La Sociedad Civil Cubana
Information
  • Date submitted: 1 Nov 2011
  • Stakeholder type: Major Group
  • Name: La Sociedad Civil Cubana
  • Submission Document: Download
Keywords: Economic and Social Council (0 hits), ECOSOC (0 hits),

Full Submission

Documento de las organizaciones de la sociedad civil cubana e internacionales con sede en Cuba hacia RIO+20

Introducción:

En junio del 2012 se cumplirán 20 años de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, celebrada en Rio de Janeiro en 1992. La mayor parte de los acuerdos y los retos que se reconocieron en ese momento histórico esperan aún respuesta y entre ellos resulta crucial el riesgo de extinción de la especie humana, explicitado en el discurso del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en dicha Cumbre, ?? debido a la destrucción sistemática de sus condiciones naturales de vida...?

Hoy más que nunca, la humanidad requiere de soluciones inmediatas a problemas tan cruciales como los que colocan en peligro su propia supervivencia. Los avances observados en temas ambientales en las últimas dos décadas son insignificantes si se toma en cuenta el nivel de deterioro real provocado por el actual modelo de consumo y la lógica del sistema capitalista patriarcal y depredador, como sucede en los casos del petróleo y los combustibles fósiles.

1. Las organizaciones de la sociedad civil cubana e internacionales con sede en Cuba, reunidas en la Asociación Cubana de Naciones Unidas ratifican la vigencia del paradigma del Desarrollo Sostenible y sus principios. Aun se mantienen vigentes y por cumplir la ?Declaración de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo?, la ?Agenda 21?, La ?Declaración del Milenio? y los ?Objetivos de Desarrollo del Milenio?, el ?Plan de Implementación de Johannesburgo?, el ?Programa de Acción de Barbados para el Desarrollo Sostenible de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo? y la ?Declaración de Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas?.

2. Naciones Unidas tiene el compromiso de presentar una evaluación general del estado de cumplimiento de las metas previstas en la ?Agenda 21?, los ?Objetivos de Desarrollo del Milenio? y el ?Plan de Acción de Johannesburgo?, tal como reconoce en su párrafo 20 inciso C la Resolución de la AGNU (A/RES/64/236).

3. Las organizaciones firmantes de este documento, preocupadas por la actual devastación del planeta; la situación que vive hoy la humanidad; la falta de compromisos de algunos países industrializados y la actual posición de las Naciones Unidas ante ellos, hacemos énfasis en que se considere que:


4. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible debe evaluar de forma objetiva el avance del deterioro ambiental y consolidar un plan de acción para la implementación de los acuerdos aún no cumplidos, la detención y reversión de dicho deterioro, así como garantizar que las discusiones en torno a todos los temas sean totalmente inclusivas.

5. Debe reiterarse que las discusiones en relación con los temas centrales de la Cumbre de Río+20, ?Economía Verde en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza? y el ?Marco Institucional para el desarrollo sostenible?, no tendrán repercusión alguna si no se realiza una evaluación profunda de los logros y dificultades presentados en los pasados 20 años, teniendo en cuenta los enfoques que desde los países del Sur se tienen sobre Desarrollo Sostenible.

Sobre economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza consideramos que:

6. La ?Economía Verde? es un concepto controversial e insuficiente, se encuentra en construcción y carece de enfoques multisectoriales y multidimensionales, pero existe la posibilidad de que acciones económicas sustentables resulten instrumentos útiles en la implementación de una ?Economía Ecológica?. Por tanto la ?Economía Verde? debe descansar sobre tres principios: las demandas del medio ambiente, las demandas del desarrollo (tanto en su dimensión económica como social) y el principio de equidad. Los enfoques relacionados con este debate internacional no deben sustituir al paradigma del desarrollo sostenible, como objetivo fundamental de la conferencia de Rio 1992 y cuyos preceptos y principios con los años han mantenido igual o mayor vigencia.

7. Urge que Naciones Unidas implemente y de seguimiento a mecanismos concretos y efectivos para erradicar la pobreza, la exclusión, las inequidades, las desigualdades y todas las formas de discriminación y violencia. Parte indisoluble de esa lucha son la educación universal y gratuita, la alimentación adecuada para alcanzar una salud plena, el derecho al trabajo, remunerado según sus resultados, y otras conquistas de la humanidad a lo largo de la historia, basadas en la proscripción de las guerras y otros actos de agresión, así como en el respeto irrestricto a la soberanía de los estados y el cese de otras formas encubiertas de dominación que deben ser eliminadas de la tierra, con el objetivo de lograr una vida mejor para sus ya más de 7 mil millones de habitantes.


