, proporcionadas y disuasivas.

1.2.8 Cambio Climático

Una de las principales acciones destinada a incorporar el cambio climático como eje de acción en las políticas de desarrollo del país, desarrollada por SAyDS en los últimos años, fue la creación, mediante Acta Acuerdo, del Comité Gubernamental en Cambio Climático (CGCC) en 2009.

Dicho CGCC constituye una instancia de articulación entre las diferentes áreas del gobierno nacional competentes en la materia, para integrar acciones de mitigación y adaptación al cambio climático en la planificación de los diferentes sectores y/o sistemas, consensuando a su vez una posición común frente al tema.

El CGCC está conformado por 21 instituciones del Gobierno Nacional, el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA) y representantes del Consejo Hídrico Federal (COHIFE).

El resultado más relevante del CGCC fue impulsar el proceso de elaboración de la Estrategia Nacional en Cambio Climático, que inició en 2010 con un primer documento: ?Estrategia Nacional en Cambio Climático: Estructura. Antecedentes. Objetivos Generales y Medios? que fuera adoptado por los miembros del Comité, en octubre de 2010 y ratificado por las autoridades jerárquicas, el 27 de noviembre de 2010 durante un segmento de alto nivel.

Sobre dicha base, durante 2011, los diferentes órganos del CGCC, avanzaron en la consolidación de la estructura general del documento, identificando una serie de acciones, tanto de adaptación como de mitigación, las cuales se organizan en torno a ejes de acción.

Paralelamente, con el fin de fortalecer la articulación institucional entre el gobierno nacional y los diferentes sectores también participaron del proceso los sectores privado y científico-académico, organizaciones de trabajadores y organizaciones de la sociedad civil. Dicha participación redundó en un documento que contempla perspectivas múltiples sobre la naturaleza de la Estrategia. Las Provincias formaron parte de este proceso como miembros del CGCC, donde son representadas por dos miembros designados por el Consejo Federal del Medio Ambiente (COFEMA) y el Consejo Hídrico Federal (COHIFE).

Adicionalmente, se realizaron reuniones en las provincias (a partir de encuentros regionales organizados en el marco del COFEMA), con la finalidad de presentar los estados de avance del documento e incorporar aportes de las agencias provinciales vinculadas a la temática.

Las reuniones regionales realizadas fueron las siguientes: NEA (28 de Abril 2011), Patagonia Norte (31 de Mayo de 2011), Centro (9 y 10 de Agosto de 2011), Patagonia Sur (30 y 31 de Agosto). Se esperan realizar además otras dos reuniones (regiones del NOA y Cuyo).

La primera etapa del proceso finalizó en septiembre de 2011, con la presentación del documento titulado ?Primera fase de elaboración de la Estrategia Nacional en Cambio Climático?, que sienta las bases para avanzar durante el siguiente año, en la definición de metas e indicadores de seguimiento. Instrumentos vigentes

- Oficina Argentina del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL)

- Fondo Argentino de Carbono

- Documento de Preparación de la Estrategia Reducción de Emisiones derivadas de la Deforestación y la Degradación de Bosques - REDD (en elaboración)

- Proyecto de Adaptación al Cambio Climático en el sudoeste de la Provincia de Buenos Aires para combatir la desertificación.

- Lineamientos para la incorporación de consideraciones de adaptación al Cambio Climático y reducción del riesgo de desastres en los procesos de planificación territorial. Acta Complementaria al Convenio entre la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable y la Subsecretaría de Planificación Territorial de la Inversión Pública.

Cabe destacar asimismo, que diferentes organismos del gobierno nacional, a través del desarrollo de legislación e implementación de programas en diversos campos -tales como el uso eficiente y racional de la energía, promoción de la participación de las fuentes renovables en la oferta total de energía primaria, gestión de residuos sólidos urbanos, ordenamiento territorial para la conservación de bosques nativos, fondos para tecnología, entre otros- contribuyen directa o indirectamente a la mitigación y adaptación al Cambio Climático. Ejemplo de ello son:

- Ley 26.190 Régimen de Fomento Nacional para el uso de fuentes renovables de energía destinada a la producción de energía eléctrica, y su decreto Reglamentario 562/09.

- Ley 26.473 prohibición de importación y comercialización de lámparas incandescentes a partir del 31 de diciembre de 2010.

- Ley 26.093 Régimen de regulación y promoción para la producción y uso sustentables de biocombustibles.

- Ley 26.123 Régimen para el desarrollo e la tecnología, producción, uso y aplicaciones del hidrógeno como combustible y vector de energía.

- Ley 25.019 Régimen nacional de energía eólica y solar.

- Ley 26.432 de Inversiones para Bosques Cultivados

- Ley 26.331 Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos.

- Resolución 256/2009. Programa Experimental de Manejo y Conservación de los Bosques Nativos

- Programa Nacional para la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (PNGIRSU)

- Programa de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos en Municipios Turísticos

- Programas Municipales para la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos

- Programa Nacional de Uso Racional y Eficiente de la Energía (PRONUREE)

- Programa de Calidad de Artefactos Energéticos (PROCAE)

- Programa Nacional de Biocombustibles

- Proyecto de energías renovables en mercados rurales (PERMER)

- Programa para la generación eléctrica renovable (GENREN)

- Plan Nacional de Energía Eólica

- Área de generación distribuida de energías renovables (Instituto Nacional de Tecnología Industrial-INTI)

- Programa Nacional de Federalización de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

- Fondo Sectorial Ambiente y Cambio Climático. Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

1.2.9 Protección de la Capa de Ozono

El Comité Ejecutivo del Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal (FMPM) ha aprobado más de U$S 80 millones para proyectos del país, y desde al año 1994, en el cual se aprobara el primero, se llevaron a cabo las siguientes actividades:

- Proyectos de reconversión industrial individuales y grupales en los sectores de espumas de poliuretano, refrigeración, aerosoles industriales y medicinales, esterilización y solventes.

- Plan Nacional de Eliminación del Uso de CFC en el Sector de Espumas (SAyDS).

- Plan Nacional de Eliminación de SAOs en el Sector Solventes (SAyDS).

- Plan Nacional de Eliminación del Uso de CFC en el Sector de Refrigeración (SAyDS).

- Proyecto de Cierre del Sector Producción de CFC (SICyPME)

- Sistema de Licencias de Importación y Exportación de SAOs (SAyDS).

- Banco de Halones (INTI y SICyPME).

- Preparación del Plan Nacional de Eliminación de HCFCs (OPROZ).

1.2.10 Producción y Consumo Sustentable

La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable ha trabajado en aspectos concernientes a la producción y el consumo sostenibles, en conjunto con otras áreas de gobierno, sector privado, organizaciones no gubernamentales, universidades y centros de investigación tanto en acciones previas a la Cumbre (Iniciativa Latinoamericana y Caribeña para el Desarrollo Sustentable), como post- Johannesburgo (Proceso de Marrakech, conformación del Consejo de Expertos de Gobierno de América Latina y el Caribe sobre Producción y Consumo Sostenibles).

En el marco de la Ley General del Ambiente, se crearon nuevas estrategias e instrumentos para ser aplicados a escala nacional y regional, tendientes a minimizar los efectos negativos sobre el ambiente de las actividades industriales y de servicio.

Instrumentos para el desarrollo sustentable en marcha

- Programas de Producción Limpia y Competitividad Empresarial (PPLyCE): programas orientados a la adopción de estrategias de producción limpia en los sectores productivos y de servicios. Se desarrollaron programas Multisectoriales en las localidades de Vicente López, en Buenos Aires y en la provincia de Jujuy; en el sector Metalmecánica y Galvanoplastía en las ciudades de Santa Fe y Rosario, en la provincia de Santa Fe; Bodegas en la provincia de San Juan; industrias Pesqueras en la localidad de Puerto Deseado en la provincia de Santa Cruz.

- Programa de Reconversión Industrial (PRI): contemplan el desarrollo de un plan de actividades aprobado por las jurisdicciones intervinientes, e instrumentado a través de un convenio de reconversión, suscripto por el titular de la empresa, la autoridad local y la SAyDS. Se formularon planes de reconversión para los sectores industriales: curtiembre, galvanoplastia y frigorífico, celulosa y papel. En la cuenca de Salí Dulce, Tucumán, los PRI están dirigidos a la industria azucarera y alcoholera, citrícolas, frigoríficos, servicios de agua, papelera, alimenticio.

- Red Nacional de Producción Limpia y Consumo Sustentable: teniendo como marco el paradigma ?La Información para beneficio de todos?, propone constituirse en un espacio donde compartir información, contenidos y recursos, vincular y promover la participación de los distintos actores y favorecer el cambio de patrones insustentables de comportamiento.

- Compras Públicas Sustentables: En marzo de 2007, se firmó un Convenio de Cooperación y Asistencia Técnica entre la Subsecretaría de la Gestión Pública y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, con el objetivo de crear mecanismos que favorezcan el fomento de las Compras Públicas Sustentables en el Sector Público Nacional. Entre ellos, la formación de recursos humanos calificados para su adecuada y efectiva instrumentación.