8. Debe mantenerse la plena vigencia del principio 7 de la ?Declaración de Río?, donde se establecen las ?responsabilidades comunes pero diferenciadas? para los Estados y los mecanismos de financiamiento y transferencia de tecnologías en condiciones preferenciales para los países en desarrollo. Dichos mecanismos formarían parte de la compensación que los países industrializados ?deben? a aquéllos al aplicarse el principio antes mencionado.

9. La economía debe resultar un instrumento en el logro de un Desarrollo Sostenible y no un fin en sí misma, así como que la erradicación de la pobreza implique también un cambio en los patrones de producción, distribución y consumo a nivel global, incluyendo los hábitos y estilos de vida derrochadores y dispendiosos.

10.Destacamos la necesidad de construir una economía ecológica que implique la transferencia gratuita de tecnología entre todos los países, particularmente aquellas capaces de transformar las matrices energéticas mediante el aprovechamiento eficiente de las fuentes renovables, incorporando también las provenientes de los saberes tradicionales y ancestrales de los pueblos originarios.

11.Los Estados son responsables de gestionar, garantizar el acceso y beneficio de los servicios ambientales a sus poblaciones, así como la creación de capacidades para la erradicación de la pobreza. Deben oponerse asimismo a todo tipo de mercantilización y comercialización de la naturaleza y a todas las formas de comercio de carbono.

Sobre el Marco Institucional para el Desarrollo Sostenible consideramos que:

12.A pesar de las dificultades existentes durante estas dos décadas, algo se ha avanzado en términos del Marco Institucional, reconocemos que durante estos años se han realizado esfuerzos como los procesos GEO que contribuyen a una mayor y mejor compresión de los problemas regionales que nos afectan.

13.Resulta imprescindible para lograr un ?Marco Institucional? adecuado, considerar la participación social, no sólo en el manejo y gestión del medio ambiente y la energía, sino también en la toma de decisiones al respecto, visto ello desde la perspectiva de las culturas tradicionales, el respeto a las mismas y el reconocimiento a su eficacia, ponderándose los niveles de desarrollo comunitarios y locales, así como su representación en los organismos multilaterales


14.El fortalecimiento de agencias de Naciones Unidas como el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y de la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible, permitirá facilitar la cooperación internacional efectiva en este ámbito, al respecto es necesario implementar el Plan Estratégico Intergubernamental de apoyo tecnológico y creación de capacidades (Plan de Bali) para lograr una estrategia coherente y válida.

Ciframos nuestras esperanzas en que de esta Cumbre salgan compromisos efectivos y tangibles que garanticen la preservación del medio ambiente a escala global y el uso sostenible de los recursos naturales, en un marco de justicia y equidad social a favor de la supervivencia y el bienestar de la humanidad.

La Habana, 26 de octubre del 2011


ORGANIZACIONES de la sociedad civil cubana que trabajaron en esta contribución

1. Asociación Cubana de las Naciones Unidas (ACNU)*

2. Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales (ACTAF)

3. Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba

(ANEC)*

4. Asociación Cubana de Producción Animal (ACPA)

5. Centro Memorial Dr. M. Luther King Jr.

6. Central de Trabajadores de Cuba (CTC)

7. Centro de Estudios sobre la Juventud (CESJ)*

8. Centro de Información y Estudios para las Relaciones

Interamericanas (CIERI)

9. Federación de Mujeres Cubanas (FMC)*

10. Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre

(FANJ)

11. Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos

(MOPAZ)*

12. Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asia y

América Latina (OSPAAAL).*

13. Sociedad Cubana para la Promoción de las Fuentes Renovables de

Energía y el Respeto al Medio Ambiente (CUBASOLAR)

14. Sociedad Económica de Amigos del País de La Habana (SEAP)

15. Sociedad Pro-Naturaleza

16. Unión Nacional de Juristas de Cuba (UNJC)*

17. Unión de Jóvenes Comunistas

18. Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de

Cuba (UNAICC)

19. Organización Continental Latinoamericana de Estudiantes *

20. Federacion Estudiantil Universitaria

21. Organización de Pioneros José Martí

22. Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media

23. Brigadas Técnicas Juveniles

ºONGs con estatuto consultivo ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC)

de las Naciones Unidas

Copyright (c) United Nations 2011 | Terms of Use | Privacy Notice | Contact | Site Map | New