- Aportes No Reembolsables (ANR) Producción + Limpia con Investigación, Desarrollo e Innovación. Se articuló la formulación de Convocatorias para asignación de Aportes No Reembolsables (ANR) Producción + Limpia con Investigación, Desarrollo e Innovación, en conjunto con la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica y financiadas por el Fondo Tecnológico Argentino (FONTAR).

- Línea de ?Créditos Verdes?. Se formuló e implementó con la Subsecretaria de la Pequeña y Mediana Empresa y Desarrollo Regional, de la Secretaria de Comercio, Industria y Pymes, una línea tendiente a financiar proyectos destinados a lograr una mejora sustancial en el desempeño ambiental de la empresa.

- Línea de Crédito ?Tasa Cero?. Se formuló e implementó con el Banco de la Nación Argentina, una línea tendiente a financiar proyectos que se enmarquen en un Programa de Reconversión Industrial individual (PRI) y con atención prioritaria a las empresas que estén ubicadas en la Cuenca Matanza - Riachuelo e industrias citrícolas y azucareras de la Cuenca Salí - Dulce.

- Acceso al Doble Beneficio Fiscal. Incorporación del Acceso al Doble Beneficio Fiscal para Empresas que apliquen PL o PRI en los alcances de la Ley Nacional N° 26.360, en articulación con la secretaría de Industria.

- Indicadores de Sostenibilidad. Siguiendo las declaraciones de la Cumbre de Río 1992 sobre ambiente, la Ley General del Ambiente N°25.675 y la Ley de Régimen de Libre Acceso a la Información Pública Ambiental N°25.831, Argentina elaboró un conjunto de indicadores que se convierten en herramientas útiles que permiten medir la productividad económica, la equidad social, el fortalecimiento de la estructura institucional y la preservación de las funciones de los ecosistemas.

- Estadísticas Ambientales. Con el objetivo de disponer de información sobre el ambiente y los recursos naturales se procedió a compilar y organizar la información existente en el país para constituir una línea de base. Esta tarea culminó con el Primer Compendio de Estadísticas Ambientales, publicado en el año 2008.

- Guía Nacional de Estudios de Impacto Ambiental. Elaboración de la Guía Nacional de Estudios de Impacto Ambiental como aporte para el uso de herramientas de reconocimiento, evaluación y valoración de las consecuencias que tienen las actividades del hombre sobre el ambiente.

- Desarrollo Energético Sustentable. La SAyDS ha creado la UDES con el objetivo de asesorar al Secretario sobre los problemas ambientales derivados de la generación, uso, aprovechamiento y distribución de energía y combustibles fósiles y sus posibles alternativas de solución; desarrollo de proyectos, líneas de investigación, educación y capacitación en la materia, y coordinación y cooperación con otras áreas del sector público.

1.2.11 Turismo Sustentable

Proyecto PNUD ARG 05/015 ?Apoyo a la Formulación de una Estrategia para el Turismo Sostenible en las Reservas de Biosfera y los Sitios Ramsar ?. El proyecto tuvo por objetivo la formulación de una estrategia de turismo sustentable para las áreas protegidas, en especial las Reservas de Biosfera y los Sitios Ramsar de Argentina; que propone un modelo de desarrollo que permita conjugar la protección del ambiente con la actividad turística basada en el desarrollo local .

Las actividades en las que se fundó la estrategia son:

a) La dotación a los sitios del equipamiento y las instalaciones básicos para su utilización turística responsable,

b) la generación de capacidades en la comunidad local para facilitar su inserción laboral a través de la prestación de servicios turísticos

c) la comunicación del modelo de desarrollo turístico sustentable a diferentes públicos a través de la formulación de un plan de difusión.

La estrategia se aplicó en dos experiencias piloto: en la Reserva de Biosfera Laguna Blanca, en la provincia de Catamarca y en el Sitio Ramsar Laguna Brava, en la provincia de La Rioja. Los fundamentos teóricos y los resultados del Proyecto se publicaron en el documento ?Estrategia de Turismo Sustentable en reservas de Biosfera y Sitios Ramsar?

1.2.12 Residuos Sólidos Urbanos

Estrategia Nacional para la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (ENGIRSU)

Se enfatizan los objetivos de reducción en origen, separación domiciliaria, recolección y transporte, transferencia y regionalización, procesamiento (reciclado de inorgánicos, compostaje de orgánico y otros), y Centros de Disposición Final (Rellenos Sanitarios).

La Estrategia Nacional incluye los RSU originados por los usos residenciales, comerciales e institucionales y por el barrido y demás operaciones de aseo del espacio público. Asimismo, se incluyen los originados por las industrias y los establecimientos de salud, siempre que no tengan características tóxicas ni peligrosas.

Las asistencias a Provincias y Municipios se inician a partir de las demandas concretas de los gobiernos locales. Se cuenta con líneas de financiación provenientes de organismos internacionales de crédito y fuentes del propio presupuesto nacional.

1.2.13 Residuos peligrosos

La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable (SAyDS) de la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación es autoridad de Aplicación del Convenio aludido y de la normativa interna que los regula, Ley 24.051 de Residuos Peligrosos, Decretos 181/1992 y 831/1993 y normativa complementaria. La Dirección de Residuos Peligrosos, dependiente de la Dirección Nacional de Control Ambiental (DNCA), en la órbita de la SsCyFAyPC junto con el Registro Nacional de Generadores y Operadores de Residuos Peligrosos (RN), velan por el cumplimiento a la Ley de Residuos Peligrosos 24.051 y la Ley 23.922 de aprobación del CB.

La Unidad de Movimiento Transfronterizo de Desechos dependiente de la DNCA fiscaliza, controla la prohibición de ingreso de residuos peligrosos al país, se regula la exportación de los mismos en el marco del Convenio de Basilea y se autoriza las importaciones de residuos no peligrosos que se utilizarán como insumos de otros procesos productivos y la exportación de residuos no peligrosos.

Por último, Argentina es sede -en el marco del Convenio de Basilea- del Centro Regional de Capacitación y Transferencia de Tecnología para América del Sur. Es un organismo referente del manejo racional de los residuos peligrosos en la región a través de la capacitación, difusión de información, concientización y transferencia de tecnología mediante el desarrollo y fortalecimiento de las capacidades de los países a los que asiste. Asimismo, el Centro Regional lleva adelante programas y proyectos particularizados en las siguientes corrientes de desechos: residuos de aparatos eléctrico y electrónicos; bifenilos policlorados, mercurio y sus desechos, entre otros

1.2.14 Programa para la gestión Ambiental de Sitios Contaminados (PROSICO)

El Programa para la Gestión Ambiental de Sitios Contaminados (PROSICO), creado mediante Resolución 515/06, es una iniciativa de la SAyDS ha generado, a partir de un proceso consensuado, la Metodología General del Sistema Integrado de Gestión de Sitios Contaminados.

Asimismo, se ha realizado una base de datos de Sitios Potencialmente Contaminados.

Este programa es miembro fundador de la Red Latinoamericana de Sitios Contaminados (RELASC) en el año 2006 junto a los organismos ambientales de los gobiernos de la región; a partir del año 2008, ha impulsado la conformación del Capitulo Argentino de dicha Red.

Componentes del PROSICO

Metodológicos

Este componente apunta al desarrollo de herramientas metodológicas tanto para la ejecución y seguimiento de las distintas actividades de gestión, como para la toma de decisiones

Diagnóstico

Sobre la base de dichas metodologías se desarrolla una base de datos de Sitios Potencialmente Contaminados, con un carácter dinámico ya que se constituye como un proceso continuo en el cual cada sitio ingresado podrá ser caracterizado y priorizado automáticamente.

Jurídico e institucional

Está orientado a abordar los aspectos jurídicos e institucionales inherentes al Programa, a través del análisis situacional de las medidas adoptadas, hacia la búsqueda de soluciones innovativas. Comprende la revisión del escenario normativo vigente, la identificación de debilidades y necesidades de desarrollo normativo y la elaboración de propuestas regulatorias concretas. Se prevé promover la activa participación de los distintos sectores sociales, impulsando el intercambio recíproco de conocimientos y capacidades.

Proyectos Ambientales Demostrativos

De manera paralela al avance de las líneas de acción del Programa, se proyecta la intervención en situaciones emblemáticas a modo de caso piloto.

1.2.15. Sustancias y productos Químicos

Acciones

- Argentina aprobó el Convenio de Estocolmo por Ley Nº 26.011 (2004) y se convirtió en País Parte del mismo en 2005.

- Confección y/o actualización de los inventarios COPs, a lo largo del año 2006, que se cristalizaron en los siguientes resultados, obtenidos en el 2007.

- Se conformaron Programas de Acción que cubren las áreas temáticas establecidas en el Convenio de Estocolmo: Programa Nacional de Minimización y Eliminación Ambientalmente Racional de PCBs y material contaminado; Programa Gestión de Emisiones No Intencionales; Programa Integración de la Gestión de Sustancias y Productos Químicos; Programa de Intercambio, Diseminación de Información, Sensibilización / Formación y Concertación; Programa de Gestión Ambientalmente Racional de Plaguicidas.

- Con los lineamientos establecidos en el Programa Nacional relacionado con los Bifenilos Policlorados (PCBs), la Ley Nº 25.670 de Presupuestos Mínimo de Protección Ambiental para la Gestión y Eliminación de los PCBs, Decreto Nº 853/07, y demás normativa complementaria, se ha propuesto un Plan Nacional de Minimización y Eliminación de PCBs.

- Argentina aprobó el Convenio de Rotterdam por Ley Nº 25.278 (2000) y se convirtió en País Parte el 9 de septiembre de 2004.

- Argentina aprobó el Convenio de Basilea por Ley Nº 23.922 (1991) y se convirtió en País Parte cuando el mismo entró en vigor internacionalmente el 5 de mayo de 1992.

- La Ley Nº 24.051 de Residuos Peligrosos, su Decreto Reglamentario Nº 831/93 y una serie de normas complementarias, completan el conjunto de regulaciones en esta materia.

- Argentina participó en la 1º Conferencia Internacional sobre Gestión de Productos Químicos que adoptó el Enfoque Estratégico Internacional para la Gestión de los Productos Químicos (ICCM 1- 2006), desempeñándose como Punto Focal Regional para América Latina y el Caribe en el período comprendido entre la ICCM1 y la ICCM2 (2009).

- En el marco del Subgrupo de Trabajo 6- Ambiente- del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) se aprobó, en abril de 2006, el Plan de Acción Mercosur para Sustancias y Productos Químicos.

- La Ley Nº 26.184 (2006) de Energía Eléctrica Portátil prohíbe la fabricación, ensamblado, importación y comercialización de pilas y baterías primarias, con forma cilíndrica o de prisma, comunes de carbón-cinc y alcalinas de manganeso, cuyos contenidos de mercurio (0,0005% en peso), cadmio (0,015% en peso) y plomo (0,200% en peso) sean superiores a los porcentajes fijados en la misma, en todo el territorio de la Nación. La Autoridad de Aplicación es la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable (SAyDS).

La República Argentina participó del desarrollo de todo el Proceso Consultivo sobre Opciones de Financiamiento para Químicos y Desechos que fue lanzado en la COP4 del Convenio de Estocolmo en 1999 por Director Ejecutivo del PNUMA y culminado recientemente en octubre de 2011; este proceso tuvo como objetivo el elaborar un documento a ser elevado al Secretario Ejecutivo del PNUMA para presentarlo en la Doceava Sesión Especial del Consejo de Administración del PNUMA/Foro de Ministros de Medio Ambiente a realizarse en febrero de 2012, la Tercera Reunión de la Conferencia Internacional sobre Manejo de Químicos a realizarse en 2013, como la Vigésimo Séptima Sesión Ordinaria del Consejo de Administración del PNUMA en 2013.

El proceso culminó con una propuesta denominada ?Estrategia Integrada? que internaliza la aplicación conjunta de cuatro posibilidades de mecanismos de financiamiento para la agenda internacional de químicos y desechos: a) el llamado ?meanstreaming? a través de a agenda del desarrollo; b) asociaciones públicas privadas; c) nuevo fondo similar al establecido multilateralmente para el Convenio de Viena sobre Protección de la Capa de Ozono y su Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono; d) nuevo fondo dependiente del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) o la apertura de una nueva área focal dentro del FMAM o la extensión de la ventana del área focal Contaminantes Orgánicos Persistentes (COPs) en el FMAM. La República Argentina auspicia especialmente la posibilidad c) que permitiría aplicar financiamiento específico a países en vías de desarrollo para establecer al igual que en el mecanismo del ozono Unidades u Oficinas Nacionales de Químicos y Desechos.

1.2.16. Articulación interinstitucional

En la actualidad la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable (SAyDS) dependiente de la Jefatura de Gabinete de Ministros, Presidencia de la Nación, tiene a su cargo la misión de construir un importante nivel de articulación con diversos Organismos del Estado, entre otros con el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Secretaría de Energía, Secretaría de Minería, Subsecretaría de Recursos Hídricos, Subsecretaría de Planificación Territorial de la Inversión Pública, Instituto Nacional del Agua e Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, para lograr un abordaje consistente de la complejidad ambiental y su gestión teniendo en cuenta las particularidades de cada una de las áreas del conocimiento involucradas.

1.2.17. Articulación Público-Privado

Durante la II Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible, se ratificaron las repercusiones en el rol y función del sector privado y público del proceso entre Río 92 y Río 2002 cuando, el entonces Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan llamó a los sectores públicos y privados a articular esfuerzos, puesto que en materia de sustentabilidad no hay objetivo a alcanzar de manera separada, de hecho de ahí surge toda el enfoque basado en el PPP (Participación Público Privada). Una gestión actual del ambiente requiere la articulación del sector público y del sector privado, generando para ello espacios de confianza, consenso y cooperación, con el fin de hacer real y efectivo, los principios rectores en materia ambiental.

El eje de lucha contra la pobreza termina siendo quizás el más renombrado durante Río+10, aunque no intencionalmente por la Cumbre, sino por los mismos formadores de opinión. Por otro lado, el enfoque ambiental pasa de un concepto conservacionista a otro basado en la Valoración de los Ecosistemas y sus servicios.

Las primeras acciones de respuesta del sector empresario se sustentaron en la Responsabilidad Social (RS), empujado por temas de educación, nutrición, salud, transparencia y alianzas. Luego la tendencia en la materia ha dado lugar al surgimiento del concepto de negocios inclusivos. La denominación negocios inclusivos pretende plasmar la importancia vital que tiene lograr la inclusión social de las personas de bajos ingresos -en tanto que consumidores, proveedores, distribuidores- como resultado del emprendimiento empresarial, diferenciándola así de las discusiones centradas en la generación de negocios en la base de la pirámide o de negocios con los pobres, donde éstos son básicamente consumidores. En otras palabras, al hablar de negocios inclusivos se busca poner el énfasis en las actividades económicas que permiten lograr la participación de los más pobres en cadenas de generación de valor, de manera tal que éstos logren capturar valor para sí mismos, que permitan mejorar sus condiciones de vida.

En materia de RS una de las primeras acciones locales del sector privado fue la creación de la Red Argentina del Pacto Global de Naciones Unidas. El Pacto Global fue lanzado en Argentina el 23 de abril del 2004 ante la presencia de autoridades del Sistema de Naciones Unidas, del Gobierno argentino, empresarios, líderes de la sociedad civil. La firma simbólica del Pacto Global convocó a 230 organizaciones. A la fecha, son más de 370 las organizaciones que adhirieron a los Principios del Pacto Global en nuestro país dando forma a la red más grande de responsabilidad social corporativa del país. A fin de darle sostenibilidad a la red en el año 2005 se conformó un cuerpo de gobierno. Desde entonces la red argentina es conducida por un grupo de organizaciones (empresas, ONG´s, fundaciones, instituciones académicas y otros stakeholders) que integran la "Mesa Directiva" de la red argentina y que se renueva cada 2 años a través de una Asamblea.

A efectos de poner en marcha la concepción de los instrumentos de política ambiental, y ante el exitoso desarrollo del Programa de Producción Limpia y la necesidad de difundir esta iniciativa en todo el ámbito nacional se crea desde la Secretaría ?El Consejo Asesor de Producción Limpia y Consumo Sustentable? (2004).

En ese sentido el Consejo Asesor ha participado en la Reglamentación de la Ley 25.670 de Presupuestos Mínimos para la Gestión y Eliminación de los PCB's. Con relación a la Ley 25.612, Gestión Integral de Residuos Industriales y de Actividades de Servicios, colaboró activamente en la elaboración de los ?Análisis de los ?niveles de riesgos?.

Ratificando la firme creencia en la necesidad de trabajar en forma conjunto en post del logro de los objetivos que la sustentabilidad plantea, la SAyDS suscribe con sectores empresariales un Convenio de Cooperación (Junio 2009) a partir del cual se realizan reuniones y eventos organizados en el marco de la iniciativa Agenda Publico Privada del año 2010.

ANEXO IV

MINISTERIO DE PLANIFICACION FEDERAL, INVERSION PÚBLICA Y SERVICIOS.

SECRETARIA DE ENERGIA DE LA NACION

A pesar de los grandes esfuerzos realizados, se pueden observar lagunas y brechas en las medidas o medios de implementación. Se destacan la lentitud de los progresos en relación con la transferencia de tecnología y la escasa disposición de recursos financieros y créditos desde los países desarrollados en relación a los compromisos asumidos en las Conferencias sobre el Desarrollo Sostenible precedentes. El principio 20 de la Declaración de Estocolmo sobre el Medio Humano de 1972, se indica que: ??el libre intercambio de información científica actualizada y de experiencia sobre la transferencia debe ser objeto de apoyo y asistencia, a fin de facilitar la solución de los problemas ambientales??. Por eso, resulta necesario dejar en que claro la falta de equidad y posibilidades de recursos financieros, tecnológicos y capacidades para los países en desarrollo actúan como barreras en la implementación de las metas propuestas en general y en materia energética en particular.

Políticas implementadas de acuerdo con los objetivos de las Conferencias de la Organización de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río 1992 y Johannesburgo 2002).

El Gobierno Nacional, convencido de que el acceso a la energía es prerrequisito trascendental en el logro de los Objetivos del Milenio (particularmente el de reducir la pobreza), implementa obras de infraestructura de gran envergadura que posibilitan el logro de la política de universalización de la provisión de servicios energéticos modernos.

En este sentido, a partir de 2003 se impulsa la creación de la infraestructura energética federal necesaria para ampliar el sistema de transporte eléctrico y gas natural. La extensión de más de 12.000 kilómetros del sistema de alta tensión inicia la transformación de un sistema radial a uno mallado. Esto permite la provisión de mayor estabilidad a las prestaciones de la red de alta tensión, amplia en consecuencia la capacidad y seguridad de los corredores existentes e incrementa la confiabilidad ante fallas en la red habilitando conexiones alternativas.

Asimismo, se implementan significativas extensiones y ampliaciones de las redes de transportes de gas natural. Desde 2003 se concretó la ampliación de la capacidad de transporte en aproximadamente 20 millones de m. Además, se avanza en la interconexión de regiones otrora no abastecidas por servicios de gas de red como el oeste patagónico ya habilitado y la licitación del proyecto GASNEA, mediante el que se proveerá de gas natural a las provincias de Chaco, Formosa, Corrientes, Misiones, norte de Santa Fe y este de Salta.

La extensión de las redes de servicios energéticos permite igualar la provisión de servicios energéticos en el territorio nacional, lo que incide en la calidad de vida de la población y ampliando las posibilidades de instalación de proyectos productivos en regiones del territorio nacional relativamente menos desarrolladas. Además, en materia de universalización del abastecimiento de servicios energéticos modernos a la población alejada de las principales redes de provisión de servicios energéticos, se puede mencionar el Programa Energías Renovables en Mercados Rurales (PERMER) que tiene entre sus objetivos:

- La provisión de un servicio energético que satisface necesidades básicas como iluminación, comunicación social, cocción, calefacción, calentamiento de agua sanitaria, etcétera con fuentes descentralizadas de suministro basadas en tecnologías que mayoritariamente usan fuentes renovables de disponibilidad local.

- La promoción de la participación del sector privado en la provisión de este suministro de manera tal de lograr la sustentabilidad del proyecto.

- El fortalecimiento de la capacidad institucional y técnica de los entes reguladores en materia de implementación y uso de energías renovables.

- El mejoramiento de la información sobre fuentes de energía renovables existentes en el país.

- La protección del medio ambiente a escala global mediante la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, y a escala local a partir de la mitigación de los efectos derivados del uso de combustibles fósiles y/o la extracción de formaciones leñosas superior a su capacidad de regeneración.

En el marco del proyecto se instalaron 7.675 sistemas de abastecimiento individual, 1.588 a servicios públicos, principalmente escuelas, centros de salud, destacamentos policiales, entre otros. Adicionalmente, se están instalando 15.738 sistemas individuales y 577 en servicios públicos. Por medio de este programa se tiende a que todas las escuelas del territorio nacional sean provistas por servicios energéticos modernos en el corto plazo.

Con el objetivo de avanzar en la equidad de la provisión de servicios energéticos básicos, y en vista de asegurar el suministro regular, confiable y económico de gas licuado de petróleo (GLP) a sectores sociales residenciales de escasos recursos que no cuenten con servicio de gas natural por redes, se creó un fondo fiduciario para atender las necesidades del GLP de sectores de bajos recursos y para la expansión de redes de gas natural (Ley 26.020/05).

Dentro del conjunto de metas adoptadas por Argentina tendientes a un desarrollo sostenible del sector energético, se destacan entre los instrumentos legales para la promoción de las energías renovables la Ley 26.190/06, y su decreto Reglamentario 562/09. Dicha Ley declara de interés nacional la generación de energía eléctrica a partir de todas las fuentes alternativas y sólo limita a las hidroeléctricas hasta 30 MW. Establece como meta el abastecimiento del 8% de la demanda de electricidad nacional con energías renovables para 2016. Además, ordena la creación de un fondo fiduciario de energías renovables, estimula la celebración de acuerdos de cooperación internacional con organismos e institutos especializados en la investigación y desarrollo de tecnologías, promueve acciones de difusión con el fin de lograr un mayor nivel de aceptación en la sociedad, insta a la capacitación y la formación de recursos humanos y al establecimiento de contratos de abastecimiento entre el mercado eléctrico mayorista (MEM) con agentes generadores, cogeneradores o auto-generadores que no sean, a la fecha de dictada la resolución, agentes del mismo. Asimismo, la Secretaría de Energía ha dictado un conjunto de normativas con miras a fomentar contratos de abastecimiento (Resolución Nº220/ 2007, Nº 280/2008 y sus notas respectivas, Nº 712/2009 y Nº108/2011) entre MEM y diferentes tipos de agentes generadores; cogeneradores o autogeneradores que no fueran agentes del mismo.

A fin de favorecer la concreción de las metas en materia de diversificación de las fuentes de generación eléctrica, el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios (MinPlan), instruyó oportunamente a Energía Argentina S.A. (ENARSA) a que suscriba contratos de abastecimiento para la generación eléctrica con energías renovables que han permitido comprometer un total de 910 MW, mayoritariamente de energía eólica, los que también incluyen biomasa, pequeña hidroeléctrica y energía térmica con una proporción del 50% de biocombustibles.

Con el objetivo de diversificar los combustibles en que se basan las fuentes móviles, la Ley 26.093/06 establece que todo combustible líquido (naftas o diesel- oil) deberá tener una mezcla de un mínimo del 5% de biocombustible. Recientemente, el corte para el diesel ha sido ampliado al 7 %. Adicionalmente, se promulgó un régimen para el desarrollo de la tecnología, producción, uso y aplicaciones del hidrógeno como combustible y vector de energía (Ley 26.123/06). Entre las medidas tomadas por el gobierno en materia de eficiencia energética se destaca el Programa Nacional de Uso Racional y Eficiente de la Energía (PRONUREE), declarado de prioridad e interés nacional por el Decreto 140/2007. En materia de eficiencia energética se han encarado las siguientes acciones:

- Mediante la Resolución N° 8/08 de la SE se estableció el Plan de reemplazo de las lámparas incandescentes por bajo consumo en todas las viviendas residenciales del país.

- Mediante la Resolución N° 7/08 de la SE se estableció el Plan de reemplazo de las lámparas y/o luminarias de baja eficiencia por las de sodio de alta presión de los sistemas alumbrado público existentes en el ámbito provincial y municipal.

- Programa para incrementar la eficiencia energética en el sector industrial.

A principios de 2011 se inició un proceso de realización de diagnósticos energéticos en industrias. Se espera comenzar trabajos en las primeras 25 industrias durante el segundo semestre de 2011 y alcanzar un total de aproximadamente 360 diagnósticos para 2014. Esta actividad contribuirá al desarrollo de un mercado de servicios energéticos.

- Se están elaborando normas para el etiquetado de eficiencia energética de consumo en stand by, electrobombas de uso doméstico, calentadores de agua eléctricos y televisores, que se suman a las ya emitidas para refrigeradores y congeladores, lámparas, equipos acondicionadores de aire, lavarropas y motores eléctricos.

- Se estableció el etiquetado de eficiencia energética obligatorio para heladeras y congeladores domésticos, lámparas de iluminación general, equipos acondicionadores de aire (split y compactos) y lavarropas eléctricos.

- Se establecieron estándares de mínimos de eficiencia energética para refrigeradores y congeladores domésticos y equipos acondicionadores de aire, mediante la Res. SE N° 396/09 y la Res. SE N° 1542/10 respectivamente.

- Se están llevando adelante acciones para el desarrollo y elaboración de un sistema informático que reúna las características más importantes relacionadas con la eficiencia energética de los artefactos eléctricos de uso doméstico que se comercializan en el país.

- Durante la temporada de verano 2010 - 2011 se realizaron actividades de difusión, orientadas al público en general, sobre el uso eficiente de la energía en dos de los principales puntos turísticos del país: Costa Atlántica y Sierras de Córdoba.

- Programa de Uso Racional y Eficiente de la Energía (PROUREE) en edificios públicos. Tiene el objetivo de reducir el consumo energético en los edificios públicos mediante la adopción de medidas de eficiencia energética, tales como: sustitución de todas las lámparas incandescentes por lámparas fluorescentes compactas (LFC), regulación de los equipos acondicionadores de aire a 24ºC, apagado de la iluminación ornamental a partir de la medianoche, reducción de la cantidad de ascensores en servicio, finalización de las actividades a las 18 h. y realizar las tareas de limpieza con luz natural, entre otras.

- Promoción de la eficiencia energética en sistemas de bombeo de agua. Se realizó una campaña de medición de la eficiencia energética de las electrobombas empleadas para riego agrícola en 60 pozos ubicados en la provincia de San Juan. Esta actividad se efectuó con el apoyo de la International Copper Association (ICA).

- Promoción de la eficiencia energética en edificios. Se publicó la norma IRAM 11.900 ?Etiqueta de eficiencia energética de calefacción para edificios? que permite determinar la clase de eficiencia energética en función de las características de los materiales que conforman la envolvente térmica de un edificio. Además, se desarrolló un aplicativo web, que funciona en el sitio de la Secretaría de Energía, que permite generar la etiqueta de eficiencia energética de calefacción conforme a dicha norma. El aplicativo se encuentra actualmente funcionando en período de prueba.

- A fin de profundizar el proceso masivo de reemplazo de lámparas incandescentes, se prohibió, a partir del 31 de diciembre de 2010, su importación y comercialización para el uso residencial general (Ley 26.473/08).

En materia de hidrocarburos existe un conjunto de instrumentos normativos, entre los que se puede mencionar las Resoluciones SE 105/92, 236/93, 143/98 y 318/10, que aprueban las normas y procedimientos para proteger el ambiente durante las etapas de exploración y explotación de hidrocarburos.

Entre los aspectos relativos al desarrollo sustentable contemplado por estas normas se encuentran los vinculados a fomentar la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, la mitigación de pasivos ambientales, la optimización de los procesos en toda la cadena, entre otros. Para ello se desarrollan en la Secretaría de Energía métodos de detección de:

o Venteo y quema de gas en cuencas petrolíferas

o Derrames de petróleo en el mar Argentino

o Venteo de gas sin quemar

Con respecto al incremento en la eficiencia de la utilización del gas natural en la generación eléctrica, se destaca el avance en la implementación del cierre de ciclos en centrales turbogas a ciclo combinado.

ANEXO V

MINISTERIO DE PLANIFICACION FEDERAL, INVERSION PÚBLICA Y SERVICIOS.

SECRETARIA DE MINERIA

1. Desarrollo sostenible en la actividad minera

Al desarrollo sostenible le debe subyacer una visión sistémica, relacional y dinámica de lo socio-cultural, económico y ambiental. La planificación de las inversiones en industrias extractivas debe gestarse en un marco de consenso sobre la pertinencia de su desarrollo, como una alternativa productiva genuina, estratégica, y complementaria de otras. La actividad minera, desarrollada con responsabilidad; en acuerdo y respeto a los aspectos culturales y ambientales de cada región, constituye una oportunidad de mejorar y potenciar la calidad de vida de las comunidades durante y posteriormente a la vida de los proyectos Desde este enfoque multidimensional y relacional, la industria minera es sostenible cuando logra integrar, articuladamente, los aspectos socio-culturales, económicos y ambientales en el desarrollo de la actividad; satisfaciendo así las necesidades del presente sin comprometer las posibilidades de las futuras generaciones.

Dado que la minería es una actividad dedicada al aprovechamiento de un recurso no renovable, para que el desarrollo minero sea sostenible es condición necesaria la construcción de redes donde la mayoría de los ciudadanos, organizaciones sociales, entes gubernamentales locales y empresas tengan participación, con roles claros, ámbitos de diálogo e incidencia puntuales, que aludan a todos los aspectos del desarrollo de proyecto y atiendan las necesidades e inquietudes comunitarias y personales.

En la actividad minera, los ejes centrales de una política de desarrollo sostenible deben contemplar tres dimensiones: comunitaria, estatal-gubernamental, y corporativa; con delimitaciones claras respecto de las facultades, competencias y responsabilidades de cada actor en su rol y en el vínculo con los demás. La activa participación de todos los actores institucionales, gubernamentales, y ciudadanos en la planificación e implementación de las políticas de desarrollo resulta vital a los efectos de:

- promover la mejora en la calidad de vida de la comunidad, la región y el país;

- potenciar la sostenibilidad del proceso de desarrollo;

El respeto de los derechos humanos, civiles, sociales, laborales, y ambientales debe ser una de las prioridades para los estados y las empresas, durante las distintas etapas de los proyectos de desarrollo.

En esta perspectiva, el desarrollo sostenible está directamente asociado a la capacidad que tenga la actividad productiva y los actores que la desarrollan deben contribuir al bienestar económico, social y cultural de las comunidades en el corto, mediano y largo plazo. Esto supone que:

- Los diferentes niveles de gobierno (nacional, provincial y municipal) deben:

o Actuar de manera coordinada y articulada, desde el proceso concesionario, el ejercicio efectivo de los mecanismos jurídico institucionales de manejo de la información pública, consulta y participación ciudadana, estudios y declaraciones de impacto ambiental; y momentos posteriores de monitoreo y control

o Minimizar la conflictividad y generar condiciones de licencia social que viabilizaran el desarrollo del proyecto minero.

o Realizar un manejo responsable y criterioso de los recursos recaudados por aportes mineros fiscales, tributarios, regalías, cánones u otros mecanismos, en pos generar mejores condiciones de vida para las comunidades

- Los municipios donde se asientan y tiene área de influencia los emprendimientos mineros, deben tener una participación importante en la distribución de las tasas e impuestos pagados por las empresas mineras, con el fin de promover el desarrollo productivo de la región y las mejoras en los servicios de salud y educación.

- Las empresas concesionarias deben:

o Integrarse como un actor socio-económico más de las comunidades, si atribuirle un capital simbólico mayor (asociado al poder económico) que el de los actores históricos y preexistente en lo local;

o Generar compromisos institucionales y comunitarios de inversión local directa e indirecta que beneficie el desarrollo y crecimiento de diferentes sectores productivos y comerciales

o Impulsar sectores comerciales y productivos local y regionalmente, que puedan insertarse en más mercados diversificados, para consolidar así una economía local autosustentable e independiente del ciclo de vida de la mina

o Comprometer recursos humanos, económicos y de infraestructura para beneficiar ámbitos y potenciar dinámicas locales de salud, recreación, educación, vialidad, ecología, fiestas populares, otros.

o Participar de procesos de deliberación comunitaria, festividades y eventos relevantes para la población

o Abrir espacios de divulgación de información y consulta ciudadana sobre el proyecto, sus alcances, tiempos, etapas y procesos

o Instituir mecanismos de monitoreo y participación de la población en lo que a medioambiente y compromisos comunitarios refiere

o Dar cumplimiento a los estándares ambientales que rigen el desarrollo de la actividad, y cumplir con la normativa laboral vigente

2. Argentina y la minería sostenible

Las políticas sectoriales específicas, el modelo productivo nacional y el marco regulatorio e institucional dentro del cual se ha desarrollado la minería en Argentina durante los últimos años, han permitido que esta actividad económica se desenvuelva en consonancia con los principios antedichos así como con los principales lineamientos surgidos de la Cumbre de Río del año 1992.

En Argentina, la actividad minera se convierte en una alternativa viable y estratégica para promover el desarrollo con empleo genuino en provincias cordilleranas que cuentan con importantes recursos naturales y están constituidas por sociedades multiétnicas, situadas en una geografía compleja y con escaso desarrollo de infraestructura básica.

Protección del ambiente

El marco regulatorio en el cual se desarrolla la actividad minera en el país establece como prioridad el cuidado del ambiente. La Constitución Nacional en su Artículo 41 establece que: Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo.

El marco legal ambiental para la minería tiene un enfoque preventivo que se propone garantizar la sostenibilidad del ambiente. El sector minero fue pionero en la creación de una ley ambiental de aplicación específica para la actividad (Ley 24.585), la cual recepta y complementa los principios contenidos en nuestra Constitución Nacional, incorporando estándares de calidad de agua, aire y suelo e implementando un régimen jurídico cuya premisa es preservar el derecho de todos los habitantes a gozar de un ambiente sano y equilibrado en el desarrollo de las actividades económicas y procesos que la contienen, para nosotros y las generaciones futuras.

En cumplimiento del mandato Constitucional mencionado anteriormente, el estado nacional crea el Sistema Ambiental Minero Preventivo; conformado por dos Marcos interrelacionados: 1) el Marco Jurídico Ambiental Minero, conformado por el Código de Minería de la Nación, la Normativa Complementaria, los Anexos y los presupuestos mínimos; 2) el Marco Institucional, integrado por las Autoridades de Aplicación de la ley 24.585 de Protección Ambiental para la Actividad Minera, que a su vez, en la mayoría de los casos es también Autoridad Minera Provincial, las Unidades de Gestión Ambiental Provinciales como asesores directos de las Autoridades mencionadas y la Secretaría de Minería de la Nación.

Para la aplicación de la Ley 24.585, en el orden administrativo se crearon los siguientes instrumentos de Gestión Ambiental: el Informe de Impacto Ambiental (IIA) de presentación obligatoria por parte de los titulares de actividades mineras previo al inicio de las operaciones, y la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que emite la Autoridad en aprobación de dicho Informe.

La gestión ambiental minera comienza con la presentación ante la Autoridad de Aplicación de un Informe de Impacto Ambiental (IIA) antes del comienzo de cada una de las etapas de la actividad. Por otra parte, la actividad de cierre de minas es considerada como una parte del proceso. De esta manera las medidas ambientales planificadas deben ser contempladas en los IIA presentados y ejecutadas desde el inicio de la actividad.

En el marco de la Ley Nº 24.585 existen iniciativas generadas desde el ámbito nacional y consensuadas por la provincias como es el caso del Programa de Gestión Ambiental Minera (GEAMIN, 2007-2013), financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y ejecutado por la Secretaria de Minería de la Nación con la participación de las provincias y municipios. Este programa tiene entre sus objetivos y componentes la rehabilitación de pasivos ambientales pretéritos, el relevamiento nacional de ladrilleros, la creación de escuelas fábrica, el fortalecimiento y modernización de las Unidades de Gestión Ambiental Provinciales (UGAP´s) existentes en las provincias, e informar y sensibilizar a los funcionarios de las administraciones provinciales y municipales.

Por su parte, los productores mineros han incorporado los aspectos ambientales en sus actividades cotidianas, creando departamentos de medio ambiente, o contratando asistencia técnica mediante un servicio externo. También mediante políticas de capacitación que produjeron notables avances en la implementación de mecanismos de gestión ambiental. Tales mejoras, han contribuido al fuerte incremento de las poblaciones de fauna autóctona (como por ejemplo guanacos) producido en un marco de decidido control sobre la caza en regiones tan distantes entre sí como la puna en el noroeste o el macizo del Deseado en Santa Cruz. Al mismo tiempo, desde la universidad se dirigieron esfuerzos orientados a la incorporación de los aspectos ambientales en las currículas de formación de profesionales, de acuerdo a las mejores prácticas ambientales, que son las que se aplican desde el diseño de las operaciones.

Reducción de la pobreza

En Argentina, la minería es una actividad que integra e incluye proyectos metalíferos, emprendimientos de mármoles, canteras, piedras preciosas, extracción de minerales no metalíferos como litio y potasio, etc. La amplitud y diversidad de la actividad minera nacional, la hace presente en todo el territorio nacional, ubicándose según las características del emprendimiento en zonas cordilleranas distantes o cordones urbanos de ciudades con demografía significativa; en ambos casos, la minería se ha convertido en una oportunidad para el desarrollo local y una alternativa de inclusión social.

La actividad contribuye a la reducción de la pobreza en las zonas de influencia de los proyectos y emprendimientos, a través de la creación de cadenas de valor y de puestos de trabajo directos e indirectos; el pago de impuestos, cánones y tasas; el pago de retenciones y regalías; el pago de salarios por encima del nivel promedio regional; la adquisición de bienes y servicios y la creación de infraestructura de uso público, entre otros.

En el país, la actividad minera industrial tiene un efecto multiplicador del empleo de un promedio de 5; y conlleva beneficios directos e indirectos, como recaudación por impuestos, cánones y tasas; cobro de regalías y retenciones; generación de empleo; inversión en infraestructura; adquisición de bienes y servicios.

En lo que a minería metalífera refiere, es una de las pocas actividades del quehacer productivo nacional que afinca inversiones sin utilizar las estructuras de servicios de la metrópoli. Las inversiones mineras van directamente a las zonas de producción, donde absorben el empleo directo y los servicios, generando puestos de trabajo genuinos. El capital de inversión se destina directamente a infraestructura (del 20% al 30% o más según la región), servicios (con desarrollo de proveedores locales) y empleo, y genera oportunidades de capacitación para los habitantes de las comunidades cercanas a los proyectos, en su mayoría trabajadores rurales, con la finalidad de incorporarlos al quehacer minero.

La mejora general en las condiciones de vida de las poblaciones vinculadas con los emprendimientos mineros conlleva un mayor acceso a la educación formal. Asimismo, implica una mejora en los indicadores de salud de la población y un mayor acceso a la cobertura de salud debido al crecimiento del empleo formal. Consecuentemente podemos afirmar que el desarrollo de la actividad minera contribuye en estas regiones a la reducción de la mortalidad infantil, la mejora de la salud materna y la lucha contra el VIH/SIDA y otras enfermedades endémicas como el Chagas.

En este contexto, la actividad minera contribuye a alcanzar los objetivos de desarrollo del milenio, al contribuir a una mejora general en la calidad de vida de las poblaciones. Con relación a la reducción de la pobreza, la minería cuenta con un gran potencial para dinamizar las economías regionales. Esto se refleja especialmente en el caso de la minería de mediana y gran escala que implica la presencia en el territorio de un actor económico de gran relevancia que además de contar con una importante capacidad de movilizar recursos puede contribuir a la generación de acuerdos institucionales que impulsen el desarrollo local.

Es importante destacar las experiencias exitosas de diferentes estrategias de participación de las empresas mineras en la planificación del desarrollo local y en la definición de un perfil productivo alternativo sostenible para sus zonas de influencia. Es importante que el estado en sus distintos niveles estimule este tipo de iniciativas que vinculan las políticas de responsabilidad social de las empresas con el desarrollo sostenible de las comunidades aledañas a los proyectos mineros.

Participación ciudadana y acceso a la información ambiental El estado nacional argentino establece en la jurisprudencia garantías para el ejercicio de los derechos de acceso a la información y participación ciudadana en procesos de gestión pública e interés común. Para efectivizar su ejercicio en lo referente a la concesión, instalación y desarrollo de proyectos de industrias extractivas, el Congreso Nacional y los estados provinciales sancionaron leyes y establecieron mecanismos de consulta pública.

En el año 2002, el Congreso de la Nación sancionó la Ley General del Ambiente, en la que se reconoce el derecho de toda persona a ser consultada y a opinar en procedimientos administrativos que se relacionen con la preservación y protección del ambiente; y se establece que las autoridades deberán institucionalizar procedimientos de consulta o audiencias públicas no vinculantes como instancias obligatorias para la autorización de aquellas actividades que puedan generar efectos significativos sobre el ambiente.

Asimismo, en el año 2004 el Poder Legislativo sancionó la ley N° 25.831, que establece el régimen de libre acceso a la información pública ambiental. En ésta se entiende por información ambiental toda aquella información, en cualquier forma de expresión o soporte, relacionada con el medio ambiente, los recursos naturales o culturales y el desarrollo sostenible. En particular, se refiere al estado del ambiente o de alguno de sus componentes naturales o culturales, incluidas sus interacciones recíprocas, así como las actividades y obras que los afecten o puedan afectarlos significativamente; y a las políticas, planes, programas y acciones referidas a la gestión del ambiente. Asimismo establece responsabilidades, reglamenta el acceso a la información y establece en qué casos se puede denegar la información.

Como lo establece el régimen de libre acceso a la información pública ambiental, los gobiernos provinciales, y en particular sus dependencias de minería y ambiente, tienen la responsabilidad de hacer pública la información acerca del desarrollo de un proyecto minero desde el momento en que se recibe una solicitud para ser concesionario de un yacimiento hasta el post-cierre. En lo que a consulta pública refiere, si bien la opinión u objeción de las comunidades en los procesos de decisión no son vinculantes, la norma establece que en caso de que las autoridades convocantes presenten opinión contraria a los resultados alcanzados en la audiencia o consulta pública, deberán fundamentarla y hacerla pública. Algunas provincias tienen ya institucionalizados mecanismos de transparencia; en otras aún se requiere un trabajo de sensibilización y concientización de los funcionarios acerca de la importancia y pertinencia, en términos de gobernabilidad democrática, de implementar estas acciones a través de diversos mecanismos.

Desde la gestión nacional se aboga permanentemente por el cumplimiento de las leyes y la garantía del ejercicio de los derechos ciudadanos. En este marco, se procura que las provincias cumplan con la Ley General del Ambiente y que en caso de contar en sus constituciones con mecanismos de consulta como las Audiencias Públicas, las lleven a cabo en tiempo y forma. La transparencia en la gestión pública y el acceso a la información son dos dimensiones intrínsecamente ligadas de la gobernabilidad. En la medida en que los procesos administrativos se vuelven más transparentes y los ciudadanos tienen mayor acceso a la información, se generan condiciones de legitimidad y de sostenibilidad. Esto contribuye a que las empresas del sector consigan la ?licencia social? necesaria para llevar adelante sus proyectos.

Las instancias de diálogo y consulta con los diversos actores y referentes comunitarios de las poblaciones situadas en las áreas de influencia de los proyectos deben constituir una prioridad, tanto para las autoridades como para las empresas. La Secretaría de Minería de la Nación trabaja en la sensibilización de todas las autoridades gubernamentales y las empresas sobre la necesidad de que el concesionario del yacimiento se vincule e integre a la comunidad a partir del respeto y la aceptación de los tiempos y las dinámicas culturales preexistentes. Derechos de las minorías y lucha contra la discriminación

En el marco de los compromisos internacionales asumidos por la República

Argentina en relación con el respeto de los derechos humanos, el estado nacional trabaja por una mayor integración de las mujeres en cargos representativos e instancias de toma de decisión, tanto en el ámbito público como en el privado (Cámaras, Cooperativas, otros). Asimismo, en el convencimiento de que se hace imprescindible la activa participación de todos los actores comunitarios para que la actividad se efectúe en armonía con las dinámicas socio- culturales y en equilibrio con el entorno, promueve la integración de los pueblos originarios en los diferentes procesos que hacen al desarrollo de un proyecto minero sostenible.

En la minería metalífera, una actividad económico-productiva que históricamente ha sido predominantemente masculina, la Secretaría de Minería de la Nación promueve la capacitación técnica de mujeres residentes en zonas mineras y su integración a los proyectos, como trabajadoras o prestadoras de servicios. En el caso de la actividad minera no metalífera (explotación de piedras preciosas, rocas ornamentales, etc.), gubernamentalmente se ha reconocido la participación activa de las mujeres en emprendimientos productivos pequeños, que han sido sustento para las familias y base de desarrollo de comunidades.

Por otra parte, en provincias donde existe un número significativo de comunidades originarias, como Jujuy, Salta, y Chaco, se han firmado acuerdos para consensuar el desarrollo de la actividad minera (por ejemplo el acuerdo alcanzado con las comunidades aborígenes de Blancustre y las comunidades Huarpe de San Juan). Además, a partir del año 2004 se han organizado encuentros para apoyar la inserción de los pueblos originarios en el trabajo minero. El último evento se desarrolló en la localidad de Abra Pampa, con la asistencia de más de 150 miembros de las comunidades aborígenes y autoridades del Consejo Asesor Productivo Minero (CASEPROM).

Adhiriendo al marco jurídico nacional e internacional, y de acuerdo con las políticas públicas mineras, las empresas del sector muestran un compromiso con el respeto a los derechos humanos, diseñando políticas que contemplan la igualdad de género, la no discriminación y los derechos de la mujer (adhesión al Pacto Global, lineamientos de la OIT, etc.).

Acciones llevadas adelante por la Secretaría de Minería de la Nación

El Estado Nacional impulsa y promueve el desarrollo de la minería en todas sus expresiones como una alternativa económica-productiva para todos los argentinos, y particularmente para las comunidades ubicadas en regiones de notables carencias en lo social, económico e infraestructura.

La gestión de la Secretaría, en el contexto de la definición de la minería como política de estado, se focaliza en la reconversión del modelo de desarrollo agro- exportador y centralista que históricamente ha sido predominante en el país y trabaja por generar y consolidar un modelo de desarrollo federal, descentralizado y más equitativo, que se sostenga y nutra del crecimiento regional. El Plan Minero Nacional es una política que se gesta y ejerce en el marco del carácter federal de la actividad en el país y se desarrolla con inclusión social y armonía con el ambiente. Desde la Secretaría de Minería de la Nación se implementan acciones que tiene por objetivos:

- Poner en valor los recursos mineros de cada región

- Promover la minería como alternativa de desarrollo sustentable, complementaria de otras actividades económicas

- Generar nuevos emprendimientos mineros de pequeña, mediana y gran escala

- Impulsar en regiones mineras el acceso a la información, la participación y la capacidad de autogestión en lo referente al desarrollo local

- Dignificar las condiciones de vida de los ciudadanos, sus familias, y las comunidades a partir de oportunidades concretas de trabajo bien remunerado, capacitación y consolidación de pequeñas y medianas empresas proveedoras de materias primas o prestadoras de servicios

A fines de 2010, la Industria Minera suscribió un Acuerdo Nacional de Promoción del Diálogo Social, propuesto por el estado para promover un trabajo conjunto y co-responsable por una minería respetuosa de los derechos humanos, sociales y ambientales, donde participen activamente la mayoría de los ciudadanos, las organizaciones sociales, los entes gubernamentales locales y las empresas.

El desarrollo no puede entenderse y reducirse a lo económico. La economía es sólo una de las dimensiones requeridas para el desarrollo de las naciones y el crecimiento debe pensarse desde la integración y el equilibrio para la sustentabilidad.

ANEXO VI

MINISTERIO DE INDUSTRIA

SECRETARIA DE INDUSTRIA Y COMERCIO

Se aplican diversos programas tendientes a fomentar la competitividad de las empresas, de manera que cuenten con la mayor cantidad de herramientas para insertarse adecuadamente en los diferentes mercados y al mismo tiempo, avanzar en un modelo de producción sustentable.

En este sentido se aplican los siguientes programas:

1) Plan Estratégico Industrial 2020

El 4 de Octubre de 2011, la Presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner, presentó el Plan Estratégico Industrial 2020 (PEI 2020).

El PEI 2020 convoca a realizar un debate participativo y federal sobre las políticas industriales para los próximos 10 años con el objetivo de definir políticas que permitan duplicar el PBI industrial de la Argentina, y más que duplicar las exportaciones de manufacturas de origen industrial (MOI) y de manufacturas de origen agropecuario (MOI).

El PEI se basa en la necesidad de agregar valor a la producción nacional resultando en un esquema de producción orientada tanto al mercado interno como a la exportación sobre bases sustentables en el largo plazo.

El programa abarca las siguientes 11 cadena de valor, los cuales representan el 80% de la producción nacional:

- Alimentos

- Cuero, Calzado y Marroquinería

- Textil y Confecciones

- Foresto-industrial

- Automotriz y Autopartista

- Maquinaria Agrícola

- Bienes de Capital

- Materiales para la Construcción

- Química y Petroquímica

- Medicamentos para uso humano

- Software y Electrónicos

Las cadenas de valor fueron elegidas por:

- Importancia en el producto bruto industrial y trayectoria en la industria argentina: Muchos sectores representan una importante proporción del producto bruto industrial y poseen una gran experiencia tecnológica y de aprendizaje propia de la actividad, así como de la dinámica adaptativa a condiciones internas y externas y por tanto, constituyen piezas fundamentales de la industria argentina

- Recurso natural altamente competitivo. Por ejemplo, la foresto-industria utiliza un recurso renovable y ecológicamente sustentable que tiende a reemplazar a nivel mundial insumos no biodegradables como el plástico. La cadena de valor tiene como prioridad avanzar en un modelo sustentable de explotación de bosques nativos e implantados

- Entramado productivo: El desarrollo de encadenamientos productivos hacia atrás (desarrollo de proveedores) y hacia delante (agregación de valor sobre el producto base) fortalece a la industria, generando una estructura productiva diversificada y generando menor dependencia externa.

- Difusión de tecnología: El crecimiento de las economías está fuertemente atado al dinamismo de los sectores difusores de tecnología por su capacidad_ de generar una masa de conocimientos y un mecanismo innovativo que sea trasladable a toda la economía. Asimismo, en la búsqueda de un desarrollo sustentable, la ciencia es un recurso crucial y debe orientarse en actividades de investigación en las universidades y los centros de investigación, en laboratorios públicos y privados de forma tal que permiten la transferencia tecnológica y la modernización de las empresas.

- Mercado interno: Muchos sectores industriales se desarrollan en el mercado interno con fuertes implicancias en términos de empleo. Por ello, el mantenimiento y promoción de los mismos resulta indispensable para el nivel de actividad doméstica y el crecimiento equilibrado en todo el país.

- Balanza comercial y potencial de inserción internacional: La sustentabilidad de la industria depende, en gran parte, de poder mantener una balanza comercial equilibrada a fin de reducir la dependencia respecto del endeudamiento externo y no caer en crisis de balanza de pagos similares a la que nuestro país ha sufrido históricamente. Por ello resulta fundamental incentivar el crecimiento de las cadenas de valor que tienen un impacto significativo en las cuentas del sector externo.

El PEI 2020 propone:

- Alcanzar una tasa de inversión no inferior a 28% del PBI para sostener un crecimiento promedio anual de 5% del PBI y duplicar el PBI industrial al 2020.

- La inversión debe estar enfocada a incrementar la capacidad instalada a fin de lograr una escala eficiente y mejorar la productividad y consecuentemente, a aumentar la competitividad de la producción nacional. El apoyo a las inversiones será identificando sector por sector, eslabón por eslabón, las cuestiones que hacen a la menor competitividad de la cadena. La productividad crecerá en el marco de una demanda que generará inversiones privadas, alentadas por políticas públicas que buscan neutralizar desvíos de la competitividad internacional, caso por caso.

Cuadro - Objetivos cuantitativos del PEI 2020 (en millones de u$s constantes)

Item 2010 2020
Exportaciones 68.500 160.000
Importaciones 56.443 132.000
Saldo comercial +12.057 +28.000
PBI 356.505 580.709
PBI industrial 69.775 140.000
PBI industrial/PBI 20% 24%
Inversión 22,5% 28%
Desempleo 7,5% 5%
PBI per cápita 8.700 12.900

Fuente: PEI 2020

2) Fondo Nacional para el Desarrollo de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Fonapyme)

Con el fin de estimular nuevas inversiones productivas y consolidar nuevos proyectos, se brinda financiamiento a PyMEs a mediano y largo plazo. Esto traerá aparejado un desarrollo económico que aumentará la competitividad de nuestro país.

En el artículo 15 de las ?Bases y Condiciones para el llamado a concurso público de proyectos 2010?, se establece como obligación para la admisión de un proyecto, que las acciones de implementación del mismo ?no deban generar un impacto ambiental desfavorable en el medio ambiente?. Asimismo, se financian proyectos de inversión en obras de infraestructura que tengan por objeto el desarrollo sustentable de la empresa

3) Programa de Acceso al Crédito y Competitividad PACC - Préstamo BID 1884/OC-AR.

El beneficio consiste en Aportes no reembolsables (ANR) de hasta el 60% de las inversiones realizadas y el 80% si las mismas están orientadas a mejorar la performance ambiental de la empresa.

De esta forma, para proyectos que tengan como objetivo mejoras en el medio ambiente, el porcentaje de financiamiento es del 80% y el monto del aporte es de $ 90.000.

4) Programa Global de Crédito Ofrece créditos a PyMEs, financiados con recursos provistos por el BID, para la compra de bienes de capital, proyectos de inversión y la construcción de establecimientos productivos y de almacenamiento, a través de entidades bancarias.

Uno de los objetivos del programa es la preservación del medio ambiente. Por ello, se confeccionó un listado de actividades que no serán elegibles para su financiamiento, a menos que la PyME presente un plan de mitigación y/o corrección que permita su posterior monitoreo y seguimiento. Actividades: Curtiembres, Galvanoplásticas, Pinturas, tintas y barnices, Ácidos minerales. Sustancias: Solventes orgánicos, compuestos inorgánicos, ácidos minerales, cianide.

5) Promoción de Inversiones de Bienes de Capital y Obras de Infraestructura.

Es un régimen orientado a incrementar los proyectos que garanticen la generación de empleo, el crecimiento económico del país, la agregación de valor a las exportaciones y la reconversión industrial sustentable. Se otorga un beneficio fiscal para las inversiones en bienes de capital nuevos (excepto automóviles) que revistan la calidad de bienes muebles amortizables en el Impuesto a las Ganancias, destinados a la actividad industrial, que consiste en: i) la devolución anticipada del (IVA) ó ii) la amortización acelerada de los bienes de capital a los fines del Impuesto a las Ganancias.

En el caso de los proyectos de inversión cuya producción se enmarque en un plan de producción limpia o de reconversión industrial sustentable, los beneficiarios del régimen podrán acceder en forma simultánea a los dos beneficios fiscales. En Diciembre de 2009 se establecieron las condiciones que debe cumplir un proyecto para acceder a los dos beneficios (Res SAyDS 1066/2009)

6) Programa de Promoción de Sistemas Productivos Locales. Es un programa que brinda apoyo técnico y financiero dirigido a PyMEs que constituyan bloques productivos, o que integren otros tipos de articulación vertical u horizontal.

El proyecto requiere que la formulación y ejecución de actividades dirigidas a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas se desarrollen en armonía con un medio ambiente sustentable

7) Régimen de Importación de Bienes Integrantes de Grandes Proyectos de Inversión. Consiste en la exención de Derechos de importación a todos los bienes que formen parte de líneas completas y autónomas y que integren los proyectos amparados por la Normativa Legal.

A través de la Resolución 256/2000, se extendió este beneficio a las empresas que importen bienes nuevos destinados al tratamiento y/o eliminación de sustancias contaminantes del aire, suelo y/o agua, que se integren a plantas productoras de bienes tangibles tanto nuevas como ya existentes.

8) Zonas Francas

Con el objetivo de impulsar el comercio y la actividad industrial exportadora, las zonas francas constituyen el ámbito dentro del cual la mercadería no esta sometida al control habitual del servicio aduanero y su introducción y extracción no están gravadas con el pago de tributos, salvo las tasas retributivas de servicios.

El régimen prevé, en el marco del Anexo VI de la Res. Gral. AFIP 270/1998, que no pueden introducirse a la Zona Franca aquellas mercaderías que atenten contra la preservación del medio ambiente.

9) Programa de Financiamiento Productivo del Bicentenario

El Programa de Financiamiento Productivo del Bicentenario tiene por objetivo la financiación de proyectos de inversión. Es un programa masivo de créditos por $8.000 millones de pesos para todos los sectores y empresas. El financiamiento está destinado a todos los sectores y tipo de empresas, a una tasa de interés del 9,9% anual fija en pesos y con plazo de hasta 5 años. En los considerandos del Decreto se establece que ?resulta necesario generar un ámbito para la evaluación de los proyectos productivos que se presenten para la obtención de financiamiento con el objeto de consolidar un proceso de desarrollo sustentable y con inclusión social.?

10) Promoción del Desarrollo y Producción de la Biotecnología Moderna

A quienes realicen inversiones en biotecnología se les posibilitará la amortización acelerada del impuesto a las ganancias por los bienes de capital, equipos o cualquier adquisición realizada para el proyecto en cuestión. Por otro se le devolverá en forma anticipada el IVA correspondiente a esos productos adquiridos. Además se generará un sistema de ?Bonos de crédito fiscal? que se le otorgará al inversor por el 50 % de las contribuciones de Seguridad Social e impuestos al trabajo de todos los empleados afectados al proyecto y para el 50% de los sueldos de los investigadores, siempre que éstos dependan del Conicet, Universidades Nacionales o centros de investigación afines a estas instituciones.

La inversión en biotecnología es el requisito indispensable para obtener los beneficios del programa, lo cual supone un impacto positivo en el medio ambiente.

11) Proyecto ?Desarrollo Industrial Sostenible? (DIS)

El objetivo es promover el desarrollo industrial sostenible con énfasis en la innovación productiva, el desarrollo sectorial y el equilibrio regional. Objetivos:

- Apoyo de innovaciones en cadenas de valor y economías regionales, que permitan mejorar la competitividad y sostenibilidad de la actividad industrial,

- Difusión de regímenes y programas de apoyo, así como la identificación de los principales obstáculos y necesidades referidos a los mismos, - Vinculación del potencial productivo de las distintas regiones con la oferta de instrumentos de apoyo disponible en el Poder Ejecutivo Nacional,

- Optimización de la gestión administrativa.

El proyecto ofrece:

- -Fortalecimiento de Capacidades Sectoriales y Apoyo a Planes de Desarrollo Industrial Regional.

- Seminarios y eventos de difusión para difundir oportunidades de negocios y la totalidad de programas y beneficios del Poder Ejecutivo Nacional.

- Publicaciones tales como el ?Manual de Programas y Beneficios para el Desarrollo Industrial?, boletines electrónicos periódicos, documentos especiales para distintos sectores, y folletos informativos.

- A través del Programa ?Innovación en Cadenas de Valor? se prestará asistencia técnica sin costo en la formulación de Planes de Negocios a los propietarios de las Ideas-Proyecto que resulten seleccionadas.

Dentro los distintos tipo de proyectos que pueden presentarse en este marco, se encuentran los relacionados con las energías alternativas y a la utilización de residuos de los procesos productivos, ambos hacen hincapié en el cuidado y preservación del medio ambiente.

12) Gestión PyME

Tiene como objetivo colaborar en la elaboración de diagnósticos y la resolución de sus problemáticas, reintegrando una parte significativa de la inversión que realicen en ello.

Los Proyectos que pueden encarar las PyMEs son:

? Elaboración de estudios de mercado.

? Apoyo profesional para redefinir estrategia empresarial o comercial.

? Desarrollar líneas de productos.

? Asistencia para mejorar la productividad de venta.

? Asesoramiento para hacer más eficiente su política de comunicación o publicidad.

? Desarrollo de mejoras en los procesos productivos, administrativos o de sistemas.

? Asistencia para generar programas de innovación tecnológica. ? Certificar calidad mediante las normas de cada actividad utilizando el asesoramiento pertinente.

? Contratar servicios necesarios para diseñar nuevas máquinas, moldes, matrices, etc.

El proyecto prevé el apoyo para el desarrollo de tecnologías limpias, en donde la empresa podrá asesorarse e implementar proyectos tanto de uso de energías renovables como también mecanismos de un desarrollo limpio.

En el caso del reintegro por honorarios profesionales para desarrollar el proyecto, este podrá ser hasta el 80% en caso de mejoras al medio ambiente.
Copyright (c) United Nations 2011 | Terms of Use | Privacy Notice | Contact | Site Map | New